Roscón de Reyes

Hacía mucho tiempo que tenía pendiente publicar un roscón de Reyes. Y, por fin, Cooking The Chef y los hermanos Torres me han dado la excusa perfecta para hacerlo... 

Pues sí, este mes Cooking The Chef nos sumerge de lleno en la cocina de estos televisivos hermanos, de los que yo ya era muy fan. Así que, cuando recibí la propuesta me lancé encantada a escoger receta. De Sergio y Javier Torres me  gusta su manera de combinar técnica y tradición, su capacidad de transmitir pasión por la cocina, sus recetas por momentos sorprendentes, por momentos terriblemente clásicas. Me gusta su sonrisa eterna. 

Así que, al ver en su libro la receta del Roscón de Reyes... no lo pude evitar, de este año no podía pasar sin publicar un roscón en el táper... Me he tomado una sola licencia en su receta y es que, para los gallegos (estaréis de acuerdo conmigo) el roscón no huele a azahar sino a anís... De hecho, tradicionalmente en Galicia se come el roscón en Pascua y no en Reyes. Son los padrinos quienes regalan el roscón a los ahijados durante la Pascua y en las panaderías tradicionales no se aromatizan con azahar sino con anís... Es este un roscón de los hermanos Torres a la gallega, pues.



Roscón de Reyes

Ingredientes
  • 500 g de harina de fuerza.
  • 200 ml de leche.
  • 120 g de mantequilla.
  • 100 g de azúcar.
  • 1 huevo.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 1 cucharada de agua de azahar (yo le pongo 2 cucharadas de licor de anís).
  • 15 g de levadura fresca de panadero.
  • ralladura de limón y de naranja.
  • 1 huevo batido para pintar el roscón.
  • aceite de girasol para pintar el aro metálico.

Para decorar:
  • granillo de almendra o almendra laminada, frutas escarchadas, azúcar perlado...


Preparación:

1. En el bol de la amasadora, mezclamos la harina, el azúcar, la sal y las ralladuras a baja velocidad. Si lo hacemos a mano, simplemente tendremos que mezclarlo en un bol con unas varillas.

2. Templamos ligeramente la leche y disolvemos en ella la levadura. Es importante templarla sólo un poquito, si está muy caliente estropearemos la levadura y el roscón no levará.

3. Incorporamos a la amasadora la leche y la ponemos en marcha; mientras se va amasando, incorporamos también el agua de azahar o el licor de anís y el huevo batido. Amasamos hasta que esté todo bien incorporado. Ni que decir tiene que esto también lo podemos hacer a mano.

4. Cuando todos los ingredientes estén bien incorporamos vamos añadiendo la mantequilla muy fría en trozos, incorporando bien un trozo antes de añadir el siguiente. Este proceso necesita su tiempo, al menos unos 20 minutos. Al final tendremos una masa elástica y sedosa.

5. Pasamos la masa a la encimera espolvoreada con un poco de harina. Le damos forma de bola, la ponemos en un bol cubierto con papel film y la reservamos en la nevera unas doce horas (toda la noche).

6. A la mañana siguiente, sacamos la masa de la nevera y la dejamos atemperar una hora u hora y media.

7. Cubrimos una bandeja de horno con papel de hornear y pintamos con aceite de girasol un aro metálico.

8. Dividimos la masa en 6 porciones y le damos a cada una forma de bola. Colocamos el aro metálico en medio de la bandeja, y las 6 bolitas de roscón alrededor. Dejamos levar el roscón durante unas 2 horas en un sitio cálido, hasta que doble su volumen.

9. Precalentamos el horno a 180ºC.

10. Cuando el roscón esté listo, retiramos cuidadosamente el aro metálico del centro, pintamos con huevo batido y decoramos a nuestro gusto con almendras, frutas escarchadas, azúcar perlado...

11. Horneamos a 180ºC de 17 a 20 minutos. 

12. Dejamos enfriar el roscón sobre una rejilla.



Fuente de la receta: Torres en la cocina 

No olvidéis visitar el recopilatorio de recetas de los Hermanos Torres en el blog de Cooking The Chef, seguro que os encantarán.


Montse NoSinMiTaper

Instagram