Fingers de pollo con salsa de yogur y mostaza

Lo de la fritura en casa me da bastante pereza, pero esta es una de las recetas casi fijas del fin de semana, porque a mis hijos les apasiona. Y a veces, una madre deja a un lado las perezas para recibir las ovaciones de los pequeños, que no sólo de brécol vive la infancia. Ya que no siempre podemos evitar los fritos, siempre mejor caseros que procesados. 

Dejando las tiritas de pollo en reposo en la mezcla de huevo y leche con antelación no sólo conseguimos que cojan el sabor de aquellos aderezos que le pongamos (hoy mostaza de Dijon) sino que quedan jugosísimos y tiernecitos. Una delicia. 

Por supuesto, para los más sanotes, también se pueden hacer en el horno. Una vez pasados por el pan rallado, los metemos en el horno a 180ºC unos 20-25 minutos, y listo.
Una ensaladita verde para acompañar, unas patatas gajo al horno... Una comida que se merece ola, medallas y hasta balón de oro si me apuráis.


Fingers de pollo con salsa de yogur y mostaza

Ingredientes para 4 personas
  • 450 g de pechuga de pollo.
  • 2 huevos.
  • 75 ml de leche.
  • 1 cucharada de mostaza de Dijon.
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce o picante, al gusto.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • sal.
  • pimienta negra molida.



Para rebozar los fingers de pollo:
  • copos de avena.
  • pan rallado.

Para la salsa de yogur y mostaza:
  • 50 g de mayonesa.
  • 1/2 cucharadita de ajo molido.
  • 1/4 cucharadita de pimentón.
  • 20 g de mostaza de Dijon.
  • 100 g de yogur natural sin azúcar.


Preparación:

1. Limpiar bien las pechugas de pollo, retirando los posibles excesos de grasa o cualquier pielecilla que tengan. Cortarlas en tiras de un dedo de grosor.

2. En un bol grande, batir el huevo y mezclar con la leche, mostaza, aceite de oliva, pimentón, sal y pimienta. Introducir las tiras de pollo, procurando que queden bien cubiertas. Tapar con plástico film y dejar reposar en el frigorífico durante 1 hora.

3. Poner a calentar una sartén con abundante aceite. Mezclar en un plato hondo copos de avena y pan rallado, en la proporción que más nos guste (yo pongo 1/3 de avena y 2/3 de pan rallado). 

4. Escurrir cada tira de pollo, rebozar con la mezcla de pan rallado y avena y freír en el aceite bien caliente hasta que esté doradito. Escurrir sobre un papel de caocina.

5. Mientras tanto, podemos ir preparando la salsa. Simplemente hay que mezclar bien todos los ingredientes hasta tener una combinación homogénea. Probar y ajustar al gusto los ingredientes.



Montse Nosinmitaper

Instagram