Cookies

Tras la tormenta viene la calma, o eso dicen. Pero es que últimamente yo voy así de tormenta en tormenta, aún no salí de una y ya me veo metida en otra... Más café que de costumbre, menos horas de sueño y, voy a decirlo, menos humor para muchas cosas, entre ellas para cocinar.

Cocinar es una de esas cosas que me gusta hacer sin prisas. Jamás hago un bizcocho con el tiempo contado, sé de antemano que se me va a hundir por el centro. Llamadme maniática, pero creo que el bizcocho sabe que no tengo ni tiempo ni ganas. Sin embargo, por otra parte, la cocina es una de esas cosas que me relaja, que me regresa a la calma y que me devuelve la tranquilidad.

En estos momentos de la vida, me encanta hacer galletas. Son fáciles, no suelen estropearse aunque no seamos tan cuidadosos (como los puñeteros bizcochos) y están riquísimas. 

Me gustan todas las galletas, pero estas en concreto, me parecen fabulosas por lo sencillas que son no sólo en cuanto a elaboración sino también en cuanto a ingredientes. Cuatro cositas, que siempre tenemos en casa, y unas galletas deliciosas en poco tiempo.

Las cookies con chips de chocolate nacieron en Estados Unidos, en la década de 1930. La receta original se dice que pertenece a Ruth Graves Wakefield, la propietaria de Toll House Inn, en Whitman (Massachusetts). La popularidad de este restaurante se debía no sólo a la excelente comida casera que servían, sino que además obsequiaban a los comensales con una ración extra para que se la llevasen a su casa y la sirviesen para postre. Su libro de cocina, publicado en 1936 incluía esta receta, que pronto se hizo muy popular en todos los hogares norteamericanos.

No es de extrañar, porque son fabulosas. Azúcar blanco o moreno, o una combinación de ambos. Mantequilla de buena calidad. Harina, huevo... Tachán! El milagro se ha obrado. Un manjar delicioso. Mientras vais leyendo la receta, voy poniendo el café, que ya es hora de hacer una pausa...


Cookies

Ingredientes para unas 20-25 galletas

  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 100 g de azúcar blanquilla.
  • 100 g de azúcar moreno.
  • 75 g de chips de chocolate.
  • 175 g de harina.
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 1 huevo.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.


Preparación:

1. Batir bien la mantequilla con el azúcar blanquilla y el azúcar moreno, hasta que se haya integrado bien. 

2. Añadimos el huevo y la esencia de vainilla y seguimos batiendo.

3. Añadimos la harina, la sal y el bicarbonato. Mezclamos hasta que esté todo bien integrado. Añadimos los chips de chocolate y mezclamos cuidadosamente. Hacemos una bola con esta masa, la cubrimos con papel film y la introducimos en la nevera durante al menos media hora, para que se enfríe bien.

4. Calentamos el horno a 180 ºC. Cubrimos una bandeja de horno con papel y colocamos porciones de masa no demasiado grande a las que les habremos dado forma de bolita. Hay que tener cuidado de separarlas suficientemente porque se expanden en el horno, ya que es una masa con mucha mantequilla. No hace falta aplanarlas, cogen la forma adecuada al hornear. 

5. Horneamos a 180ºC entre 13 y 15 minutos, dependiendo de nuestro horno, es importante sacarlas cuando empiezan a tomar color por los bordes, que no se doren demasiado. 

6. Cuidadosamente sacarlas de la bandeja de horno (cuando están calientes son blanditas) y dejarlas enfriar sobre una superficie plana o sobre una rejilla. 


Montse NoSinMiTaper

2 comentarios:

  1. Ayyyy mi extresada jijijijij. Ya veras que vndrá la calma a tu vida.
    Las galletas riquísima y como tu dices menos puñeteras que los bizcochos jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar

Instagram