Callos a la gallega {en cocotte}

Llega el día 20 y vuelve el Desafío en la Cocina. Este mes, para empezar la nueva temporada, llega de la mano de Mila y Nina de La cocina de Camilni. Los más oscuros temores de los participantes en el reto se han hecho realidad... Este mes... tenemos que cocinar casquería...

Lo reconozco, no es algo que me guste cocinar ni comer. Pero un desafío es esto, ¿verdad? Así que, pensando, pensando, recordé un plato que me traslada a la infancia, ya que mi abuela Carmen solía hacer callos muy a menudo. Además, el sabor final del guiso es excelente, y los garbanzos hacen de él un plato muy completo, ideal para los largos días de invierno.

Es, como digo, un plato contundente, así que siempre es mejor servir raciones pequeñas. Sin embargo, congela estupendamente y lo que he hecho yo ha sido cocinar una buena tartera (en estos guisos siempre mejora el sabor al cocinar una cierta cantidad) y congelar en porciones el resto.

Además, mejora de un día para otro, así que, aunque está delicioso el mismo día que se cocina, si podéis, o si resistís, dejadlo para el día siguiente, veréis qué diferencia.

Aquí en Galicia, los callos {a la gallega, con garbanzos} son una de las tapas más habituales en los bares y tabernas; incluso hay locales que deben su fama a la elaboración de este plato, la gente va a propósito hasta ellos para degustar la tapa de cortesía con su consumición.

En cuanto a las especias para callos, aquí se encuentran así preparadas en casi cualquier supermercado o tienda de alimentación. Si no tenéis la posibilidad de conseguirlas, os diré que es una mezcla en la que predomina el comino molido, y que también lleva cilantro, pimienta negra y clavo, entre otros ingredientes. 


Callos a la gallega

Ingredientes:

  • 1/2 kg de garbanzos.
  • 1/2 kg de vientre de ternera para callos.
  • 1/2 pata de ternera.
  • 2 chorizos.
  • 1/2 cabeza de ajos.
  • 150 g de panceta desalada.
  • 150 g de jamón.
  • 1 cebolla grande.
  • 1 manojo de perejil atado con un cordel.
  • pimentón dulce.
  • pimienta de cayena molida.
  • 1 1/2 cucharadita de especias para callos.
  • sal.
  • 2 limones.
  • maizena {si es necesario espesar el guiso}.


Preparación:

La noche anterior:

1. Ponemos a remojo los garbanzos en abundante agua.

2. Limpiamos los callos con un cepillito de cocina; podemos además espolvorearlos con sal gruesa y frotar con el cepillo, para ayudar a limpiar bien. Lavamos bien los callos con agua. 

3. Cortamos los callos en cuadraditos y los ponemos en un cuenco grande con agua con el zumo de los dos limones.

4. Nos aseguramos de que la pata de ternera no tiene pelos, si es así, los retiramos con ayuda de una pinza de depilar. Ponemos la pata en el mismo cuenco que pusimos los callos.

Al día siguiente:

5. Escurrimos el agua a los callos y a la pata y los ponemos en una olla grande {yo uso mi cocotte de hierro fundido} cubiertos con agua limpia; añadimos la cebolla entera y la media cabeza de ajos. Tapamos la olla y dejamos cocer una hora y media aproximadamente. 

6. Al cabo de este tiempo, añadimos los garbanzos, la panceta desalada cortada en tiritas, el jamón en daditos, los chorizos en rodajas y el perejil. Añadimos agua caliente hasta cubrir todo. Tapamos y, una vez que arranque el hervor, bajamos el fuego. Dejamos cocer despacito otra hora y media. Los garbanzos han de estar muy tiernos, pero sin llegar a deshacerse.

7. Retiramos el manojo de perejil y lo deshechamos. Retiramos la pata de la olla y separamos la carne del hueso. Cortamos la carne en trocitos y los volvemos a añadir a la olla.

8. Retiramos también la cebolla y la cabeza de ajo. Aplastamos el ajo con un tenedor para extraer la pulpa y tiramos las pieles. 

9. Ponemos en el vaso de la batidora la cebolla, la pulpa de ajo, un poquito de sal {con moderación, la panceta y el jamón ya habrán salado en parte el guiso, y las especias son bastante potentes}, 1/2 cucharadita de pimentón dulce  y las especias para callos. Trituramos con ayuda de un cucharón de caldo, y añadimos de nuevo a la olla. 

10. Revolvemos y dejamos cocer todo junto unos 10 minutos para que se integren todos los sabores. Probamos y rectificamos de sal o de especias. 

