Doce de serradura

Llega el día 10, siempre tan atareado en esta casa, porque además del reto de La Cocina Typical Spanish, me toca participar en el reto de las Reposteras por Europa. 

Este mes me toca estar especialmente emocionada con este reto. Lo primero, porque este mes me tocó en sorteo elegir destino para nuestro viaje repostero y, segundo, porque escogí un país que me apasiona... 

Portugal, que está tan cerca y tan lejos al mismo tiempo...  La verdad es que viviendo en Vigo, a escasos cuarenta kilómetros de la frontera portuguesa, he tenido muchas ocasiones de visitar el país vecino y disfrutar de su rica gastronomía, que es apasionante, tanto para dulce como para salado.

En la cocina portuguesa se aúnan muchas influencias traídas de ultramar por sus conquistadores. La dieta mediterránea con tres ejes fundamentales: el pan, el vino y el aceite... La influencia de las antiguas colonias africanas y asiáticas, el importante comercio de las especias traídas desde India... Un viaje apasionante por todo el mundo sin salir de esta costa occidental de la Península Ibérica.

En cuanto a los dulces y a la repostería, utilizan muchísimas yemas de huevo, probablemente una reminiscencia de la repostería conventual, tan famosa en este país.  Esto era debido a que en los conventos se elaboraban las obleas para las iglesias y utilizaban las claras de los huevos, con lo que quedaba un gran excedente de yemas a las que había que buscar un destino... Ovos moles de Aveiro, pastéis de Belém o de natas (procedentes del monasterio de los Jerónimos, a las afueras de Lisboa), queijadas de Sintra, pastéis de Tentúgal, bolo de mel de Madeira... 

Un sinfín de delicias, super dulces, pero al mismo tiempo delicadas... La repostería portuguesa es maravillosa.

Mi primera opción era hacer unos pastéis de Belém, que me pirran, podría comer doscientos seguidos sin parar a respirar... Cosa deliciosa, que si no habéis probado, no se puede uno morir tranquilo si no se los ha comido... De lo mejor de este planeta... Pero, lo reconozco, no me apetecía encender el horno, y el tema de las yemas, y que me quedasen las claras para buscar en qué utilizarlas (no tenía pensado hacer obleas para misa)... Así que empecé a investigar y encontré esta delicia, tan fácil, con tan pocos ingredientes, y tan sencillos que están casi en cualquier casa... Eso sí, una bomba hipercalórica, a consumir con toda la moderación que vuestra gula os permita... 


Doce de serradura

Ingredientes (para 4 copas medianas):
  • 200 ml de nata para montar (35% materia grasa).
  • 200 g de leche condensada.
  • 1 paquete de galletas María (u otras que nos gusten).
  • 2 hojas de gelatina.
  • 30 ml de leche caliente.



Preparación:
1. Ponemos a remojo las 2 hojas de gelatina en un bol con agua fría.

2. Trituramos las galletas. Al gusto, podemos ponerlas más o menos trituradas, si le dejamos trocitos, le añadiremos un toque crujiente.

3. Montamos la nata, que tiene que estar bien fría. 

4. Calentamos los 30 ml de leche sin que llegue a hervir, y le añadimos las dos hojas de gelatina, bien escurridas. Removemos cuidadosamente hasta que se disuelvan y añadimos esta mezcla a los 200 g de leche condensada. Mezclamos bien hasta que tengamos una crema uniforme.

5. Vamos añadiendo esta crema a la nata con mucho cuidado, cucharada a cucharada, para que no se nos baje la nata que teníamos ya montada.

6. Alternamos en unos vasitos capas de galleta triturada y crema y reservamos en la nevera durante al menos 3 horas para que se la crema tome cuerpo, también podemos dejar los vasitos en la nevera de un día para otro.


Por último, si queréis continuar este viaje por la gastronomía portuguesa, no dejéis de pinchar en la imagen inferior, porque estoy segura de que no os defraudará. Aún nos queda mucho por descubrir... 




