Mousse de fresas

El último domingo de cada mes, nos ponemos el pasamontañas, agarramos nuestras ganzúas, y bajo el mando de mi querida Marga de Azafranes y Canelas, nos dedicamos a asaltar las recetas de algún compañero bloguero. Es el Asaltablogs, un reto súper divertido que podéis conocer mejor si leéis este enlace.

En esta ocasión la asaltada es Rosa, de Cocineando con Rosa, una bloguera de Barcelona que comparte en su blog sus recetas y trucos favoritos. Después de bichear un poquito por su web y dado que las fresas están deliciosas en esta época del año, lo tuve claro, me lancé a por una mousse de fresas deliciosa, cuya receta original podéis encontrar aquí.

La verdad es que sólo le hice un cambio, porque yo preparé la mitad de cantidad de su receta, y para que no se me quedase empezado tanto el brick de nata como el yogur natural... pues puse sólo nata en más proporción. Mis cantidades dan para 4 vasitos de yogur, y pongo un poquito más de fresa para acompañar, así le damos un toque fresco que contrasta genial con la suavidad de la mousse.


Mousse de fresas

Ingredientes para 4 vasitos

  • 250 g de fresas {más otros 50 g para la decoración}.
  • 50 g de azúcar.
  • 200 ml de nata líquida para montar.
  • 4 hojas de gelatina.
  • 2 cucharadas de zumo de limón.

Preparación:
1. Lavamos las fresas y les retiramos el pedúnculo. Las troceamos y las trituramos con ayuda de una batidora. Pasamos el puré de fresas por un chino o colador para retirarle todas las semillitas y que sea más agradable de comer.

2. Ponemos en un cazo el puré ya colado, el azúcar y el zumo de limón. Por otra parte, ponemos a remojo en agua fría las hojas de gelatina.

3. Calentamos el puré de fresas a fuego suave, hasta que el azúcar se haya disuelto. Cuando esté listo, le incorporamos las hojas de gelatina bien escurridas y removemos hasta que la gelatina se deshaga bien, sin que nos quede ningún grumito. Retiramos del fuego y dejamos templar.



4. Cuando la fresa esté templada, montamos la nata en un bol grande con ayuda de unas varillas, hasta que esté bien firme. Entonces, vamos incorporando poco a poco el puré de fresa y lo mezclamos con movimientos envolventes, para que la nata no pierda aire y así nos quede una mousse suave y esponjosa.

5. Vertemos la mousse en los vasitos individuales y reservamos en la nevera de 4 a 6 horas para que tomen consistencia. 

6. Cuando vayamos a servir, troceamos los 50 g de fresas de la decoración bien pequeñitos. Repartimos las fresas troceadas por encima de los vasitos de mousse.


Montse NoSinMiTaper

Instagram