Helado de Tarta de Limón

Lo reconozco. Me paso el frío y húmedo invierno gallego soñando con helados caseros. Helados que sean especiales y maravillosos, que me ericen los pelos de la nuca. Eso es placer, señores. Y creo que en este helado que os presento hoy he encontrado el equilibrio justo entre la acidez y frescura del limón, y la sedosidad y dulzura del merengue. Simplemente al probarlo y al sentir ese escalofrío recorrer mi espina dorsal supe que era el helado perfecto.

Y este helado llega en un día que además recordaré el resto de mi existencia. Hoy, el cartero de mi barrio, me ha traído en carta certificada, mi ansiado carné de guía de turismo oficial de Galicia. Los que no andéis metidos en estos berenjenales probablemente no intuyáis su importancia, pero para mí, que he estado soñando con él los últimos 15 años, es un motivo inmenso de alegría.

Por fin, sin complejos, sin trabas, haciendo lo que más me gusta, que es (cocinar también...) turistear y enseñar las maravillas de mi tierra a sus visitantes. Disfrutad de este helado, pronto habrá más. Los helados y la alegría han vuelto al táper. 


Helado de Tarta de Limón

Ingredientes:
Para el helado de limón:

  • 180 g de azúcar.
  • 100 ml de zumo de limón.
  • 80 g de mantequilla.
  • una pizca de sal.
  • 4 yemas de huevo.
  • 400 ml de nata para montar.

Para el merengue:

  • 4 claras de huevo.
  • 4 cucharadas de azúcar.



Preparación:
1. En un cazo ponemos el azúcar, el zumo de limón y la sal. Ponemos a fuego suave mezclando hasta que se haya derretido la mantequilla.

2. En un bol mezclamos las yemas de huevo y le vamos añadiendo la mezcla de limón muy poco a poco y removiendo para evitar que las yemas se cuajen. Una vez que hemos mezclado bien todo, volvemos a ponerlo en el cazo y lo llevamos de nuevo al fuego, muy suave, y dejamos cocer, sin dejar de remover, hasta que espese. Tiene que quedar con la textura de unas natillas.

3. Dejamos templar a temperatura ambiente. Cuando esté templado, le añadimos la nata líquida para montar y mezclamos bien. 

4. Llevamos al congelador en un recipiente con tapa. Lo dejamos una hora, y a partir de ahí, vamos removiendo cada 45 minutos para romper los cristales de hielo. Dependiendo del congelador le llevará más o menos tiempo, pero contad al menos entre 4 y 5 horas. 

5. Cuando tenga una textura de helado, pero cremoso aún, preparamos el merengue.

6. Simplemente tenemos que montar las claras a punto de nieve con ayuda de unas varillas. Cuando estén semimontadas le añadimos poco a poco el azúcar y seguimos batiendo hasta tener un merengue firme.

7. Mezclamos el merengue con el helado de limón, con cuidado de que no se mezcle de todo, para que queden diferencias de color y se vean los trazos del merengue. Volvemos a introducir en el congelador y lo dejamos allí hasta el momento de servir.



Montse NoSinMiTaper

3 comentarios:

  1. Qué helado más rico y fresquito, además de que tiene un color que me gusta mucho. Me apunto la receta para el verano!! Un beso:)

    ResponderEliminar
  2. Ay madre!! Esto estaba yo buscando... algo que me hiciera babear con tan solo leer los pasos e imaginarme el resultado... Que sepas que lo voy a hacer... pero no de esas veces que se dice y se olvidan.. o se dejan pendientes... si no de esas que esta tarde me pongo a ello! Jajaa... Asi que pronto veras el resultado 😉 Por cierto! Me alegro mucho que tengas ya el carnet... aunque con o sin carnet no habrá mejor guía que tú, para que me enseñes algún día tú tierra! 😍 Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena, carnetista :) Y qué mejor que celebrarlo con un helado perfecto. O con una tarta. ¡O con un helado de tarta de limón! Me lo llevo porque mi heladera está a puntito de ponerse en marcha (en cuanto la suba del trastero)
    Besos, darling, muchos besos.

    ResponderEliminar

Instagram