Amygdalota {Galletas Griegas de Almendra}

Nos volvemos a poner en marcha, de viaje con las Reposteras por Europa. En el sorteo que hacemos todos los meses, salió elegida Cuca de Los Dulces Secretos de Cuca, así que fue ella la que decidió el destino de nuestro viaje... ¡¡Nos vamos a Grecia!! 

Los que habéis leído otras recetas mías, ya sabéis que me encanta la gastronomía griega así que, yo, más feliz que una perdiz (por si os interesa aquí os dejo otras recetas griegas en el blog). 

Para mi sorpresa, me encontré con estas galletas, que a pesar de su extravagante nombre, son muy familiares para mí... Cuando era pequeña, mi abuela me traía siempre de Noia unos almendrados que se hacían sobre unas obleas que eran exactamente así... Bueno, si no eran exactamente así, eran muy muy parecidos...

Así que, guiada por los recuerdos gallegos que me volvían a llevar a Grecia, me puse manos a la obra; se ve que la cocina mediterránea tiene un hilo conductor que nos lleva de un lugar a otro con sabores y modos de cocinar que resultan tan familiares...


Amygdalota

Ingredientes para unas 18 galletas

  • 250 g de almendra molida.
  • 150 g de azúcar.
  • 2 huevos.
  • 1 cucharada de sémola fina.
  • 1 cucharadita de agua de azahar.
  • Unas 18 almendras enteras para decorar.


Preparación:

1. Mezclar la almendra molida y la sémola fina en un bol.

2. Batir las dos yemas con el azúcar hasta que se haya vuelto blanquecino y haya doblado su volumen. Añadir el agua de azahar, y verter esta mezcla sobre las almendras. Mezclar cuidadosamente, resulta una masa bastante seca por el momento. 

3. Montar las dos claras a punto de nieve firme, e incorporarlas despacio a la masa de galletas.

4. Precalentar el horno a 180ºC.

4. Colocar, con ayuda de una cuchara, unas bolitas de masa sobre una bandeja cubierta con papel de hornear. Sobre cada bolita ponemos una almendra entera, presionando ligeramente.

5. Horneamos a 180ºC durante 15 minutos, hasta que estén ligeramente doradas por debajo. No debemos dejarlas dorar demasiado, el objetivo es que conserven la textura húmeda propia de la almendra en el interior.

6. Retirar del horno y dejar enfriar las galletas completamente, antes de guardarlas en una caja de lata con cierre hermético.


Si queréis continuar este viaje por Grecia, no olvidéis visitar al resto de participantes en el Reto Reposteras por Europa. ¡¡Nos vemos en el próximo destino!!


Montse NoSinMiTaper

Instagram