Filetes rusos

Aquellos que leéis mis recetas desde hace algún tiempo probablemente ya os habéis dado cuenta de que lo que gusta en mi casa es la comida sencilla, casera, las recetas de la abuela. Es verdad que de vez en cuando me lío la manta a la cabeza y hago platos más elaborados, pero este tipo de elaboraciones, las sencillas, son las que triunfan.

Como los filetes rusos, con su salsa de tomate, hechos despacito y a fuego suave, quedan tiernecitos y jugosos en el interior. Si es que no hay niño que no pueda resistirse... Habitualmente suelo hacerlos con cerveza en lugar de vino blanco, me parece que quedan con un sabor más suavecito. En esta ocasión fue una cerveza Amstel 0'0 que venía en la Disfrutabox de este mes.


Disfrutabox, una caja sorpresa que contiene una cuidada selección de productos de primeras marcas, pertenecientes al ramo de la alimentación, la belleza, el hogar o el cuidado personal. Puedes recibirla cómodamente en tu casa cada mes, suscribiéndote desde la página de Disfrutabox, de manera muy sencilla. Por tan sólo 15,91€ podrás probar todos los productos de la caja y después evaluarlos y obtener puntos de descuento. Además, puedes darte de baja cuando quieras, sin ningún tipo de penalización, y en un sólo clic.

Los filetes rusos, en contra de lo que pueda decir su nombre, no tienen nada que ver con Rusia... Parece que su origen está en la gastronomía del norte de Alemania, y es un plato común en diferentes países europeos. En España suele servirse con salsa de tomate, que es como más les gusta a mis hijos. Y con patatas fritas, esa es su guarnición ideal, aunque yo procuro alternar con otras guarniciones menos calóricas.


Filetes rusos

Ingredientes para 4 personas
  • 500 g de carne picada {yo uso mixta, ternera y cerdo}.
  • 2 dientes de ajo.
  • 75 g de cebolla.
  • 2 rebanadas de pan de molde {sin la corteza}.
  • 100 ml de leche.
  • 50 g de bacon.
  • sal.
  • pimienta negra molida.
  • perejil.
  • orégano.
  • 1 huevo.
  • 2 cucharadas de harina.
  • aceite de oliva.

Para la salsa:
  • aceite de oliva.
  • 50 g de cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 400 g de tomate triturado.
  • 250 ml de cerveza {Amstel 0,0}.
  • sal.
  • 1/2 cucharadita de azúcar.


Guarnición: patatas fritas, arroz blanco, puré de patatas, menestra de verduras...


Preparación:

1. Ponemos el pan de molde en trocitos con la leche en un recipiente, y dejamos que  se hidrate bien.

2. Ponemos la carne en un bol. Añadimos la cebolla y el ajo picados muy finitos, para que no se noten. Incorporamos el bacon picadito menudo, una pizca de sal, pimienta negra y el huevo ligeramente batido. Agregamos también el orégano y el perejil, incorporamos el pan escurrido ligeramente con las manos y también lo rompemos un poco.

3. Ahora mezclamos bien, con las manos, amasando ligeramente hasta que esté todo bien incorporado.

4. Vamos haciendo bolas y las aplastamos ligeramente, las pasamos por harina y las freímos en una sartén con 3 o 4 cucharadas de aceite. No es necesario que se hagan por dentro, sólo que formen una corteza crujiente en el exterior. Una vez que hayamos frito todos los filetes, los reservamos y nos ponemos a preparar la salsa.

5. Ponemos a calentar un poco de aceite en una cazuela baja. Picamos la cebolla y los dientes de ajo y los sofreímos con una pizca de sal.

6. Añadimos la cerveza y el tomate triturado. Agregamos también el azúcar, que ayudará a reducir la acidez. Dejamos que hierva todo junto unos 5 minutos e incorporamos los filetes rusos con cuidado para no romperlos.

7. Tapamos la olla y dejamos cocer unos 15 minutos a fuego medio y sin tapar, para que se vaya reduciendo la salsa.

8. Servimos con la guarnición que más nos guste.


Montse NoSinMiTaper

Instagram