Merluza a la plancha con salsa de mostaza

En algún momento os he hablado de lo muchísimo que me aterroriza la playa, como muestra de la mediocridad de la raza humana. Pues si hay algo que me aterroriza tanto como la playa o más, es la cola del súper. Sí, habéis leído bien, la cola del supermercado es absolutamente terrorífica, no os atreveréis a negarlo...

Vamos a ver. Tú, madre trabajadora, siempre corriendo, llegas al súper, a hacer la compra. En realidad, haces la compra una vez a la semana, pero, al regresar a casa de trabajar, te das cuenta de que no tienes huevos. Literalmente, no tienes huevos, que los niños quieren una tortilla para comer mañana, y como trabajas, tienes que dejarla hecha de hoy. 

Lo que no deberías tener es la valentía para parar (será sólo un momentito) a última hora en el supermercado. Pero son estas cosas que se hacen sin pensar, las que siempre acaban en tragedia... 

Entras como un cohete. Coges los huevos, una botella de aceite, tres kilos de naranjas, un par de latas de bonito, un kilo de arroz, dos de harina y unos macarrones... Ays que se me olvida, un bote de champú, mascarilla para el pelo (de esa que deja los rizos suavísimos, que aunque yo tenga el pelo corto y liso no importa, a la tía del anuncio le queda espectacular y rubísima la melena) y unos pastelitos pantera rosa, para ir comiendo de camino a casa. Lo dicho, entrabas un momentito a por unos huevos.

Y te pones en la cola. A reventar, claro. Ocho cajeras mascando chicle. Colas kilométricas se extienden ante la caja. Pero tú, con tus huevos, y un saco de paciencia. A esperar se ha dicho. 

Ya te llega el turno. Tú allí sin prestar atención al mundanal ruido. Y de repente, lo sientes. Ese dedito índice acusador que te toca en el hombro derecho. Te giras sorprendida. Una afable ancianita. Te temes lo peor. Ella sí que venía sólo a por huevos. Y con un par de docenas, te dice: "Podías dejar pasar a este señor, que sólo lleva una barra de pan, y tendrá prisa". 

El susodicho señor, se pone colorado, él no tiene prisa ni nada. Esto es una estrategia de la amable ancianita. De pronto, toda la atención del supermercado está centrada en ti, en tu carro a rebosar de víveres, en el hombre que sólo lleva una barra de pan, y en la ancianita con un par de docenas de huevos.

"Claro, pase buen hombre, yo no tengo prisa" (sabes que estás mintiendo, a puntito estás de perderte el "Corazón, corazón").

"Pues si no tienes prisa, paso yo también, que sólo llevo huevos", dice la ancianita.

A cuadros te quedas, paralizada. Y pasa el buen hombre. Y pasa la ancianita con aire triunfante. Otra vez te la han vuelto a jugar. Y a la cajera se le acaba el rollo de papel de la caja registradora cuando te va a atender, y se le bloquea el lector de códigos de barras, y no tiene cambio ni le va la tpv de las tarjetas. Y cuando llegas a casa, ya no tienes ganas ni de tortilla ni de ná, sólo de esconderte en una cueva hasta que tengas que volver... al supermercado...


Merluza a la plancha con salsa de mostaza

Ingredientes (para 4 personas)

1 ó 2 rodajas de merluza por persona.
sal.
pimienta negra recién molida.
pan rallado.
aceite de oliva.

Para la salsa:
1/2 cebolla pequeña.
1 diente de ajo.
1 cucharada de mostaza de Dijon.
75 ml de vino blanco.
sal.
pimienta negra recién molida.
perejil picado.
aceite de oliva.


Preparación:

1. Para preparar la salsa, picamos la cebolla y el ajo y los rehogamos en un cazo con aceite caliente. Salpimentamos. Cuando estén bien pochaditos, le añadimos el vino y la mostaza, y dejamos reducir, unos diez minutos.

2. Trituramos con nuestra batidora de mano. Si fuese necesario, le añadimos un poquito de agua o caldo suave. Probamos y rectificamos la sazón y le añadimos un pellizco de perejil picado. 

3. Salpimentamos las rodajas de merluza, y las pasamos por pan rallado, así no se nos pegarán en la plancha. Ponemos el pescado en una plancha bien caliente con un poquito de aceite, y lo hacemos 3-4 minutos por cada lado, dependiendo del grosor de las rodajas. 

4. Servimos el pescado con la salsa de mostaza y, por ejemplo, una ensalada verde para acompañar.


Montse NoSinMiTaper

Instagram