Codillo al horno con castañas

Las castañas son una de las cosas que más me gustan en el mundo mundial. Me encanta comerlas solas, asadas o cocidas con unas semillas de hinojo, pero también me encanta añadirlas a todo tipo de platos, tanto dulces como salados. Lo único que me disgusta de las castañas es pelarlas, que es un auténtico trabajo de chinos.

Hace unos días tuve la suerte de encontrar un producto que me parece soberbio, por la comodidad que ofrece: unas castañas cocidas y envasadas al vacío, producidas por la empresa gallega Caurelor.

Son castañas ecológicas, recogidas a mano en la Sierra de O Caurel. Esta zona está llena de grandes extensiones de castaños centenarios, ya que la castaña fue alimento básico para la población de Galicia durante mucho tiempo, antes de ser sustituida por la patata. Así que, recogiendo la tradición de la zona, en Caurelor conservan las castañas en arena hasta el momento de su elaboración, lo que les confiere una especial deshidratación, y evita que se estropeen a causa de la humedad propia de la castaña.

Como os he dicho en otras ocasiones, me siento muy identificada con estas pequeñas empresas de mi región que no sólo impulsan tradiciones centenarias, sino que además lo hacen de un modo artesanal, respetuoso con el medio ambiente, dando lo mejor de nosotros mismos para el mundo.

Además de castañas cocidas y envasadas al vacío, tienen otros productos como castañas frescas (en temporada), castañas en almíbar, crema de castañas... y por supuesto unas mermeladas ecológicas que harán las delicias de toda la familia... Además tienen tienda online, que es una comodidad, no me digáis que no.

Hoy me decidí por añadir las castañas a un rico codillo al horno, que es un plato muy de otoño, muy de domingo, muy de dormir una siestuqui después. No es un plato difícil, pero sí laborioso, necesita su tiempo para que la carne quede tierna y jugosa, necesita que prestemos atención para que no se quede sin líquidos. Pero como recompensa, para mí, es un plato de auténtico lujo, para poner en una mesa de fiesta y quedar como auténticos marqueses.


Codillo al horno con castañas

Ingredientes para 4 personas

  • 4 codillos de cerdo frescos.
  • 4 patatas grandes.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 cebolla grande.
  • 100 ml de brandy.
  • 100 ml de vino blanco.
  • 100 ml de caldo de carne (o más, dependiendo de lo que se seque en el horno).
  • 250 g de castañas cocidas Caurelor
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.
  • Tomillo seco.
  • Romero seco.


Preparación:
1. Primeramente hay que hervir los codillos en agua con sal, o con una pastillita de caldo, durante 1 hora. Así aprovechamos y hacemos el caldo. Yo, para aligerar el tiempo (y porque normalmente sólo pongo para dos personas) lo hago en la olla rápida, 25 minutos, con la válvula en la segunda posición. Reservamos el caldo, para añadirlo después al asado.

2. Retiramos los codillos del caldo y los colocamos en una fuente de horno untada con aceite.

3. Salpimentamos los codillos, les ponemos también tomillo y romero al gusto.

4. Cortamos las patatas en trozos medianos y las colocamos en la fuente, alrededor de los codillos. Junto a ellas, añadimos los 250 g de castañas, ya cocidas y peladas. Ponemos por encima los dientes de ajo y la cebolla, picados no muy pequeños. Añadimos el brandy, el vino blanco y 100 ml de caldo. Reservamos el resto del caldo por si en algún momento vemos que le hace falta más líquido al asado.

5. Metemos en el horno, precalentado a 180ºC, calor arriba y abajo, y dejamos una hora. Damos la vuelta a los codillos, y volvemos a meter durante otra hora en el horno. Cada vez que demos la vuelta a los codillos, comprobamos que tenemos suficiente líquido y regamos por encima los codillos, las patatas y las castañas con el jugo de la bandeja. Si es necesario añadimos un poco del caldo que teníamos reservado.

6. Volvemos a dar la vuelta a los codillos,  pero ahora, si nuestro horno nos lo permite, encendemos el ventilador y subimos la temperatura a 200ºC. Al cabo de media hora, volvemos a voltear los codillos, que ahora ya estarán doraditos. Volvemos a introducir en el horno media hora más.

7. Servimos los codillos, acompañados de las patatas y las castañas.




Montse NoSinMiTaper

14 comentarios:

  1. Vaya combinación tan curiosa! Nunca se me hubiera ocurrido! Pintaza!

    ResponderEliminar
  2. Solo leer castañas y me acuerdo del reto navideño. Pero acompañando a ese codillo... uff... Quien podría resistirse?
    Bss

    ResponderEliminar
  3. A mi padre le encanta el codillo. Algún día se lo haré así porque con esas castañitas tiene que estar de miedo!! Besitos, guapa!!

    ResponderEliminar
  4. Nena, que lujo de receta! aún estoy salivando , me encanta :)
    Bicos guapa

    ResponderEliminar
  5. ¡Codillos! Justo lo que hemos comido hoy... Pero yo sin castañas, pero sólo porque no conocía tu receta. Para la próxima se las pongo, que tiene una pinta impresionante. Besos

    ResponderEliminar
  6. Desde luego que es un plato de lujo Montse!!! El codillo me encanta, pero sin castañas que no me gustan nada, y bastante mal lo pasé estas navidades con el reto. Solo acompañado de esas patatas, tiene que ser una delicia!!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  7. Platazo de lujo que te ha salido! La carne del codillo es super tierna y acompañada con las castañas y esas patatitas.. debe estar divino!! Me has dejado antojada.. que lo sepas! Besos guapa!

    ResponderEliminar
  8. Que cosa más rica por dios!
    Se me había pasado a mi esta receta..hora me llevo con tu permiso :)

    ResponderEliminar
  9. Que pinta tan buenísima tiene el codillo con las castañas, debe de estar riquísimo, ummm de buena gana lo probaba!!, besosssss

    ResponderEliminar
  10. Que buena combinación de alimentos. Me ha encantado para un fin de semana y como bien dices tú seguir con la siesta de rigor. Un besito.

    ResponderEliminar
  11. ME PARECE ORIGINAL Y RIQUÍSIMA ESTA UNIÓN.

    ResponderEliminar
  12. ¡Me acabo de dar cuenta que ya te comenté esta receta! Y vuelvo a decirte que me encanta, que en mi casa preparamos mucho los codillos, pero lo de las castañas tengo que probarlo.

    ResponderEliminar

Instagram