Montse NoSinMiTaper

19 comentarios:

  1. Ufff vaya bomba... pero una pinta increible. Me acabas de recordar las queijadas de Sintra, para mí mucho más ricas que los pasteles de nata de Belem.
    En Agosto tengo una boda en Portugal y ya me estoy relamiendo ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Mmmm que ricooooo, un postre delicioso y facil de hacer, mas con estos calores refrescante, yo soy una fan de los pasteis de belem, mmm jijijij me apunto la receta gracias
    un abrazo
    carolina
    carriscupcakes

    ResponderEliminar
  3. Lo he preparado muchas veces pero no sabía que era un dulce portugués... Buenísimo. Besos

    ResponderEliminar
  4. Me da lo mismo que sea una bomba calórica, jejeje, tiene que estar delicioso y lo haré seguro, menuda pinta....Mmmmm.
    Yo he preparado los famosos pasteles de Belem, así que como ya los he catado puedo morir tranquila, jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. menuda pinta tiene que estar delicioso, seguro que lo haré porque me encanta!!!!besos!

    ResponderEliminar
  6. sera una bomba , pero una ves (o 2 ) al año.... se ve muy apetecible !!!
    bss

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito te ha quedado Montse. No lo he comido pero tenía la receta en lista de espera y he de decirte que es tal cual aparece en un libro que compre allí en mi último viaje. Me encanto el destino que elegiste, a mi también me encanta este país y guardo muy buenos momentos y anécdotas muy divertidas. Si yo estuviera tan cerca como tú de allí seguro que pasaría muchos fines de semana en el país vecino.
    Felicidades por la elección Besos!!

    ResponderEliminar
  8. no conocía este postre y tiene una pinta genial. seguro que lo hago. Un besazo de Dulces Helens

    ResponderEliminar
  9. Qué rico, darling, se parece a la tarta helada que yo hago, pero sin helar. A mí, desde luego, me encanta.
    Menudo viernes viajero tuviste, te quejarás, eh :-P
    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. que maravilla montse y sin encender el horno que en estas fechas se agradece un montón. Agradecerte de que fueras nuestra repostera jefe este mes y elegir este país vecino para descubrir su maravillosa repostería

    ResponderEliminar
  11. Hola Montse, una delicia de postre!
    Fue mi primer opción, porque tampoco quería encender el horno así que lo ví y dije: me lo pido, pero enontré otra receta sin horno y me decidí por ella.
    Me encantó el país elegido porque descubrí su gran riqueza dulcera, me encanta!
    Besos y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  12. Que bueno tiene que estar esto, además que con pocos ingredientes se hace un postre espectacular :) Me quedo por tu blog ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Que postre más sencillo y delicioso!!! Si lo llego a encontrar lo preparo, y sin horno....que delicia!!! Te han quedado preciosos Montse. Buena elección.
    Feliz verano.
    Un bst. Mavi

    ResponderEliminar
  14. Esta fue una de las opciones que barajé pero me pudieron los pasteles de Belem... jejeje!!! Eso si, me pienso guardar la receta para hacerla algún día ya que me pareció que debía estar deliciosa, y después de ver tu explicación y fotografías me has terminado de convencer... jejeje!
    Felicidades por tu aportación (y por la elección... jejeje!).
    Besotes guapa!

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado tu elección de país, y de receta también! no conocía la doce serradura pero tiene una pinta genial y además es bien fácil ;) Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Hola Montse!! La verdad que has elegido un postre ideal para estas fechas... poquitos ingredientes y fácil de hacer... que podemos pedir más!! Lo voy a preparar una tarde, muero por probarlo!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. mmmm os lo he visto a varios y se me ha antojado a mi también!tiene que estar super rico!!
    besotes!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Montse! Te han quedado riquísimos los vasitos de serradura, muy rápidos de hacer y con un resultado más que bueno! Yo también he elegido prácticamente el mismo postre pero versión tarta..también una delicia! Muy buena idea escoger un postre sin horno..porque con estas calores es imposible..jeje Besos guapa!

    ResponderEliminar
  19. Que maravilla! me encanta el toque de la galleta :)

    ResponderEliminar

Instagram