Rijstaart {pastel de arroz belga}

Día 10, día de viaje por Europa. De la mano de Leire, de La Hondonada de los Dulces, este mes me toca viajar a Bélgica junto a las demás Reposteras por Europa, un reto organizado por Pili, del blog Tothom a la cuina.

Bélgica. Cara de póquer se me quedó a mí cuando supe el destino de este mes. Bélgica. ¿Qué sé yo de la gastronomía belga? Cerveza. Chocolate. Gofres. Y mejillones con patatas fritas. Ni idea, total. Lingüísticamente es un país que me fascina, y no os digo esto por nada, ya veréis. Tres lenguas oficiales, neerlandés, francés y alemán. Esto no sólo me resulta fascinante como traductora, sino que resulta apasionante por el inmenso crisol de culturas y tradiciones que se unen en un país relativamente pequeño.

Históricamente, apasionante. Incluso estuvo gobernada por los Habsburgo españoles. Aquello de poner una pica en Flandes, fijándose... 

Y este asunto de los españoles me vino a la cabeza al hurgar un poco en la gastronomía del país, cuando encontré este pastel de arroz. Ni más ni menos, podríamos decir, un pastel de arroz con leche. Así que, fascinada por esta similitud entre la cocina flamenca y la asturiana, me enamoré de este dulce. Procede de la ciudad de Verviers, en la provincia de Lieja, y es tan popular que se puede encontrar en todas las pastelerías. En versión individual, en forma de pequeñas tartaletas, también me parece muy apetecible. Acompañado de alguna confitura o fruta fresca (ya le he echado el ojo a unos melocotones a la parrilla)... 

Delicioso. Sin más. Fácil, también. Pero sobre todo delicioso, merece mucho la pena probarlo. Y repetirlo, por supuesto.



Rijstaart
Ingredientes:

  • 400 ml de leche entera.
  • 100 ml de nata para montar (35% materia grasa).
  • 70 g de arroz.
  • 90 g de azúcar.
  • 1/2 ramita de canela.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1 huevo.
  • 1 lámina de masa quebrada ya preparada.


Preparación:
1. Lo primero que preparamos es el relleno, ya que tenemos que enfriarlo bien bien. Lo ideal es que lo preparemos 24 horas de hacer nuestro pastel y lo reservemos en el frigorífico. 

2. Ponemos en un cazo la leche, la ramita de canela y la vainilla a calentar. Justo antes de que empiece a hervir, le añadimos el arroz. Bajamos el fuego y removemos a cada poquito, para que no se nos pegue. Dejamos cocer unos 20 minutos.

3. Entonces, añadimos la nata y el azúcar, removemos bien para que el azúcar se disuelva, y seguimos cociendo a fuego muy suave, otros 20 minutos, hasta el arroz esté bien tierno.

4. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y posteriormente lo reservamos en la nevera. Tiene que estar bien frío para poder hacer el pastel.

5. Cubrimos un molde de base desmontable con nuestra lámina de masa quebrada. Yo suelo ponerle un papel de hornear en el fondo, para que después sea más fácil desmoldar. Precalentamos el horno a 200ºC.

6. Mezclamos nuestro "arroz con leche"(al que habremos retirado la ramita de canela) con el huevo batido y lo vertemos sobre la masa quebrada. Horneamos unos 25 o 30 minutos, hasta que la superficie está dorada. 

7. Retiramos del horno, y dejamos enfriar antes de servir.




Si queréis continuar este maravilloso y dulce viaje por tierras belgas, no lo dudéis ni un instante... Pinchad en el logo del reto "Reposteras por Europa" y derechitos os iréis a disfrutar de las delicias de esta tierra.


Montse NoSinMiTaper

Instagram