Kiffles {de albaricoque}

Las kiffles son unas galletas tradicionales de Hungría, hechas con una masa de queso, que pueden llevar diferentes rellenos. Son típicas de Navidad, y son unas galletas de sabor suave y delicado, pura adicción. 

Son bastante laboriosas de elaborar, pero creo que el resultado merece la pena. Incluso aunque no nos queden tan bonitas, su sabor es inigualable... Las pondría entre las mejores galletas que he probado, y ya sabéis que soy muy galletera... 

Así que, este mes, para el viaje que nos proponían las Reposteras por Europa hasta Hungría, escogí estas galletas {ya conocéis mi debilidad por las galletitas} tan especiales. Ingredientes sencillos. Mucho amor. Fundamental en unas galletas, por supuesto.

Los rellenos varían: mermelada de frambuesas o frutos del bosque, frutos secos, dátiles... Todos una delicia, a cada cual mejor, aunque el más popular parece ser la mermelada de albaricoque. Creo que tendré que darle una oportunidad a todos y cada uno de ellos, porque a pesar del trabajo, estas galletas merecen mucho la pena.


Kiffles {de albaricoque}
Ingredientes para unos 40 kiffles

  • 280 g de harina.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 225 g de queso crema tipo Philadelphia.
  • 225 g de mantequilla.
  • mermelada de albaricoque.
  • azúcar glas {para decorar}.


Preparación:
1. Hay que preparar la masa con bastante antelación, porque tiene que estar bien fría. Es una masa blandita y difícil de manejar. Para ello, batimos juntos el queso y la mantequilla a temperatura ambiente hasta que estén formen una crema homogénea. 

2. Entonces añadimos la harina. La masa debe ser muy suave, pero no pegajosa. Si fuese necesario, añadimos un poquito más de harina.

3. Envolvemos en papel film y llevamos a la nevera, un mínimo de dos horas, hasta que esté bien dura y consistente, si no es así, no podremos estirarla.

4. Para hacer las galletas, lo mejor es ir tomando porciones de masa y estirarlas primeramente en las manos bien enharinadas, para después ayudarnos con un rodillo. Hay que ir rápido, ya que al perder temperatura la masa se hace más pegajosa. La cortamos con ayuda de un cortapastas cuadrado, le ponemos media cucharadita de mermelada de albaricoque en el centro, y unimos dos de las puntas, tal como se ve en las fotos. 

5. Precalentamos el horno a 180ºC y cuando esté listo, horneamos las galletas entre 15 y 18 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla y espolvoreamos con azúcar glas cuando estén completamente frías.



¡¡El viaje por Hungría continúa!! Visitad el recopilatorio de las Reposteras por Europa pinchando en el logo inferior y conoceréis muchos más dulces de este país.


Montse NoSinMiTaper

17 comentarios:

  1. Aaaaayyyy...que ricuraaaaa!! se me hace la boca agua solo de verlos...es que como estoy a dieta de dulces durante un tiempito, los deseo muchíiiisimo!!! y con esa pinta que tienen...no se si me voy a poder resisitir!!!me los guardo para dentro de unos 15 días que será lo máximo que aguantaré sin probar el dulce jajajaja.Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déjate llevar por tus instintos, Julia querida, no te defraudarán!! #amorporlasgalletashúngaras

      Eliminar
  2. ¡Qué rico! Yo estoy a dieta para perder unos kilos de más que tengo, pero pronto voy a recibir visitas en casa, así que esta receta viene bien. ¡Voy a probarla! Saludos, buen año, Bet desde Argentina.-

    ResponderEliminar
  3. Que bonitas quedan y que buenísimas tienen que estar. Felicidades por tu elección, me encantan!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la receta, la haré segurompues me chiflan las masas con frutas o chocolate! Todo light como puedes ver... Besos y gracias por compartirla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oysoysoys me parece que somos las dos muy fans de recetas light... Un beso!

      Eliminar
  5. Ojú que pintaza que tienes estás galletas Montse... menuda ricura que se esconden en este país... Estas me las guardo para hacerlas!! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niña, a mí Hungría me ha enamorado, qué de cosas ricas he visto... Y estas galletas las repetiré seguro! Besos!

      Eliminar
  6. Que buena pinta tienen estas galletas, me pense en hacerlas aunque al final me decante por otras, pero creo que las guardare en mi interminable lista de recetas por probar. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Riquísimos y muy cuquis.
    Unas galletitas que también tuve como opción junto con la tarta Dobos pero al final me tiré por el requesón, aunque también con mermelada de albaricoque.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. Ohhhhh gran descubrimiento, no me topé con esta receta en mi búsqueda de recetas húngaras y con lo que me gusta a mí el queso

    ResponderEliminar
  9. Se ven divinas, ideales para acompañar unas buena taza de te y café, ademas de preciosas
    Estoy encantada con la receta me la apunto
    Dulces Éxitos
    Kim

    ResponderEliminar
  10. Que preciosidad de galletas, te han quedado muy bonitas!!! Y por los ingredientes que lleva tienen que estar riquísimas...me guardo tu receta.
    Un bst.

    ResponderEliminar
  11. ayy Dios niña!! esto tiene que ser un bocado divino como mínimo jajajajjaaja. sisi algo laboriosas pero fijo que vale la pena. Besotes bombómm!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Montse qué delicia de galletas, adoro las masas con mermeladas y aunque dices que son laboriosas, por la pinta que tienen parece que es una receta imperdible.
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Buenísimos que están los kiffles, yo me he quedado prendada de ellos cuando los hice. Son elaborados pero merecen mucho la pena. Te han quedado fenomenales, pintaza total! Besitos guapa!

    ResponderEliminar

Instagram