Dulce de membrillo

Culo veo culo quiero. Creo que es la segunda entrada de este blog que empieza con la palabra culo. No sé si eso será muy bueno para mi posicionamiento global, pero en fin, si es que no hay ninguna duda: voy viendo cosas por el mundo y las quiero todas.

Claro, a veces pienso que debería dejar las redes sociales, porque mis contactos, muchos de ellos en este mundillo bloguero gastronómico, no dejan de bombardearme con cosas ricas... Pero si es que no tengo remedio, si Mahoma no va a la montaña, pues la montaña (o sea yo) se busca solita las recetas...

Que digo yo, que cada una tiene sus vicios, otras se sacan pelotillas del ombligo o se comen los mocos. Salió una en la radio esta mañana que come estropajos con detergente olor a manzana... Pues yo, cocino. Y como, nada de repartir por la vecindad. En casa damos buena cuenta de todos los manjares. Como limas, comemos como limas...

Mi último pecado es culpa de Gaby Bikísimas, que dicho sea de paso, es una artista no sólo de las bicas, sino también de muchas otras cosas, me encantan sobre todo sus mermeladas, tan ricas y originales (si no la conocéis, irse corriendo, que merece la pena, pero volved a terminar de leer mi receta). Pues bien, mi querida Gaby, tuvo a bien, sin pensar en el bienestar ajeno, publicar su receta de dulce de membrillo. Y entonces me acordé.

Mi madre suele hacer membrillo todos los años, en el pueblo tiene un ¿membrillo? ¿membrillero? ¿membrillal? ¿árbol de membrillos? y después lo congela, y así estamos surtidos todo el año. Ahora, como mi padre no debe tomar mucho azúcar, pues le pone mucho menos, y entonces le queda así como crema de membrillo, como para untar, que rica está igual, eh, pero bonita, ya no tanto.

Pues yo como todavía ningún doctor me ha quitado del azúcar, le pongo el mismo peso de azúcar que de fruta, ahí a lo kamikaze, para mí el dulce de membrillo tiene que ser muy dulce, para ponerle sólo un poquito, pero esto va a gustos, así que veréis muchas recetas con menos azúcar. Lo dicho, yo, a lo kamikaze, como si no hubiese mañana, o la diabetes fuese a desaparecer del planeta.

Es muy fácil de hacer en casa, y si tenéis Thermomix (mirad al final de la receta cómo lo hago yo con la maquinita) pues chupado. Y ya nunca más querréis comprarlo, ni punto de comparación. Y luego, cuando está frío, lo desmoldáis, lo cortáis en trozos, los envolvéis bien y ¡¡al congelador!! ¡¡Membrillo para todo el año!!


Dulce de membrillo

Ingredientes:

  • membrillo sin corazón ni partes feas.
  • igual peso de azúcar que de membrillo ya limpio.
  • un chorrito de zumo de limón.


Preparación:
1. Lavar bien los membrillos y secarlos. Sacarle los corazones, que son duros, y cualquier cosa que veamos en la piel que nos pueda estropear el dulce. Pesar la fruta.

2. Poner en una cazuela amplia, troceado pequeño, con el zumo de limón, y el mismo peso de azúcar que de fruta. Dejar reposar al menos dos horas.

3. Poner a cocer a fuego suave. Llevará más o menos tiempo dependiendo de la fruta que esté más o menos madura. Está listo cuando el membrillo tenga ese característico color rojizo, esté blandito y casi no le quede líquido.

4. Triturar muy bien y verter en unos moldes. Dejar enfriar a temperatura ambiente, y después dejar en la nevera hasta el día siguiente.

5. Si lo vamos a congelar, cortamos en porciones del tamaño deseado, envolvemos bien con papel film y guardamos en el congelador. 


NOTA DE LA BLOGUERA
El dulce de membrillo, si no vais a hacer mucha cantidad (máximo 750 g de fruta) se puede hacer estupendamente en la Thermomix. El paso 1 y 2 del proceso serían igual. En el 3 introducimos primero la mitad de la fruta en el vaso, y trituramos unos segundos en velocidad 10. Añadimos el resto de la fruta y volvemos a triturar en velocidad 10. Una vez hecho esto, programamos 30 minutos, 100º, velocidad 3-4. Dejamos el bocal sin el cubilete, yo le pongo encima el cestillo, por culpa de las salpicaduras del membrillo cuando está cociendo, pero es importante dejar que se evapore el líquido. Cuando acabe el tiempo, vamos viendo si es necesario programarle más, en igual temperatura y velocidad. Cuando ya esté listo, colocamos el cubilete, y trituramos 1 minuto velocidad 10. Y listo para verter en nuestro molde.


Montse NoSinMiTaper

4 comentarios:

  1. Ole, ole, oleeeeeeeeeeee
    Viva el dulce de membrillo casero, y viva mi Montse guapaaaaaa !!!
    Gracias amore.

    ResponderEliminar
  2. Mira que no sabía el truco del congelado!!!!
    A mi también me encanta, con queso es mi pasión, pero muy poquito, también me gusta que sea dulce, y mi último descubrimiento, que desde entonces es fijo, es añadirle manzana reineta, le suaviza el sabor, y está de muerte :-D

    ResponderEliminar
  3. Seguro que sube tu posición en la red pero igual te viene otro tipo de publico y te hacen regalos jugosos. Me encanta tu membrillo, se ve tan brillante y liso que hasta yo me comía un trozo. Beso.

    ResponderEliminar
  4. Andaba yo buscando como sacarle partido a mi thermo para los 4 membrillitos que me han regalado. Pues hoy mismo me pongo.

    ResponderEliminar

Instagram