Pollo al curry con verduritas {en olla lenta}

El último Asaltablogs del año es, con diferencia, el más especial. Se trata de un Asaltablogs Invisible, en el que nos asaltamos todos a todos por sorpresa. En esta ocasión la suerte ha querido que yo me pase por el blog de Pekando con Eva, que además de tener muchas recetas estupendas, también es muy fan de la olla lenta, como yo.
Así que, como veis, no he tenido muchas dudas a la hora de escoger, porque últimamente mi ollita me saca de muchos apuros al trabajar fuera de casa. Pocos cambios le he hecho a esta receta: en primer lugar, he puesto pechuga solo en vez del pollo entero; en segundo lugar, le he añadido un poquito de leche de coco, que me encanta como queda en los currys; y por último, he triturado la salsa, para que no tuviese trocitos, que habiendo niños nos ahorramos un montón de discusiones.


Pollo al curry con verduritas {en olla lenta}

Ingredientes para 4 personas

  • 3 pechugas de pollo.
  • 100 g de cebolla.
  • 50 g de pimiento rojo.
  • 50 g de pimiento verde.
  • 50 g de puerro.
  • 1 zanahoria.
  • 100 g de tomate triturado.
  • 50 g de leche de coco.
  • 100 ml de coñac o brandy.
  • 100 ml de agua o caldo de pollo.
  • 1 cucharadita de curry.
  • sal.
  • pimienta negra molida.
  • aceite de oliva.

Preparación:

1. Limpiamos bien las pechugas para que no tengan excesos de grasas, huesecitos o pieles. Salpimentamos.

2. Calentamos un fondo de aceite de oliva en una sartén y doramos las pechugas enteras. No tienen que cocinarse, simplemente queremos sellarlas y que así queden más jugosas, además de después tener un bonito color al servir, ya sabéis que en la olla lenta quedarían blanquitas de todo. Por supuesto, este paso aunque es muy recomendable, no es indispensable. Cuando las pechugas estén doradas, las reservamos en un plato.




3. En el mismo aceite sofreímos la cebolla, el puerro, los pimientos y la zanahoria, todo picado muy menudito. Cuando esté bien pochado, añadimos el coñac o brandy y dejamos que se cocine unos minutos para que se evapore todo el alcohol. Entonces añadimos el tomate triturado, la leche de coco, el curry y el caldo. Dejamos que hierva un par de minutos, y ponemos en el fondo de la olla lenta.

4. Ponemos encima las pechugas, junto con los jugos que hayan soltado y cocinamos 4 horas en temperatura alta. Cuando pase el tiempo, comprobamos que están tiernas (si fuese necesario, le ponemos algo más de tiempo) y servimos con el acompañamiento que más nos guste: cuscús, arroz blanco, patatas...

5. Si preferís, una vez retiradas las pechugas de la olla, podéis pasar la salsa al vaso de la batidora y triturarla, para que no haya tropezones.


Montse Nosinmitaper

Instagram