Kulibiak de salmón

Llega el día 20 y, como cada mes, llega una novedad de la mano de Desafío en la Cocina. Este mes, tocaba desafío salado, y Mari Luz de Trasteando en mi Cocina era la boss encargada. Lo primero, nos lo pasamos genial con unas pistas maravillosas para intentar averiguar el desafío, es una de las partes más divertidas de este reto... Y después, otro montón de diversión intentando buscar una receta que resulte adecuada...

Pero este mes lo tuve super fácil, porque my darling MariTere, de Cocina Sin Problemas, que también participa en el desafío, tenía un kulibiak en su blog, así que yo, ni corta ni perezosa, para allá me fui a copietearle el pastelico (bueno, no del todo, que algún detalle sin importancia cambié) pero es que mucho no podía cambiar porque es que mi MariTere lo hace todo bien!!

El kulibiak es una especie de empanada de origen ruso, cuya peculiaridad es que los ingredientes se organizan en capas. Se pueden encontrar kulibiaks preparados con diferentes masas (hojaldre, brioche, masa de empanada) y rellenos (pescados variados, aves...) Aunque su origen se remonta al siglo XII, este plato alcanzó fama internacional en el siglo XIX, gracias a los grandes chefs franceses que trabajaban en la corte de los zares.

El resultado es un pastel majestuoso, una forma ideal de servir nuestro salmón cuando queremos impresionar a nuestros invitados... ¡y sin salirnos de presupuesto! No es que sea un plato difícil, pero sí que es laborioso. Sin embargo, yo creo que merece (y mucho) la pena, porque el resultado es soberbio.

No os dejéis guiar por las fotos. La verdad es que preparé mi kulibiak para cenar, en una de esas noches de invierno gallego infinito, así que las fotos del kulibiak completo quedaron oscuras, feas y tristes... Al día siguiente le saqué fotos al cuarto de pastel restante, que es lo que veis. Ya sé, ya sé, no puede ser. Pero es que... ¡con aquellas fotos no os animaríais a probarlo! Así que, yo prometo repetir el kulibiak con un poquito más de luz, para hacer unas fotos decentes, y vosotros me prometéis que vais a intentar hacerlo, y me lo vais a contar. ¿Hecho?


Kulibiak de salmón

Ingredientes:

Para la masa brioche

  • 300 g de harina.
  • 40 ml de leche.
  • 3 huevos
  • 10 g de levadura fresca.
  • 10 g de azúcar.
  • 140 g de mantequilla en pomada.
  • 1 yema para pintar la masa.

Para el relleno:

  • 65 g de arroz basmati.
  • 150 g de champiñones.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 1/2 kg de salmón en filetes, sin piel ni espinas.
  • 3 huevos.
  • sal.
  • pimienta negra molida.
  • perejil picado
  • aceite de oliva.


Preparación:

1. El día anterior, o con tiempo suficiente para que enfríe, preparamos el relleno. Por un lado, cocemos los huevos en un cazo con agua y cocemos el arroz en blanco y reservamos.

2. Por otro lado, picamos la cebolla y los champiñones y los rehogamos con un poco de aceite, hasta que estén tiernecitos. Salpimentamos y le ponemos un poco perejil picado. Los mezclamos con el arroz ya cocido y reservamos.

3. Para preparar la masa, mezclamos todos los ingredientes en la panificadora, y ponemos en marcha el programa de masas. Si lo hacemos a mano, simplemente tendremos que dejar reposar en un lugar cálido durante una hora y media, aproximadamente, que es lo que dura el programa de masas en mi panificadora.

4. Entonces retiramos la masa de la panificadora, y sobre una superficie enharinada, la amasamos un poquito, para retirarle el aire. Volvemos a dejarla reposar en un lugar cálido otra hora más.

5. Para montar el pastel, dividimos la masa en dos partes. Estiramos una y la ponemos sobre una bandeja de horno cubierta con papel. En este momento, precalentamos el horno a 200ºC.

6. Ponemos la mitad del arroz con champiñones extendido sobre la masa. Encima colocamos los filetes de pescado. Salpimentamos. Cubrimos con el resto del arroz y, por último, con el huevo cocido en rodajas.

7. Finalmente, estiramos la otra mitad de la masa y cubrimos cuidadosamente nuestro pastel, para evitar que se nos desmonte y nos deshaga las capas.

8. Cortamos la masa sobrante y pincelamos con una yema de huevo batida. Introducimos en el horno a 200ºC durante 10 minutos y, al cabo de ese tiempo, bajamos la temperatura a 180ºC. Lo dejaremos otros 20-25 minutos en el horno, hasta que veamos que el brioche está hecho, no conviene dejarlo demasiado para que no se nos seque el pescado.

9. Dejamos templar un poquito antes de cortar, y si podemos, utilizaremos un cuchillo grande y bien afilado, para no desmoronar el interior.


Y ahora si no queréis perderos ni uno solo de los kulibiaks que han preparado los demás participantes en el Desafío en la Cocina, pincháis en el logo inferior y... ¡a disfrutar!


Montse NoSinMiTaper

3 comentarios:

  1. Madre mía que pinta más estupenda!! A ver si encuentro tiempo y lo hago, que es sólo para mí!! En casa el pescado como no se llame atún y vaya en lata.............Un beso

    ResponderEliminar
  2. Como buena "pescadera" que soy, solo me lo como, no lo vendo ...jajaja, me ha encantado este desafio y es que este pastel queda ademas de bonito muy rico!! Perfecto ha quedado el tuyo guapa!! Bs.

    ResponderEliminar
  3. Que delicia, encima has hecho tu masa casera, que eso le da un toque único. Te ha quedado genial, dan ganas de pegarle un bocadito.Por cierto estoy de concurso y doy muchos premios, por si quieres echarle un ojo.Un besito,
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Instagram