Ghriba {de almendras}

Este mes, en Cocina de Película, el reto que mensualmente organiza Elena de Dulces Helens, nos vamos a Marruecos de la mano de Casablanca. Un clásico entre los clásicos, sin duda. Ambientada en la época de la Segunda Guerra Mundial, fue estrenada en 1942 y protagonizada por los grandes entre los grandes: Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Bueno, en el caso de Bogart se dice que grande, lo que es grande no era... En fin, que en las escenas que tenía junto a la Bergman debía llevar unas plataformas de palmo y medio, ya que ella era veinte centímetros más alta que él. 


Una obra maestra del cine plagada de anécdotas y de frases que quedarán para la historia. Ese "tócala otra vez, Sam" o aquel "creo que este puede ser el principio de una gran amistad"... El famoso bar de Rick, no existía, ya que la película se rodó íntegramente en estudios que tenía la productora en Marruecos, pero pronto se llenó Casablanca de turistas que querían irse a tomar una copa mientras escuchaban el famoso "As time goes by". Así que, ni cortos ni perezosos, en el municipio marroquí construyeron un bar de Rick, y santas pascuas.

En un primer momento, esta película me sugería preparar un cóctel, algo con champán, muy fino y elegante. Pero, me dejé llevar... Finalmente, me decidí por unas galletas super delicadas, sabrosas y elegantes, típicas de la cocina marroquí. Estas galletitas tan maravillosas se llaman ghriba y se pueden aderezar con múltiples sabores: coco, pistachos, cacao... Yo buscaba un sabor clásico de la cocina árabe, y las aderecé con agua de azahar y vainilla, que combinan de maravilla con la almendra.


Como os decía, son muy delicadas, hay que manipularlas con muchísimo cuidado cuando las sacamos del horno para no destrozarlas. Cuando enfrían, el exterior queda ligeramente crujiente y el interior muy tierno. Si me pones un café, o un té moruno al lado, me muero de amor, así, directamente.




Griba {de almendras}

Ingredientes:

  • 150 g de almendra molida.
  • 90 g de azúcar.
  • 35 g de harina.
  • 1/2 cucharadita de levadura química.
  • 1 huevo.
  • 1 cucharadita de agua de azahar.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
Para rebozar las galletas:

  • azúcar.
  • azúcar glas. 

Preparación:

1. Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo mientras hacemos las pastas.

2. Ponemos la almendra molida con el azúcar en un bol, y le añadimos la levadura y la harina tamizadas. Mezclamos muy bien.

3. Añadimos el huevo batido con el agua de azahar y la esencia de vainilla. Mezclamos todo bien hasta que se forme una masa compacta y homogénea.

4. Se van haciendo pequeñas bolitas con la masa, se rebozan primero en azúcar normal y después een azúcar glas y se disponen en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Hay que dejarlas separadas ya que se expanden un poco al hornear.

5. Se hornean durante unos 15 minutos. Se dejan enfriar sobre una rejilla; recordad manipularlas con cuidado mientras están calientes.



Montse NoSinMiTaper

5 comentarios:

  1. Es una gran elección. Yo preparé unas como estas cuando di una charla sobre Palestina y triunfé (más con las galletas que con la charlota que les cayó jejejeje) pero bueno, que están tremendas, y que a mí me llevan a oriente medio...

    ResponderEliminar
  2. Creo que es una elección bastante buena para esta película. Sí que se ven elegantes estas galletas que seguro están más que buenas ¡me llevo la receta!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. que buenas ¡¡¡¡¡ menuda pintaza mas rica ¡¡¡¡ me llevo un par con tu permiso ¡¡¡¡ besotes

    ResponderEliminar
  4. Que buenos datos de la película Montse, esa tarea queda pendiente de carácter "u" como dirían por acá. Tus galletas una fantasía, ese tipo de galletas que se desmoronan fácilmente son las que más me gustan porque se hace agua en la boca, además del sabor que llevan para mí otro té y a sentarnos a charlar se dijo. ;)
    un abrazo

    ResponderEliminar

Instagram