Lubina al horno {en cocotte}

Vivir al lado de la costa tiene pros y contras. Sin embargo, para mí, los pros ganan por goleada. Una de las grandes ventajas de vivir en esta tierra gallega es que se puede disfrutar de mucho pescado, muy fresco y a bastante buen precio. Eso es, para mí y para mi familia, que somos poco carnívoros, una maravilla. 

Uno de nuestros pescados favoritos es, sin duda, la lubina. Es ideal para los niños, porque resulta fácil retirarle la espina, tiene un sabor suave y es muy jugosa. Desde que tengo la cocotte Simogas en casa, cada vez que la preparo al horno, la hago dentro de la cocotte ovalada. De este modo, evito que se pierdan los jugos del pescado, queda deliciosa. Al quedar tan jugosa, los niños la devoran sin problema.

Aunque podemos evitar el primer paso de freír las patatas, y simplemente ponerlas crudas en rodajas en el fondo de la cocotte, a mí me gusta dorarlas previamente en la sartén, y acompañarlas con algunas verduras que mejoran su sabor. Es esta una receta muy sencilla, que casi no da trabajo, que casi no mancha cacharros y que además, es deliciosa.

Eso sí, a posteriori me di cuenta, las pobres lubinitas fotogénicas, lo que se dice fotogénicas no son... Y claro, esta modesta bloguera se debe en parte a su público y se llevó una gran decepción al intentar fotografiar decentemente estos pescaditos... En fin, sé que me perdonaréis porque aunque sea feo, es un plato que merece mucho la pena disfrutar.


Lubina al horno {en cocotte}

Ingredientes para 3-4 personas

  • 3 lubinas de ración.
  • 3-4 patatas medianas.
  • 1/2 cebolla.
  • 1/2 pimiento verde.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • 100 ml de vino blanco.
  • sal.
  • pimienta negra molida.
  • 2 limas {o limones}.
  • aceite de oliva.


Preparación:

1. Pelamos y lavamos las patatas. Las cortamos en rodajas gruesas, como de 1/2 cm. Calentamos una sartén con aceite y freímos las patatas. No queremos cocinarlas, simplemente dorarlas, así que no os preocupéis si están duritas por dentro. Dejamos las patatas un momento sobre papel absorbente, para retirar el exceso de aceite.

2. Colocamos las patatas en el fondo de nuestra cocotte Simogas ovalada, que es la que mejor se adapta para asar las lubinas enteras. 

3. Repartimos por encima la cebolla, el pimiento verde y el pimiento rojo cortados en juliana. Salpimentamos. También colocamos 1 lima {o limón} en rodajas.

4. Salpimentamos por dentro y por fuera las lubinas ya limpias y las ponemos sobre la cama de patatas. Añadimos el vino blanco y la otra lima en rodajas. Tapamos la cocotte.

5. Introducimos en el horno precalentado a 160ºC la cocotte tapada. No os preocupéis por los líquidos, al cocinar el pescado en una cocotte con la tapa puesta, es casi como si la hiciésemos al vapor, prácticamente no existe pérdida de líquidos y queda superjugoso aunque no añadamos caldo. Es importante no abrir demasiado la tapa.

6. Al cabo de una hora, aproximadamente, podemos comprobar cómo va. A esta temperatura, dependiendo de las patatas y del tamaño de las lubinas, suele tardar entre una hora y una hora y media.


Montse NoSinMiTaper

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram