Mousse de lemon curd

Seguramente sabéis que estoy Pinterest. Es probable incluso que algunos y algunas me sigáis allí. Pinterest me parece una gran fuente de inspiración, tan visual. Ves una foto y sabes que eso te lo quieres comer. Entra por los ojillos que es por donde entra la comida en primera instancia. Se come con los ojos ¿o no?

Últimamente consulto mucho esta red visual para ver qué voy a cocinar, hasta los topes de inspiración gastronómica, que todo me lo quiero comer, que esto va a acabar fatal... Fotos preciosas de cosas riquísimas. 

Ayer... ayer buscaba un postre fresquito y encontré esta mousse que me hablaba... No es una mousse de limón, sino de lemon curd. El lemon curd es una crema tradicional inglesa que se hacía para servir con el té de las cinco, con unos scones por ejemplo. Es perfecta. Al menos para mí. Es dulce. Pero tiene ese subidón del limón. Fresquita. Deliciosa. Y convertida en mousse es, sencillamente, alimento de dioses.

En este postre hay dos texturas, el lemon curd tal cual en el fondo de los vasitos, y la mousse de lemon curd por encima. No obviéis este paso, es absolutamente adorable el resultado.

A ser posible, preparad el postre el día anterior, para que repose toda la noche en la nevera, mejorará en consistencia y se equilibrarán los sabores. Se me hace la boca agua solo con pensarlo... Disfrutadla...



Mousse de Lemon Curd

Ingredientes para 4-5 personas:

  • 250 g azúcar.
  • 2 cucharaditas de maizena.
  • 2 huevos enteros y 2 yemas.
  • 120 ml de zumo de limón.
  • 85 g de mantequilla en dados.
  • 200 ml de nata para montar (35% mat.grasa)
  • 2 hojas de gelatina.
  • 30 ml de leche
  • frambuesas y hojas de menta para decorar.


Preparación:

1. En un cazo mezclar el azúcar y la maizena. Añadir los dos huevos y las dos yemas y batir bien, para que no haya grumos. Incorporar el zumo de limón y mezclar bien.

2. Añadir la mantequilla en dados y poner a calentar a fuego medio. Remover constantemente hasta que la mantequilla se haya disuelto y la crema haya espesado, adquiere la consistencia de una crema pastelera. Le llevará aproximadamente diez minutos.

3. Poner en un bol frío, y cubrir la superficie con papel film, para evitar que se la superficie se endurezca. Dejar enfriar al menos un par de horas. 

4. Poner a remojo en agua fría las dos hojas de gelatina. Una vez que se hayan ablandado, disolverlas en los 30 ml de leche caliente (que no llegue a hervir). Con mucho cuidado, mezclar esta leche con la crema de limón, que ya estará fría.

5. Montar los 200 ml de nata con ayuda de unas varillas, hasta que estén bien firmes.

6. En el fondo de cada vasito, distribuimos dos o tres cucharadas de lemon curd. El resto de la crema la vamos incorporando en varias veces a la nata montada, mezclando despacio con ayuda de una espátula de silicona, con movimientos envolventes. 

7. Una vez que esté mezclada, la repartimos en los vasitos, por encima del lemon curd. Reservamos en la nevera hasta el momento de servir. Como a todas las mousses con gelatina, le conviene reposar al menos 6 horas para que se estabilice y tome cuerpo. Podemos prepararla el día anterior.

8. Decoramos las mousses con unas hojitas de menta y unas frambuesas antes de servir.



Fuente de la receta: The Kitchen McCabe

Montse NoSinMiTaper

4 comentarios:

  1. Hola Montse! Te ha quedado increíble.. Me imagino la textura.. ummm suave suave...

    A mi me pasa lo mismo con Pinterest, y es que hay algunas fotos que ya solamente con verlas se te antoja probar lo que sea... (seguro que hasta has llegado a ver en alguna ocasión al queso con buenos ojos.. ;-)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Si ya me gusta el lemond curd, este mousse tiene que ser pura delica, me lo llevo ! bicos

    ResponderEliminar

Instagram