Ensalada de quinoa, dátiles y naranja con espárragos

Hay días que podría meterme debajo de las mantas, cerrar los ojos, dejar pasar el tiempo. Hay días en que sólo quiero escapar de este laberinto que me atenaza, encontrar una salida a esta locura, dejar de ser un barco a la deriva en busca de puerto al que arribar segura. Hay días que ni siquiera encerrarme en mi cocina, en terreno neutral, funciona. No hay escondite, no hay escapatoria. 

Todos nos sentimos a veces así, atenazados por circunstancias que ni siquiera dependen de nosotros, pero que se apoderan de nuestra vida hasta el punto de negarnos cualquier posibilidad de tomar las riendas y cambiar el rumbo. 

Es momento quizás, de detener esta carrera sin rumbo. Me detengo, respiro profundo, miro alrededor. Ya no puedo seguir buscando a ciegas la salida. A lo mejor, sólo tengo que mirar despacito y con cuidado; a lo mejor, si me concentro, mis ojos pueden acostumbrarse a la oscuridad; quizás, puedo intuir ese resquicio de luz que se cuela por una rendija y llegar a la salida. 



El tiempo, que es lo único que se me escapa entre los dedos; el tiempo, que nunca es suficiente; el tiempo, parece ser lo único que es necesario para encontrar el camino. Esta vida, tantas veces, nos lleva en volandas sin saber ni siquiera adónde. Cuando intentamos ser conscientes de cuál es nuestro viaje, nos encontramos perdidos en medio de lo desconocido. Aquí no es donde quiero estar. No sé cómo he llegado hasta aquí, no sé dónde está la salida ni el camino de regreso. Pero si de algo estoy segura es que es el momento de parar, porque sólo así podré cambiar aquello que me hace infeliz.

La vida, al fin y al cabo, se construye de momentos; unos con otros se van uniendo para formar un todo, y es ese todo el que nos debe sacar una sonrisa de satisfacción. Si no es así, algo mal estamos haciendo. Pero repetir cada día las mismas acciones, únicamente nos va a proporcionar los mismos resultados. Creo que ha llegado la hora de cambiar... Me detengo, respiro profundo, miro alrededor... Allí, en el medio de la oscuridad, se cuela un rayo de esperanza... 


Con esta receta participo en el nuevo reto Alfabeto Salado que ha organizado Elena del blog Mrmlada. Si os apetece participar, o tenéis curiosidad por saber cómo funciona, os dejo aquí toda la información.

Ensalada de quinoa, dátiles y naranja con espárragos

Ingredientes para 4 personas
  • 300 g de quinoa.
  • 1 manojo de espárragos trigueros.
  • 1/4 cebolla.
  • 1 naranja.
  • 75 g de nueces peladas.
  • 50 g de dátiles sin hueso.
  • sal.
  • pimienta negra.
  • aceite de oliva.
  • vinagre de Módena.


Preparación:
1. Cocemos la quinoa, siguiendo las instrucciones del paquete. Cuando esté cocida, la escurrimos, la refrescamos con agua fría y la reservamos en una ensaladera.

2. Picamos la cebolla, las nueces y los dátiles en dados pequeñitos, y añadimos todo a la ensaladera.

3. Pelamos la naranja, retirando todo lo que podamos de la parte blanca, y la cortamos en trocitos. Añadimos la naranja, junto con el zumo que ha soltado al cortarla, a la ensaladera.

4. Ponemos un poco de aceite de oliva en una plancha bien caliente, y cocinamos en ella los espárragos, unos 5 minutos. Deben quedar bien cocinados, pero tiesitos y crujientes. Salpimentamos.

5. Aliñamos la ensalada con sal, pimienta negra, aceite de oliva y vinagre, al gusto. Servimos con los espárragos a la plancha.


Montse NoSinMiTaper

5 comentarios:

  1. Me encanta leerte, siempre es un placer. Y la receta me encanta, sencillita y muy rica, me la apunto de cara al veranito.
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Escribes genial Monste ❤. La receta, muy fresquita y original. Besos!!

    ResponderEliminar
  3. receta para probar ¡¡¡¡ un besazo guapa

    ResponderEliminar
  4. Sencilla y deliciosa la receta, aunque me quede concentrada en tu relato, ciertamente como aveces nos sentimos. Me han encantado los dos, tanto el relato como la ensalada.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Una preciosa introducción,la verdad es que el tiempo vuela y no nos da tiempo a hacer todo lo que queremos o será que nos apuntamos a demasiadas cosas....
    La ensalada tiene que estar muy rica y no lleva mucho tiempo hacerla.besinos

    ResponderEliminar

Instagram