Crema de guisantes {con hierbabuena}

El último domingo de cada mes, como ya sucedió el mes pasado, me toca participar en el #Asaltablogs. Cada mes, se escoge un blog de entre los participantes, y los demás debemos "robarle" una receta y versionarla en nuestro propio blog. En septiembre el blog asaltado resultó ser Mabel's Kitchen, así allá me lancé a sumergirme entre las múltiples propuestas de Mabel.

Recién llegado el otoño, ya conocéis mi querencia por las cremas {tenéis aquí todas mis recetas de sopas y cremas}, sobre todo si tienen un toque especial y diferente. Amor a primera vista, me llevó dos minutos y medio decidir qué receta iba a cocinar. Y es que la combinación espectacular de los guisantes y la hierbabuena hizo sonar campanillas a mi alrededor. 

Una vez realizada la receta, he de decir que no me defraudó en absoluto. Aunque ya era muy fan de la crema de guisantes, el aroma y el frescor que aporta la hierbabuena es sin duda un extra que hace mejorar y mucho la receta.

A la receta original de Mabel (que podéis consultar en este enlace) le hice algún cambio, siempre manteniendo la esencia de la misma. Cambié la mantequilla por aceite de oliva (no me gusta mucho cocinar con ella, manías que tiene una); también cambié el puerro y el apio por ajo y cebolla, que no es lo mismo, no, pero me agrada más su sabor. Y finalmente, le añadí una patata; si estáis preocupados por la línea, simplemente dejadla a un lado. A mí me gusta la cremosidad que aporta a las cremas, y bueno, en casa hay niños que muchas veces agradecen ese aporte extra de energía.

Empezamos por tanto, no sólo la temporada del #Asaltablogs, sino también la temporada de ricas sopas y cremas, que ya se estaban echando de menos.


Crema de guisantes {con hierbabuena}

Ingredientes para 3 personas

  • 400 g de guisantes congelados.
  • 1 zanahoria.
  • 1 patata pequeña.
  • 50 g de cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • hojas de hierbabuena fresca {al gusto}.
  • aceite de oliva.
  • 750 ml de caldo de ave.
  • sal y pimienta negra.


Preparación:

1. En una tartera calentamos un fondo de aceite de oliva. Cuando esté caliente, añadimos la cebolla y el ajo bien picados. Dejamos sofreír despacito, sin que se dore. Entonces, añadimos la zanahoria, también pelada y picada. Sofreímos 5 minutos más.

2. Pelamos y cortamos en dados la patata. 

3. Añadimos el caldo a la tartera y lo llevamos a ebullición. Entonces, añadimos los guisantes y la patata. Salpimentamos. Cuando recupere el hervor, dejamos cocer a fuego suave unos 20 minutos, hasta que la patata esté tierna.

4. Retiramos del fuego y ponemos en el vaso de la batidora junto con las hojas de hierbabuena. Trituramos bien fino; si fuese necesario, lo pasamos por el chino.

5. Probamos y rectificamos de sal y pimienta al gusto. Servimos bien caliente.



Montse NoSinMiTaper

Instagram