Helado de calabaza

Para el último Asaltablogs de la temporada, asaltamos a aquel blog que haya obtenido más puntos a lo largo de toda la temporada. En esta ocasión, hemos tenido un empate entre mis dos asturianas favoritas: Belén, de El toque de Belén; y Encarnita, de El paraíso de los golosos. A las dos he asaltado, aunque de momento os dejo con el asalto a Encarnita, que por algún lado tenía yo que empezar.

Encarnita es una de esas personas por las que doy gracias cada día. No sólo por poder disfrutar de su amistad, de tenerla cerquita del corazón. Encarnita llena de luz cada rinconcito cuando está cerca y de veras os digo que la admiro con vehemencia. Todo positividad y energía, todo ganas de hacer cosas y de sacar sonrisas donde quiera que va, todo buen corazón.

El blog de Encarnita es como ella. Lleno de amor y cariño, con un gusto exquisito en las presentaciones, unas recetas fabulosas que salen todas todas bien, y unas fotografías que quitan el sentío. Por eso, y porque la quiero a rabiar, es uno de mis blogs de referencia.

Difícil escoger una receta, pero aprovechando que el verano ha entrado en Galicia a lo loco, me he decidido a robarle un helado. Además, se trata de un helado súper original que, si no le decís a nadie de qué es, jamás se lo imaginarán. Tiene un sabor dulce y delicado, especiado  y es un helado muy cremoso. Helado de calabaza, no podría haberle robado nada más espectacular. Mis hijos (que son un poquito ñeñeñeñeñe como su madre) lo han devorado. Eso sí, admito no haber confesado el ingrediente principal, pero ya sabéis que con los adolescentes hay que andar con cuidado.


Helado de calabaza

Ingredientes:
  • 400 g de calabaza {pelada y sin pepitas}.
  • 200 g de leche condensada.
  • 80 g de azúcar.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1/2 cucharadita de canela.
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido.
  • 200 ml de nata para montar {35% mínimo de materia grasa}.

Preparación:
1. Ponemos la calabaza pelada, sin pepitas y cortada en dados en un recipiente con tapa apto para el microondas. Van genial los recipientes de silicona tipo vaporera. Cocemos la calabaza durante 5 minutos a máxima potencia. Dejamos enfriar destapada y sobre un colador para que escurra todo el líquido que forme el vapor y no nos estropee el helado.

2. Ponemos en el vaso de la batidora todos los ingredientes a excepción de la nata y trituramos hasta obtener una mezcla fina y sin grumos. Reservamos durante media hora en la nevera, para que esté bien fría.

3. Montamos la nata con ayuda de unas varillas, hasta que esté firme. Le incorporamos despacio y con movimientos envolventes el puré que teníamos reservado en la nevera. 

4. Si tenemos heladera: es importante que hayamos metido el recipiente de la heladera en el congelador al menos con 24 horas de antelación. También ayuda que la crema esté bien fría, así que podemos meter la mezcla durante una hora en la nevera, para asegurarnos de que la temperatura sea la adecuada. Después, sólo tendremos que poner en marcha la heladera con la crema dentro, hasta que tenga la textura adecuada. Reservar en el congelador.

5. Si no tenemos heladera: hemos de meter la crema en el congelador dentro de un recipiente hermético. Cada 30-40 minutos debemos remover el helado concienzudamente, para evitar que se formen cristales de hielo; este proceso ha de repetirse durante unas cinco horas, hasta que se haya formado el helado.

6. A la hora de servir, conviene retirar el helado del congelador con algo de antelación, para que se atempere y sea más fácil formar las bolas.


Montse NoSinMiTaper

Instagram