Croquetas de pollo

Las croquetas, especialmente las de pollo, son uno de esos platos incrustados en mi infancia. Una de esas cosas que nunca faltaban en casa, sobre todo si había sobrado pollo del cocido, o de un pollo asado. Pues con eso, se solucionaba una cena, tan ricamente. Y además, eran un auténtico placer para los peques de la casa.

En mi casa se siguen haciendo croquetas, y a mis hijos, igual que a mí cuando era pequeña, les encantan. Aunque normalmente las hago con las sobras, a veces incluso tiro de un filete de pechuga de pollo, lo cocino a la plancha y soluciono una comida a su gusto.

Por eso, ante la propuesta de La Cocina Typical Spanish, no hubo duda en cuanto a qué plato escoger. #lavueltaalcoleTS se ha llamado a la iniciativa de este mes, y no se trataba de otra cosa que de recopilar las recetas favoritas de los peques. De los peques de ahora, y de los peques de antes, recurriendo, como viene siendo habitual, a las recetas tradicionales de la cocina española, a aquellas que, como os decía antes, están vinculadas inexorablemente a nuestra infancia.

Croquetas hago yo mucho en mi casa, de muchos ingredientes. De verdura, como las de zanahoria y las de calabacín, son quizás un poquito más innovadoras; de pulpo, gallegas hasta la médula; de pollo o de jamón... es una de esas recetas con tantas posibilidades que nunca se aburre uno de comerlas.


Croquetas de pollo

  • 40 g de aceite de oliva.
  • 40 g de harina.
  • 1/2 litro de leche semidesnatada.
  • 200 g de pollo desmenuzado, sin piel ni huesos {yo suelo utilizar sobras de pollo asado}.
  • nuez moscada.
  • sal.
  • pimienta negra molida.
  • 1 cebolleta pequeña.
  • huevo batido.
  • pan rallado.



Preparación:

1. En una cazuela calentamos el aceite, y en él sofreímos despacito la cebolleta picada, procurando que no se dore.

2. Mientras, picamos el pollo muy menudito. Podemos utilizar una picadora, si no queremos que se noten los trocitos. Si vamos a utilizar pechuga de pollo fresca porque no tenemos sobras, es conveniente cortarla en filetes y cocinarla a la plancha primero. Después, una vez fría o templada, la picamos. Reservamos.

3. Añadimos a la cazuela donde estamos sofriendo la cebolla, la harina. Removemos y dejamos que se cocine un minuto, para que pierda el sabor a harina cruda.

4. Añadimos la leche, sin dejar de remover con unas varillas, para que no se formen grumos. Una vez que la leche esté bien incorporada, salpimentamos y ponemos un poquito de nuez moscada. 

5. Cuando la bechamel haya espesado, añadimos el pollo picadito y mezclamos bien.

6. Vertemos esta masa en un recipiente, tapamos la superficie con film de plástico y reservamos hasta que esté bien frío, preferiblemente hasta el día siguiente.

7. Con ayuda de una cuchara vamos dando forma a la masa, yo suelo darle forma de bolitas. Pasamos las croquetas por pan rallado, huevo batido y de nuevo pan rallado. Si las vamos a congelar, las disponemos en una bandeja, y las llevamos directamente al congelador.

8. Si nos las vamos a comer, las freímos en aceite bien caliente hasta que estén doraditas.


Con esta receta participo en el recopilatorio #lavueltaalcoleTS de La Cocina Typical Spanish. No os perdáis las recetas de todos los demás participantes pinchando en el logo inferior.


Montse NoSinMiTaper

Instagram