Garbanzos Tikka Masala

Me encanta cuando llega septiembre, las temperaturas refrescan y podemos preparar todos los potajes del mundo sin sudar la gota gorda. Somos de cuchareo, y no podemos negarlo. Y si además le ponemos al potaje bien de especias... ¡¡éxito asegurado!!

Estos potajes son muy prácticos para la vida moderna, los podemos preparar el día anterior para tener la comida lista para calentar al llegar a casa. También son ideales para llevar en el táper y comer en la oficina. Si sobran, o si tenemos niños que comen regular, los podemos convertir en unos purés espectaculares. También los podemos congelar en porciones e irlos sacando según nos convenga, pero ahí ya no soy yo tan fan, reconozco que no me gusta congelar comida preparada, luego le encuentro una textura raruna y ya no me agrada. ¡¡Manías que tiene una!! Sé que muchos lo hacéis, por eso os digo que, si no tenéis esa manía mía, este plato congela bien, al no llevar patata.


Creo que ya os había contado en alguna ocasión que, aunque en casa comemos de todo {o casi}, intentamos llevar una dieta lo más vegetariana posible, así que estos platos son muy recurrentes. Comemos muchas legumbres que además de tener muchísimos buenos nutrientes, son un plato económico y que cunde un montón, si es que no se puede tener más ventajas. Para que los niños no se aburran, las preparamos de muchísimas maneras, podéis encontrar un montón de recetas con legumbres en el blog.



Garbanzos Tikka Masala

Ingredientes para 4 personas

  • 250 g de garbanzos secos.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 trocito pequeño de jengibre fresco.
  • cilantro en hojas {mejor fresco}.
  • aceite de oliva.
  • una pizca de comino.
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma.
  • una pizca de canela molida.
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce.
  • sal.
  • 1/2 cucharadita de garam masala.
  • 150 g de salsa de tomate casera {o tomate triturado}.
  • caldo vegetal.
  • 100 g de leche de coco.
  • 125 g de yogur {podemos utilizar yogur vegano, por ejemplo de soja}
  • 150 g de ramitos de coliflor.
  • 100 g de zanahoria.
  • 75 g de guisantes.
  • arroz blanco para acompañar {opcional}.


Preparación:

1. La noche anterior, ponemos en remojo los garbanzos con abundante agua. Cuando vayamos a cocinar, los escurrimos y desechamos el agua de remojo.

2. En la olla a presión, calentamos un poco de aceite de oliva. Sofreímos la cebolla, el ajo y el jengibre, todo picado menudo. Cuando empiece a estar la cebolla transparente, añadimos la zanahoria en rodajas, los guisantes y la salsa de tomate, junto con todas las especias. Seguimos rehogando un par de minutos.

3. Añadimos los garbanzos escurridos. Cubrimos con caldo vegetal. Añadimos también los ramitos de coliflor y la leche de coco. Ponemos un pellizco de sal, con cuidado, ya que el guiso es bastante especiado. 

4. Cerramos la olla a presión y dejamos cocinar con la válvula en el 2 durante 15 minutos {ajustad los tiempos acorde a vuestra olla a presión si fuese necesario}. Si no utilizáis la olla a presión,  deberéis alargar el tiempo de cocción, hasta que los garbanzos estén tiernos, podría llevarles entre 45 minutos y 1 hora, o incluso más.

5. Cuando los garbanzos estén tiernos, retiramos del fuego, y añadimos el yogur natural antes de servir, removiendo bien. Si queréis un plato aún más completo, acompañad estos garbanzos tikka masala con arroz basmati cocido en blanco.


Montse NoSinMiTaper

3 comentarios:

Instagram