Boeuf bourguignon {en cocotte}

Una cocotte es una tartera de hierro fundido, esmaltada. Transmite el calor de una manera muy uniforme, es válida para cualquier tipo de fuego, incluso para el horno, y es ideal para cocciones prolongadas, para la cocina de toda la vida. Y sin duda alguna, es el sueño de cualquiera a quien le guste cocinar... Cocinar en cocotte requiere su tiempo. Se utilizan pocos líquidos y los alimentos se cuecen en su propio jugo, por lo que los guisos hechos en este tipo de marmitas resultan sabrosísimos.

Mis cocottes, una redonda y una ovalada, son de la marca Simogas. Llevaba tiempo detrás de una de estas ollas, pero la verdad todas las marcas que conocía hasta ahora eran absolutamente inasequibles para mí... Las ollas de Simogas tienen una relación calidad-precio excelente, y por eso son una gran opción para que pueda haber una cocotte en cada cocina. Os podéis imaginar, estoy más feliz que una perdiz.

La verdad es que nunca pensé que hubiese tanta diferencia en el resultado al utilizar una de estas ollas, los guisos, estofados y demás salen ¡¡sencillamente perfectos!!

Al más puro Julia Child, estrené mi cocotte redonda con un estofado de carne tradicional de la cocina francesa, concretamente de la región de Borgoña. Habitualmente suele llevar unas cebollitas glaseadas como guarnición, pero yo he simplificado un poquito la receta, para convertirla en un estofado más aceptable para los peques de casa. Se trata de un estofado hecho muy despacito, con el que convertiremos cortes de carne "menos nobles" en pura mantequilla. Eso sí, no escatiméis en la calidad del vino, porque esa cuestión sí va a repercutir en el resultado final de nuestra receta.

Y después del tiempo dedicado a la elaboración del boeuf bourguignon, sólo nos queda acompañar con un buen vino y un buen pedazo de pan, porque la salsa es rica hasta decir basta...



Boeuf Bourguignon {en cocotte}

Ingredientes (para 4 personas)

  • 3/4 kg de de morcillo de ternera.
  • 125 g de bacon ahumado en un trozo.
  • 2 zanahorias grandes.
  • 1 cebolla grande.
  • 200 g de champiñones.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1/2 cucharadita de tomillo.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1/2 litro de vino tinto.
  • 1/4 litro de caldo o agua.
  • 2 cucharadas de harina.
  • aceite de oliva.
  • sal.
  • pimienta



Preparación:

1. Cortamos la carne en trozos no demasiado pequeños, para evitar que se seque; precalentamos el horno a 180ºC.

2. En nuestra cocotte, salteamos el bacon en trocitos con un poquitín de aceite hasta que esté bien dorado. Retiramos y reservamos.

3. Añadimos la carne en trozos y dejamos que se dore muy bien por todos lados. Una vez que esté bien dorada, la retiramos y reservamos también.

4. En el mismo aceite, rehogamos los dientes de ajo picados y dejamos que se sofrían un par de minutos. Añadimos las cebollas en juliana y las zanahorias en rodajas. Seguimos rehogando.

4. Ponemos de nuevo en la cocotte la carne y el bacon que habíamos reservado. Añadimos la harina, y la sofreímos bien, para que pierda el sabor a crudo.

5. Añadimos el vino, sal y pimienta, el tomillo y la hoja de laurel. Rascamos un poco el fondo de la cocotte con una espátula de madera para desglasar los jugos de la carne. Si es necesario, añadimos caldo justo hasta cubrir la carne.  Tapamos la cocotte y llevamos a ebullición.

6. Cuando comience a hervir, trasladamos la cocotte al horno, tapada. Dejamos dentro del horno a 180ºC durante unas dos horas. 

7. Entre tanto, limpiamos los champiñones. Los cortamos en cuartos y los sofreímos en una sartén con aceite a fuego vivo para que se doren. Los añadimos al guiso y dejamos cocer, dentro del horno, al menos media hora más. 

8. A partir de aquí, es cuestión de ir pinchando la carne para comprobar cuándo está totalmente tierna.

9. Podemos servir acompañado de unas patatas hervidas, un arroz en blanco o algo de pasta.


Montse NoSinMiTaper

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram