Leche frita

Las abuelas son lo mejor del mundo. Porque ellas saben justo lo que te pasa. Porque siempre tienen el abrazo perfecto, el beso oportuno, la caricia necesaria. Las abuelas son suaves, huelen a agua de rosas. Las abuelas tienen la mirada profunda de las muchas cosas vividas, el tacto de terciopelo del cariño infinito.

A mi abuela, la recuerdo con ojos de niña. Aunque todavía vive, soy incapaz de verla con ojos de adulta. Lo que me une a ella es una especie de magia que me transporta al pasado y, de pronto, a su lado, vuelvo a tener seis años. Vuelvo a estar sentada en su regazo, con la cabeza apoyada en su pecho, tapada con aquella mantita azul celeste del sofá. Viendo la tele y escuchando historias. Ella cose y habla. Habla, y sobre todo, pregunta. ¿Cómo estás? ¿Qué tal el día? ¿Qué te apetece merendar? 

Mi abuela es una de esas abuelas de cuento, con el pelo blanco como la nieve, arrugadita, tan arrugadita que parece haber vivido desde el principio de los tiempos. Una piel suave como la de un bebé, a pesar de la eternidad. Y si el cariño tiene que oler a algo, cierro los ojos y huelo a mi abuela, esa mezcla de jabón y agua de rosas. Así huele el amor infinito de una abuela.

Además mi abuela es una cocinera absolutamente maravillosa, será porque todo lo hacía con la paciencia y el amor de los que no tienen prisa y sólo desean agradar. Por eso, para el aniversario de La Cocina Typical Spanish os traigo una de las cosas más ricas que preparaba mi abuela, la leche frita.

Creo que no la había vuelto a comer desde que era una niña, y recordaba este bocado con tanta ternura, que no sabría deciros si realmente es delicioso o si era el amor y el recuerdo de mi abuela, de esa abuela que me cuidaba cuando era niña, lo que me encogió el corazón.

Era la receta ideal para el #díadeldulceTS ya que no sólo es una receta tradicional, sino que además es de esas recetas que nos transportan a la sencillez de la cocina de antes, llena de cariño, hecha con paciencia. 

Espero que os guste tanto como a mí, y que también a vosotros os haga volar las mariposas del corazón.


Leche frita

Ingredientes:

  • 1 litro de leche entera.
  • 6 cucharadas de harina de trigo.
  • 2 cucharadas de maizena.
  • 100 g de azúcar.
  • 2 yemas de huevo.
  • canela en rama.


  • Harina y huevo para rebozar.
  • Azúcar y canela molida para terminar la leche frita.
  • Aceite de girasol para freír.


Preparación:
1. Ponemos a calentar toda la leche menos 100 ml que reservaremos para desleír la harina. Junto con la leche, ponemos una ramita de canela. Cuando esté a punto de hervir, retiramos del fuego y dejamos templar.
2. Desleímos despacio las dos harinas en la leche que tenemos reservada, con cuidado de que no se formen grumos.

3. Incorporamos las yemas y el azúcar también a esta mezcla.

4. Retiramos la rama de canela de la leche y la vamos incorporando poco a poco a la mezcla de yemas, removiendo constantemente.

5. Llevamos de nuevo al fuego, removiendo constantemente hasta que espese la mezcla. Tiene que quedar una pasta bastante espesa.

6. Cubrimos una fuente honda con papel film y vertemos en ella la pasta de la leche frita. Cubrimos también la superficie con papel film y una vez que se haya templado, reservamos en la nevera hasta el día siguiente.

7. Al día siguiente, cortamos la pasta en cuadraditos no muy grandes, los pasamos por harina y huevo batido y los freímos en aceite de girasol. Sacamos a un papel absorbente para retirar el exceso de grasa. Cuando se hayan enfriado, espolvoreamos un poco de azúcar y canela molida por encima.


No olvidéis visitar todas las delicias que han preparado los compis del reto para el #diadeldulceTS pinchando en el logo de La Cocina Typical Spanish.

Montse NoSinMiTaper

27 comentarios:

  1. Qué rica!! Estoy pensando que no la tengo publicada en el blog, tendré que hablar con mi madre y solucionarlo. De momento, me llevo un trocito ;)

    ResponderEliminar
  2. Se me salta la lagrimita leyéndote estas palabras sobre tu abuela <3
    Gracias por formar parte de este lío tremendo que es La cocina typical spanish.
    #teailoviu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la emoción, se me olvidó decirte que adoro la leche frita y que esta tuya tienen una pinta soberbia. Quiero un táper ya.

      Eliminar
  3. Nunca he probado la leche frita! Con lo que le gusta a mi madre. Creo que este será mi proóximo dulce. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la leche frita, pero esta vez me quedo con tu relato Montse, ¡Entrañable! Yo perdí a mi abuela hace años, murió muy mayor,(100 años) pero la disfrute hasta el final. Creo que lo mejor que nos llevamos de este mundo son nuestras abuelas. Ellas nos comprenden siempre, nos quieren, sin pedir nada a cambio, ellas son nuestro referente en la vida...
    Yo también tengo muchas recetas de la mía, que me gusta hacer y parece como si la volviese a oler...
    Riquisima receta, pero mejores recuerdos. Besitos guapa!!!

