Galletas blanco y negro

Regresa de nuevo el Asaltablogs, el último domingo de cada mes, y en esta ocasión, toda la banda de mangantes ha asaltado a La cocina de Lauriteles, que ha tenido el honor de salir agraciado en el primer sorteo de la temporada. 

Después de mucho rebuscar por todas las recetas del blog me he decidido por esta receta de galletas, por dos razones: 1. Adoro las galletas. Todas las galletas. 2. Había visto estas galletas hace muchos años, cuando empecé a cocinar, y nunca había conseguido prepararlas. Cuando me independicé y tuve a mis niños, y empecé a cocinar en modo madre, me dediqué a buscar recetas por internet... en aquellos tiempos había menos blogs, se llevaba aquello de los foros... En fin, que las vi un montón de veces, pero nunca llegué a prepararlas, así que al encontrarlas en La cocina de Lauriteles, me dije, ¡¡he aquí la oportunidad!! Y dicho y hecho, a galletear me he puesto.




Galletas blanco y negro

Ingredientes:
  • 250 g de chocolate negro.
  • 55 g de mantequilla.
  • 2 huevos medianos.
  • 100 g de azúcar.
  • 210 g de harina.
  • 1/2 cucharadita de levadura química {tipo Royal}.
  • una pizca de sal.
  • 1/2 cucharadita de vainilla en pasta {o extracto de vainilla}
  • azúcar blanquilla y azúcar glas para rebozar las galletas.

Preparación:

1. Fundimos el chocolate negro al baño maría o en el microondas. Lo mejor es trocear el choco muy pequeño para que se derrita con más facilidad. Cuando esté fundido -deberemos hacerlo poco a poco en el micro, sacando cada pocos segundos y removiendo para que no se queme el chocolate-, añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y removemos hasta que esté todo bien disuelto.

2. Con ayuda de nuestro robot de cocina o batidora de varillas, batimos el azúcar y los huevos hasta que tomen un color blanquecino y estén ligeramente montados.

3. Añadimos la vainilla y el chocolate fundido y seguimos mezclando.

4. En un bol, tamizamos juntas la harina, la levadura y la sal.

5. Añadimos los ingredientes secos a la mezcla de las galletas. Terminamos de incorporar todos los ingredientes, formamos una bola y reservamos en la nevera durante 1 hora, para que la masa tome consistencia.

6. Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo. Protegemos la bandeja de horno con papel de hornear.

7. Formamos bolitas pequeñas con la masa, las pasamos primero por azúcar normal y después por azúcar glas y las colocamos en la bandeja, algo separadas.

8. Horneamos a 180ºC durante aproximadamente 10 minutos, hasta que se abran y queden craqueladas. Quedan crujientes por fuera, pero blanditas por dentro, no debemos pasarnos de horneado o se quedarán secas.


Montse NoSinMiTaper

Instagram