Mermelada de fresa {sin azúcar}

Una de las grandes dificultades que supone para mí cambiar mis {terribles} hábitos alimenticios hacia la comida sana no es, como para otras personas, comer frutas y verduras. No, no, no. Mi talón de Aquiles es el desayuno. Que a mí me das un café negro y tiro tres días. Si flaquean las fuerzas, otro café negro a media mañana. ¿Os dais cuenta de lo mal hecho que está?

Así que, esa ha sido una de las primeras normas que me he puesto, desayunar como está mandado. La diferencia es abismal, claro. Se acabaron las debilidades mañaneras, la ansiedad por picotear toda la mañana... 

Uno de mis desayunos favoritos son unos biscotes de pan integral con mermelada. Pero claro, la mermelada si es casera, mucho mejor. Estaréis pensando que estoy loca, con la cantidad de azúcar que lleva una mermelada... No, no, no. Esta vez he preparado la mermelada sin añadir azúcar, aunque como yo soy muy muy dulce, le he puesto edulcorante. 

La mermelada sin azúcar tiene dos dificultades. La primera es que no espesa de la misma manera, por lo que, dependiendo de la fruta que utilicemos, tendremos que añadir un poco de gelatina o agar agar. De todos modos, si no nos importa que esté más líquida, podemos obviar este paso. La segunda es que el azúcar actúa de conservante, así que esta mermelada nuestra tiene mucha menos capacidad de conservarse; así que siempre es mejor hacer poca cantidad y conservarla en frío siempre.


Por cierto, si estáis interesados en la comida sana, en adquirir hábitos de vida saludable y sentiros mejor y más sanos, no dejéis de visitar a la compi Tesa de Coses y Cosetes, que no sólo tiene un blog chulísimo con recetas ligeras y tips de vida sana, sino que está desarrollando un nuevo proyecto de coaching nutricional que merece mucho la pena. Os dejo el enlace de su perfil de Facebook para que podáis informaros de ¡¡todo todito!!

Mermelada de fresa {sin azúcar}

Ingredientes

  • 1/2 kg de fresas.
  • 2 cucharadas de agua.
  • 2 hojas de gelatina {opcional}.
  • edulcorante al gusto.

Preparación:
1. Lavamos bien las fresas, les retiramos el pedúnculo y las troceamos.

2. Las ponemos al fuego junto con las dos cucharadas de agua. Dejamos cocer a fuego suave durante una media hora, hasta que la fruta esté bien blandita. 

3. Retiramos del fuego y dejamos templar ligeramente. Si nos gusta más fina, podemos triturarla con la batidora para no encontrarnos trocitos, aunque este paso no es necesario. Le añadimos edulcorante {mejor líquido} al gusto, podemos ir probando y mezclando hasta que esté a nuestro gusto.

4. Ponemos a remojo la gelatina en agua fría. Calentamos una cucharada de agua en el microondas, y disolvemos en ella la gelatina. Añadimos la gelatina a la mermelada, removemos bien, y guardamos en un bote.

5. Cuando se haya templado la mermelada, reservamos en la nevera.


Montse NoSinMiTaper

1 comentario:

  1. Muy rica,yo la hago a veces ya me yerno es diabetico,como dura poco lo mejor es congelarla en recipientes pequeños(taper jjjjjj ) e ir sacando cuando hace falta.besinos

    ResponderEliminar

Instagram