    ResponderEliminar
  5. Son deliciosas!!! Yo las hago solo con maizena para evitar el gluten del trigo pero salen igual de ricas.
    Magnifica aportación.
    Bsss

    ResponderEliminar
  6. En casa es un clásico y siempre me toca hacerlo,con lo cual estoy muy orgullosa.Te quedo muy rico!!!

    ResponderEliminar
  7. Umm que rica la leche frita, yo solo la hice una vez hace tiempo, tendré que volverla a hacer,la tuya tiene una pinta muy buena, y además la historia de tu abuela, me ha llegado al corazón!! besoss

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la leche frita y me encanta que tengas y disfrutes a tu abuela, son pilares importantisimos en nuestras vidas.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. En casa también nos gusta mucho la leche frita, yo como no conocí a mi abuela no puedo tener esos recuerdos.
    besos,

    ResponderEliminar
  10. Le has dedicado unas palabras preciosas. Que se las merece, como todas las abuelas del mundo. La mía me hacía un arroz con leche, que sigo devorando porque me recuerda a ella, a sus manos moviendo la perola enorme de la leche y la canela... no hay que perder ni las recetas, ni los recuerdos.

    ResponderEliminar
  11. Montse me has emocionado con tus palabras. Parece que estas definiendo a las abuelas de toda España. Me has hecho evocar ese olor, esas caricias, esas bellas palabras que te reconfortaban. A la receta le falta un ingrediente: amor, mucho amor, ese que solo ellas saben dar sin pedir de vuelta.
    Muchos besos y cariñicos preciosa mia.

    ResponderEliminar
  12. Hola!! Que no,que noooo. Que no me paso al dulce, jejeje. Buena receta peeeeeroooo, no es pa mí.

    ResponderEliminar
  13. Llevas toda la razón, es una de las descripciones más entrañables que había leído sobre una abuela.
    Y la receta, me la guardo, porque haberlas hay las pero como esta, ninguna.
    Felicidades, besitos y gracias por acogerme en este proyecto.

    ResponderEliminar
  14. Siempre que hablais de abuelas, me pongo tierna y me gustaria que mis niños me recuerden con tanto cariño , ahora me adoran yo creo que porque soy una abuela muy marchosa y joven ja ja. Me encanta la receta de leche frita de tu abuela, yo la hago asi. Un besazo

    ResponderEliminar
  15. me encanta la leche frita ,es uno de mis postres favoritos ¡¡¡¡¡ un besote

    ResponderEliminar
  16. Que bonita entrada Montse! cuanto amor se aprecia en tus palabras, del plato que voy a decir...riquísimo! me encanta la leche frita, pero esta es mas dulce que cualquier otra. Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Las abuelas son lo mejor de lo mejor!! yo tengo muchos recuerdos y recetas de las mías... y la leche frita uno de mis postres preferidos!! Te ha quedado fantástica!! Bs.

    ResponderEliminar
  18. Ayyyy corazón que preciosas palabras! me has traído hermosos recuerdos. Yo también adoraba a mi abuela, ella y mi padre han sido las personas que más han marcado mi vida, y aunque ya hace muchos años que no están físicamente conmigo, siguen en mi corazón y sigo añorándolos. Eres afortunada, cuídala y disfruta mucho de esa maravillosa abuela. Y encima la receta es de uno de mis postres favoritos, soy fan de la leche frita!
    Bicos guapetona, tú si que eres #amordelbueno :)

    ResponderEliminar
  19. Te puedes creer que nunca probe la leche frita, pues no nunca, tendre que ponerle remedio, besos.

    ResponderEliminar
  20. Tiene una pinta tremenda pero me vas a permitir que en esta ocasión me quede con esas palabras a tu abuela que has dicho de forma tan bonita, yo a una de mis abuela tuve la desgracia de no conocerla salvo por las cosas que de ella me ha contado su hija, mi madre. La otra era mi madrina y vivía en una ciudad distinta a la mía con lo cual tampoco puede disfrutarla mucho, aunque guardo con amor todos los recuerdos que de ella tengo, quizá por eso esta entrada me ha hecho volar las mariposas del corazón. Besos

    ResponderEliminar
  21. Hola mi niña! No sé si hablarte primero... de las preciosas palabras que le has dedicado a tú abuela que llegan directas al corazón. .. o de esa deliciosa leche frita que seguro que no puede estar más rica! Lo único que si sé... es que mis mariposas las has hecho volar de la emoción! :) Besoss

    ResponderEliminar
  22. Que bella descripción de tu abuela, es que cierro los ojos y me la puedo imaginar. Tu leche frita de seguro que está exquisita, porque buena pinta tiene. Bss

    ResponderEliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Ayyy qué nostalgia me has hecho sentir al leer tu post. Qué bonito escribes la leche!!

    No sé si me creerás, pero nunca he comido leche frita. Qué cosa verdad??
    Ésta que has preparado se ve divina, seguro que la has hecho con el mismo amor de abuela :)

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  26. Cuanto cariño desprenden tus palabras Montse, has descrito a la perfección todo lo que siento siempre que hablo de mi abuelita en alguna receta, pero tu lo has hecho de categoría!!!
    La leche frita es uno de mis dulces preferidos, me comía un trocito (o dos) de esos de la foto.
    Un bst.
    Un bst.

    ResponderEliminar

Instagram