Tarta Mousse de Fresa

En la última caja de Disfrutabox venía un paquete de azúcar blanquilla extrafino, de Azucarera, especial para Repostería. Lo que tiene de particular este azúcar es, simplemente eso, que es de grano extrafino. Eso, aunque parezca una tontería, es fundamental a la hora de elaborar repostería, ya que ayuda a que el azúcar se disuelva más rápidamente, sobre todo en las mezclas líquidas o frías, y con eso conseguimos un mejor resultado en nuestras elaboraciones.

Disfrutabox, una caja sorpresa que contiene una cuidada selección de productos de primeras marcas, pertenecientes al ramo de la alimentación, la belleza, el hogar o el cuidado personal. Puedes recibirla cómodamente en tu casa cada mes, suscribiéndote desde la página de Disfrutabox, de manera muy sencilla. Por tan sólo 15,91€ podrás probar todos los productos de la caja y después evaluarlos y obtener puntos de descuento. Además, puedes darte de baja cuando quieras, sin ningún tipo de penalización, y en un sólo clic.

Así que, ni corta ni perezosa, como no me apetecía nada encender el horno, me fui como loca a robarle a mi Juanan Cuuking una tarta de yogur de fresa que ya le había visto y me había enamorado. Una delicia sin horno, no se puede pedir más.



Ahora bien, hice un par de cosillas mal, que redundaron en que aunque el sabor es espectacular, el aspecto de mi tarta no ha tenido ni punto de comparación con el de la tarta de Juanan. En primer lugar, como solo éramos dos en casa a comer tarta, decidí dividir los ingredientes a la mitad, pero me quedó más bajita. Diréis, ¿y qué más da? Con toda la razón, da exactamente igual, pero las fotos después no son tan bonitas. En segundo lugar, a pesar de que Juanan insiste en que dejemos cuajar bien la mousse antes de poner la cobertura, ¿adivináis quién es una cagaprisas y no esperó lo suficiente? El resultado es que en la cobertura quedó un poquitín de la crema que se derritió al ponerle la cobertura templada. Tampoco pasa nada, eh, pero quedó más feúcha.

Prometo repetirla, para sacar mejores fotos, pero mientras tanto, ahí va mi receta, y mi eterno agradecimiento a Juanan, su blog Cuuking es pura inspiración.

Tarta Mousse de Fresa

Ingredientes para un molde de 15 cm

Para la base:

  • 100 g de galletas.
  • 50 g de mantequilla.

Para la mousse:

  • 250 g de yogur de fresa
  • 200 g de nata para montar.
  • 20 g de azúcar blanquilla {Azucarera Extrafino}.
  • 43 g de gelatina sabor fresa {1/2 sobre}
  • 100 ml de agua.

Para la cobertura:

  • 125 g de mermelada de fresa o frutos del bosque.
  • 2 hojas de gelatina.



Preparación:
1. Forramos la base de un molde desmontable con papel de horno, así será más fácil llevar a la  fuente de servir. Preparamos, en primer lugar, la base de galletas. Para ello, trituramos las galletas hasta hacerlas polvo, ya sea con ayuda de un robot de cocina, o a mano con un rodillo. Mezclamos las galletas con la mantequilla fundida. Cubrimos la base de nuestro molde, apretando bien las galletas. Reservamos en la nevera. 

2. Calentamos 100 ml de agua y disolvemos en ella la gelatina de fresa y el azúcar, mezclando bien hasta que esté la gelatina bien disuelta y sin grumos. Añadimos a la gelatina el yogur y mezclamos de nuevo, hasta que esté bien incorporado. Dejamos templar la mezcla.

3. Montamos la nata con ayuda de unas varillas.

4. Vamos incorporando poco a poco la nata a la mezcla de yogur y gelatina, suavemente y con movimientos envolventes. Vertemos la mezcla sobre la base de galletas e introducimos en la nevera, un mínimo de 4 horas, aunque lo mejor es que un día para otro.

5. Para la cobertura, ponemos a remojo la gelatina en agua fría. Cuando estén bien hidratadas, las escurrimos y las disolvemos en 50 ml de agua caliente. Mezclamos con la mermelada y vertemos con mucho cuidado sobre la tarta. Dejamos enfriar de nuevo, unas 2-3 horas antes de desmoldar.

6. Esta tarta también queda deliciosa como semifrío. Una vez cuajada, la guardamos un par de horas en el congelador y servimos así, con textura de helado.


Montse NoSinMiTaper

Instagram