Helado de nubes

Si por algo me he caracterizado a lo largo de mi vida, ha sido por el descrédito y la poca fe que le concedo a la raza humana. Llamémosle mala suerte o lo que queráis llamarle, pero me he encontrado tipos (y tipas) verdaderamente dignos de estar en el museo de los horrores, de la mezquindad y de la ruindad. No estoy hablando de asesinos en serie, ni de maltratadores, ni de otros crímenes varios. 

Sólo hablo de personas "normales" que ejercen la maldad como modo de vida, que son incapaces de hacer algo bueno sin "nada a cambio", que utilizan a los demás seres que los rodean sin tener en cuenta sus sentimientos ni sus pensamientos ni opiniones. 

Seguramente estos tiparracos también abundan en vuestras vidas. A mí, que soy una persona casi transparente, este tipo de personas  me han causado daños irreparables a lo largo de mi vida, llegando a negar el trato "profundo", la amistad sincera,  con el resto de seres humanos que me rodeaban, a fin de proteger mi integridad psicológica. Estaba el núcleo duro, la familia más cercana. Y el resto. El resto era una horda de "viborillas". Punto.

Si algo me ha sorprendido con la apertura de esta pequeña ventanita al exterior que significa este mi blog, ha sido encontrarme con personas buenas. Personas que ni te conocen, que no saben si perteneces a la horda de las viborillas o si te pasas la vida esquivando golpes mortales de seres sin escrúpulos. Y sin embargo, te abren su vida, su corazón, y su amistad sin dudarlo. 

Si de algo me ha servido este blog ha sido para recuperar al menos en parte, la fe en que el ser humano merece algo más que la extinción absoluta. Todavía quedan personas que buscan poner una sonrisa en quienes les rodean sin esperar nada a cambio. Todavía quedan personas que aceptan a los demás tal como son sin querer decidir cómo deben ser. Todavía queda amor infinito en este mundo. 

Hoy os traigo una receta que está llena de ese amor infinito, porque hacer un helado de nubes, de color rosa pálido, dulce y suave, tiene que estar lleno de amor. Fácil, sin complicaciones, y que pondrá una sonrisa en todo aquel que lo pruebe. 




Helado de nubes

Ingredientes:

  • 200 ml de leche (yo usé semidesnatada).
  • 200 ml de nata para montar (35% materia grasa).
  • 150 g de nubes.
  • 3 cucharadas de azúcar (opcional).
  • unas gotitas de colorante rojo o rosa (opcional).



Preparación:

1. En un cazo calentamos despacito la leche con las nubes hasta que éstas se deshagan en la leche. Si queremos, podemos ponerle unas gotitas de colorante alimentario para que tenga un color más vivo. Dejamos templar.

2. Montamos la nata, bien fría, con las 3 cucharadas de azúcar (si las ponemos). 

3. Con ayuda de una espátula y con movimientos envolventes y cuidadosos mezclamos la crema de nubes, ya fría, con la nata montada.

4. Metemos al congelador. Al cabo de una hora empezamos a remover el helado para que no forme cristales. Seguimos haciendo esto cada media hora, hasta que el helado esté completamente hecho (unas 3-4 horas). 




Montse NoSinMiTaper

Instagram