Conejo a la mostaza

Empieza el mes de octubre. No me lo puedo creer. Septiembre ha sido una locura, el mes se me ha pasado volando casi sin darme cuenta ni tener tiempo para sentarme a respirar...

La vuelta al cole suele ser bastante ajetreada y cierto es que este año esperaba algo más de jaleo, ya que es el primer curso de Luci en el instituto. Lo de siempre, libros, material escolar, nuevos horarios, nuevas rutinas, sacudirnos de encima la pereza del verano. Pero este año además han surgido un montón de contratiempos y labores que me han tenido muy ocupada (y sospecho me seguirán teniendo a tope unos cuantos meses).

Llevo todo el mes corriendo de aquí para allá, como una gallina descabezada. Eso es lo que no me lleva a ninguna parte. Veo como otras personas hacen multitud de cosas con su tiempo y aún así les sobra para hobbies, para descansar... Yo llego a las once de la noche con la lengua fuera, agobiada, cansada y aburrida de no haber cumplido los objetivos del día. 

No quiero dejar de hacer ninguna de las cosas que hago: unas, porque son imprescindibles; otras, porque son las que me gustan y mueven el motor para hacer el resto con ganas... Así que, me he propuesto organizarme, no sé cómo ni de qué manera (soy el caos personificado) pero sé que tengo que hacerlo.

Establecer un tiempo para cada cosa, concentrarse en lo que uno está haciendo, ir pasito a pasito... Ya os iré contando, esta va a ser la obra del Escorial de mi vida...

De momento, os dejo con una rica receta de conejo a la mostaza. El conejo no era de mis carnes favoritas, pero le he ido cogiendo gusto, y ahora en casa nos encanta. Lo voy probando de maneras diferentes, esta en concreto es de mis favoritas, la mostaza de Dijon me pierde... Eso sí, por favor no utilicéis la llamada mostaza americana, que es la que habitualmente se le pone a las hamburguesas, por ejemplo. Su sabor es completamente diferente, y el plato no tendrá el mismo resultado. Mostaza de Dijon o también mostaza a la antigua, si os gusta... 

He visto que en algunas recetas le ponen nata para hacer enriquecer más la salsa, pero en casa es así como más nos gusta. 

Mientras le echáis un vistazo, me voy a sentar un ratín, respirar hondo y relajarme... Y después a tratar de poner un poco de orden en mi día a día, que así no se puede. 


Conejo a la mostaza
Ingredientes para 4 personas

  • 1 conejo de aproximadamente 1 kg.
  • 100 g de cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 100 ml de vino blanco.
  • 250 ml de caldo de ave.
  • 1 cucharada colmada de mostaza de Dijon.
  • una pizca de tomillo.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 cucharada de harina.
  • sal y pimienta.
  • aceite de oliva.



Preparación:
1. Trocear el conejo y salpimentar los trozos. Pasarlos por harina y sofreírlos en una cazuela con aceite de oliva bien caliente, hasta que se hayan dorado bien por todos lados. Retirar de la cazuela y reservar.

2. En la misma cazuela, añadir la cebolla y el ajo picados, sofreírlos despacio sin que lleguen a dorarse. Añadir el vino blanco y rascar bien el fondo de la cazuela para aprovechar todos los jugos de sofreír el conejo.

3. Dejar reducir unos instantes y añadir la mostaza de Dijon y disolverla en la salsa. Volver a introducir los trozos de conejo en la cazuela, cubrir con caldo y añadir una pizca de tomillo y la hoja de laurel. 

4. Dejar cocer despacito durante 45 minutos más o menos, hasta que veamos que el conejo está muy tiernecito.


Montse NoSinMiTaper

Instagram