Sándwich de atún y aguacate

Últimamente, me siento identificada con el Coyote. ¿Recordáis a aquel animalito, pobre, que compartía protagonismo con el Correcaminos? Pues ese. Lo cierto es que el pobre iba todo el día de un lado para otro, corre que te corre, detrás del despreocupado Correcaminos. Trabajaba sin descanso, urdiendo maquiavélicas trampas para atrapar su cena y, al final, en el último instante, algo completamente imprevisible e inesperado salía fatal.

Lo peor no era que no atrapase al Correcaminos, porque mira, ya de no cenar... Lo peor es que siempre acababa explosionado, aplastado en el fondo del cañón del Colorado o atropellado por el Ave Madrid-Valencia. Oiga, que después de tanto trabajo, lo menos que se merece el Coyote es un poquito de por favor.

Pues decía yo que me siento identificada con el Coyote, más que nada, porque me paso el día corriendo, de acá para allá, como gallina descabezada, pero cuando llega el final del día, tengo la terrible sensación de no haber hecho nada, de haber perdido todo el tiempo dando vueltas sin llegar a ningún sitio. Será la primavera, que la sangre altera. Ya aprovecho y lo digo ahora, antes de que llegue el verano, que para ese no tengo excusa.

Total, que cuando una va así, a lo zombi por la vida, necesita cositas fáciles que echarse a la boca. Recetas pim-pam-pum, sin líos ni complicaciones. Y que estén buenas. Y que sean sanas. Y que no necesiten cuatro horas de supermercado y ocho de preparación. Y que no den como resultado una cocina llena de cacharros hasta el techo para limpiar.

Porque cuando una llega a las mil a cenar, y lo único que quiere es un masaje en los pies... Un sándwich así, te hace sentir un poquito menos Coyote, y un poquito más amor del bueno.

El atún claro Súper Natural de Isabel venía en la caja Disfrutabox de este mes, así que ha sido el que he utilizado. Es al natural (menos calorías, que ya no llego a la operación bikini, ni a la del año que viene), pero me ha encantado que la lata no venga llena de líquido sospechoso, sino solo de atún del bueno, que no me ha hecho falta ni escurrirlo. Tal cual se ve en la foto, así estaba al abrir la lata. Y eso, para señoras que tendemos al desastre cuando escurrimos una lata, es un punto extra.

Como sabéis, Disfrutabox es una caja sorpresa que contiene una cuidada selección de productos de primeras marcas, pertenecientes al ramo de la alimentación, la belleza, el hogar o el cuidado personal. Puedes recibirla cómodamente en tu casa cada mes, suscribiéndote desde la página de Disfrutabox, de manera muy sencilla. Por tan sólo 15,91€ podrás probar todos los productos de la caja y después evaluarlos y obtener puntos de descuento. Además, puedes darte de baja cuando quieras, sin ningún tipo de penalización, y en un sólo clic.



Sándwich de atún y aguacate

Ingredientes para 2 personas

  • 1/2 aguacate grande.
  • 1 latita de atún claro {56 g} Isabel Super Natural.
  • sal.
  • pimienta negra.
  • pimentón.
  • ajo en polvo.
  • 1 cucharadita de zumo de limón.
  • 4 rebanadas de pan de molde.


Preparación:
1. Ponemos en un bol el aguacate con el zumo de limón para que no se oxide y lo aplastamos con un tenedor ligeramente.
2. Añadimos el atún y las especias {al gusto} y seguimos aplastando hasta que tengamos una mezcla bien integrada.
3. Tostamos unas rebanadas de pan y rellenamos los sándwiches.
4. Si os apetece, también podéis añadir unas hojas de lechuga o unas rodajas de tomate sobre el relleno.


Montse NoSinMiTaper

Instagram