Salmón con salsa de calabacín {a la plancha Simogas}

Trabajando a tope necesito recetas que se preparen rápido, que sean sencillas, que no me exijan recoger un montón de cacharros después. Cocinar a la plancha es mi solución para seguir comiendo bien durante el verano, porque mientras el resto de la humanidad está de vacaciones, yo trabajo más que nunca. El turisteo es así.

No penséis, de todos modos, que estoy entonando una queja... No, no, no... Yo adoro mi trabajo; paso el invierno como un oso, hibernando, esperando a que llegue la primavera y el buen tiempo para turistear de nuevo... Ser guía de turismo no es nada fácil, en contra de lo que mucha gente puede pensar. Hay momentos que se presentan complicados, y hay que saber resolverlos con una sonrisa de oreja a oreja. En mi caso, que soy borde y mordaz por naturaleza, requiere además de altísimas dosis de entrenamiento zen... 

Así que después de pelear con turistas, lo mejor al llegar a casa es disfrutar de una comida sabrosa como la que os traigo hoy. La salsa de calabacín, se la copieteo a mi querido Tito de Las salsas de la vida, y es que con los pescados a la plancha es de morirse. Probadla, no os va a defraudar.


Salmón con salsa de calabacín {a la plancha Simogas}

Ingredientes:

  • 1 o 2 rodajas de salmón por persona.
  • sal.
  • pimienta negra molida.


Para la salsa de calabacín:

  • 25 g de cebolla.
  • 80 g de calabacín.
  • 50 ml de leche.
  • 50 ml de nata líquida para cocinar {18% materia grasa}.
  • aceite de oliva.
  • sal.
  • pimienta negra molida.
  • unas hojas de albahaca fresca.


Preparación:

1. Primeramente preparamos la salsa. Para ello, ponemos en un cazo pequeño un chorrito de aceite de oliva y sofreímos, a fuego suave, la cebolla picada. No debemos dejar que se dore. Cuando empiece a estar blandita y transparente, añadimos el calabacín en daditos pequeños, sin pelar. Dejamos que se sofría unos 5 minutos.

2. Añadimos la leche y dejamos que se cueza a fuego lento unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando. Cuando casi todo el líquido se haya evaporado, añadimos la nata y dejamos cocer 5 minutos más.


3. Pasamos al vaso de la batidora, añadimos sal, pimienta y las hojas de albahaca al gusto. Trituramos hasta conseguir una salsa fina. Podemos ajustar la textura de la salsa con un poquito de leche, si nos gusta menos espesa.

4. Calentamos la plancha Simogas Rainbow Electric a 200ºC. Podemos poner un papel de horno sobre la plancha para evitar que el pescado se rompa al darle la vuelta, ya que es más delicado que la carne. No olvidemos poner una fina capa de aceite de oliva sobre el papel.  

5. Salpimentamos el salmón y ponemos sobre la plancha caliente, 2-3 minutos por cada lado. Servimos con la salsa y, por ejemplo, con unas patatas hervidas con brécol.





Montse NoSinMiTaper

1 comentario:

  1. Tu si que sabes comer sano!! Pedazo de plato rico, sabroso y nutritivo!!
    Ahh... y acabo de pasar el dedo por esa salsita!! Uhmmm buenísima!! :)

    ResponderEliminar

Instagram