11. Si la salsa no está lo suficientemente espesa, podemos añadir maizena disuelta en el propio caldo de los garbanzos para ayudar a tomar textura.

12. Servir bien caliente.


Fuente de la receta: La cocina de  Frabisa

Por último que nadie olvide visitar el blog del desafío, donde todos los compañeros os sorprenderán con las recetas que han preparado con casquería o despojos.




Montse NoSinMiTaper

30 comentarios:

  1. Montse has hecho mi receta favorita, yo no la hice porque aqui hace mucho calor todavia. Un 10 preciosa para esta pedazo de receta. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Catina, tengo callos congelados para todo un ejército... Cuando quieras, estás invitada!! Muchos besitos!!

      Eliminar
  2. Añádele pimentón picante y gana mil puestos hacia el cielo.
    En Lugo había un restaurante llamado "Verruga" (ceró por jubilación) con una receta aclamada y otro lugar en el centro, cuyo nombre desconozco a pesar de haber comido allí muchas veces, al que ibas solo a eso, pues solo tenía callos y alguna cosa más por si algún comensal no estab por la labor.
    Me encantan los callos así preparados, muy típicos y populares en casi todas las casas de comidas.

    ResponderEliminar
  3. Un plato delicioso, tiene que estar para chuparse los dedos.
    Te ha quedado divino
    Besitos preciosa

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre preparo callos a la madrileña, pero la próxima vez que prepare callos, o como dice la BOOSS fisna, durezas que somos señoritas, jajajaja, te robare la receta.
    Muchos besos compi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando los pruebes me cuentas, Conchi!! Jajajaja

      Eliminar
  5. Se ven súper buenos.. Yo con garbanzos no los he comido...Tendremos que probar...
    Besitos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Galicia es típico con garbanzos, tienes que probarlos!

      Eliminar
  6. Que ricosssssssssssssss me encantan. No debo, por el colesterol, pero... me encantan igual.

    ResponderEliminar
  7. Que ricura de plato, esque me vuelvo loca con los callos, un beso preciosa!

    ResponderEliminar
  8. A la gallega, a la andaluza, a la madrileña...me da igual, me gustan todos...!! si pillo este plato no tienes ni que lavarlo!! Bs.

    ResponderEliminar
  9. Yo no soy nada de casqueria, se ve ricos estos callos, pero a mi invitame otro dia mejor jeje.

    ResponderEliminar
  10. Ohhhhhhhhh mi niña, que cosa más rica, pero shhhhhhhhhhhh, que yo no lo hago, a mi marido le compro los callos de bote... shhhhhhh , no digas ni mú ehhhhhhhh que como vea tu receta me hace que se los haga y seguro que como yo también y me pongo cual Peggy, oing, oingg. Un besito mi cariñin, como os hecho de menos. #teiloveyou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains y nosotras a ti corazón!!! #yoteailoviumásaún

      Eliminar
  11. Que buena pinta tienen tus callos. Pensé prepararlos de esta forma pero al final decidí en salsa pero esta receta tuya tengo que probarla. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Que puchero tan completo, te ha quedado un plato genial. Un beso,
    Aránzazu de El baúl de las delicias

    ResponderEliminar
  13. En esta receta es en la primera que pensé hacer cuando recibi el e-mail pero enseguida me di cuenta de que ya la tengo publicada! no me gustan los callos (como nada de la casquería, jeje) pero si los garbanzos y la salsita que se forma, que veo te ha quedado de rechupete para mojar kilos de pan en ella, biquiños.

    ResponderEliminar
  14. menuda pinta tiene estos callos con garbanzos , que ricos se ven, besitos

    ResponderEliminar
  15. Montse, me encantaaaaaaa. Nosotros hacemos menudo de callos, que es un plato muy similar en los ingredientes que has utilizado. Me guardo tu receta, porque se ve espesito como me gusta a mí y tienes toda la razón estos platos están mejor de sabor y textura de un día para otro. Prueba superada. Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  16. Me guardo tu receta, lo tenía hace tiempo en pendintes, ahora ya no tengo excusas... un muac

    ResponderEliminar
  17. Y yo que pensaba que esto era más dificil?? en mi casa era mi abuela la que los preparaba, a mi marido le vuelven loco y siempre he creido que tenían un trabajazo, pero como tu lo exlicas es muy fácil y se ven deliciosos.
    Un besitooooooo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. ¡oh! muerta estoy, por favor que rico!!!!! Un gran plato. Besos

    ResponderEliminar

Instagram