Mermelada de calabaza y mandarina

Noche de insomnio. Larga, inacabable. Al final tenía que ser. No soy una persona que tolere bien la presión. Eso no me hace menos capaz de llevar a buen término los proyectos, pero de cuando en cuando, la olla revienta. Salen los miedos, los agobios, las inquietudes. En el silencio de la noche. Esas noches que no terminan, dándole vueltas infinitas a las cosas. Queriendo dejar de llorar. Queriendo dejar de tener miedo. 

Y entonces fue cuando me di cuenta de lo que te echo de menos. A mí antes no me pasaban estas cosas, me hacías reír. Cada día. La risa espantaba al miedo, y dormía tranquila, porque sabía que al día siguiente estarías ahí otra vez, para hacerme reír. Cada día. 

Ahora no es así, sólo queda el miedo y la soledad. Sólo queda el eco de aquellos amores infinitos. Sólo quedan los recuerdos. No quiero más noches de insomnio, no quiero pensar en que ya no estás, en que ya no puedo conversar cada día contigo. Necesito dormir, descansar, salir airosa de esta pesadilla. Y volver a reír. Para espantar a los monstruos. Para que se vayan muy lejos y no vuelvan. Para que me dejen renacer de mis cenizas, como el ave Fénix, y volver a reír. Reír fuerte, que resuene en el mundo, como antes, cuando estabas aquí.

Vuelve. 


Mermelada de calabaza y mandarina
Ingredientes
  • 600 g de calabaza (pelada y sin pepitas).
  • 400 g de mandarinas en gajos.
  • 1 vaina de vainilla.
  • 2 cucharadas de zumo de limón.
  • 500 g de azúcar.


Preparación:

1. Trocear bien la calabaza y cortar los gajos de mandarina en dos. Poner todo en una tartera junto con el zumo de limón, el azúcar y el interior de la vaina de vainilla. Dejar reposar un par de horas.

2. Poner al fuego, y dejar cocer a fuego lento, aproximadamente una media hora, hasta que la calabaza esté muy blandita.

3. Triturar con ayuda de una batidora y envasar en botes, si lo deseamos. Como esta mermelada no tiene mucho azúcar, yo la pongo en envases pequeños y la congelo, así me aseguro de que no se estropea, y la tengo para todo el año.

4. Combina genial con unas tostaditas de queso de untar, y para desayunar es ¡¡mmmmm!! ¡¡una delicia!!.

Esta receta, aunque yo le pongo algo más de azúcar que ella, la descubrí el año pasado, en el blog de Aurélie "La Chef A". La descubrí justo cuando se terminaba la temporada de mandarinas, así que sólo me dio tiempo a hacer una poquita. Este año, ya he cargado el congelador de esta mermelada tan deliciosa, como sólo las manos de Aurélie saben hacer. No dejéis de descubrir su casita virtual aquí, seguro que os va a encantar.


Montse NoSinMiTaper

2 comentarios:

  1. Leerte triste me choca...siempre tan alegre, siempre tan dinámica...Me choca y me pone triste saberte idem...

    ResponderEliminar
  2. ¿Te digo un secreto? Eso de "lo que no te mata, te hace más fuerte", en mi caso pocas veces funciona, a pesar de la experiencia siempre busco un rayo de sol que ilumine mi cara para volver a sonreír. Nunca te rindas.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar

Instagram