Ternera estofada al vino tinto

Vuelve a llover. Ya sé que no debería quejarme tanto, ni aún siendo gallega, y supuestamente tender a la depresión y a la queja constante... Pero es que me cae en mal momento esta lluvia... Por fin había decidido desempolvar la pereza y volver a caminar... La verdad es que siempre he caminado mucho, lo que, para los que conozcáis Vigo, la ciudad de las infinitas cuestas, es toda una proeza. A ver, tengo carnet de conducir, y un miedo atroz a ponerme al volante, de hecho saqué el carnet porque mi padre casi casi me obligó... Pues, al mal tiempo, buena cara, y yo me voy andando a todas partes. No problem. Me he ido con mis dos niños, uno en su sillita, otro en la plataforma que se sujeta a la silla. Cuesta arriba, cuesta abajo (¿ya mencioné que en Vigo todo es cuesta?). 

Con el cuento de los carricoches y los niños de la mano, incluso me acostumbré a andar sin paraguas. Viviendo en Galicia, eso es otra proeza, porque a veces, incluso haría falta un snorkel para hacer submarinismo. En fin. Proeza tras proeza.

Pero hace un año me diagnosticaron una condromalacia rotuliana, que a pesar de este nombre rimbombante, no es más que un pequeño desgaste del cartílago que está detrás de la rótula. Y Montse dejó de andar. Al principio porque dolía, después porque la pereza se había asentado en algún lugar de mi ser... Bueno, pues he decidido que si me gustaba andar, si me hacía sentir bien... no me va a parar la condromalacia esta... He vuelto a andar despacito... Y mi perrito Daffy, encantado, que ya echaba de menos las caminatas a paso ligero, dejando a la abuela condromalácica en casa. 

Vaya, la rodilla no me parará, pero de momento me va a parar la lluvia. Hay que fastidiarse.

Así que de momento, sigo a lo mío, con mis guisitos, que son lo que a mí me gusta cuando se pone desapacible el tiempo. Este es de verdad, uno de esos guisos de abuela que, aunque se puede hacer en la olla rápida, a mí me gusta dejarle su tiempo, para que la carne esté bien tierna y se unan bien todos los sabores. 

Disfrutadlo.


Ternera estofada al vino tinto


Ingredientes:
  • 500 g ternera para guisar, limpia de grasas y pieles.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 50 g de puerro.
  • 50 g de pimiento verde.
  • 2 zanahorias medianas.
  • 2 puñados de guisantes.
  • 1 cucharada de harina.
  • 1 vaso de vino tinto.
  • 1 vaso de caldo.
  • sal.
  • pimienta negra molida.
  • aceite de oliva.


Preparación:

1. Cortar la carne en trozos pequeños. Salpimentar.

2. En una cazuela baja, poner a calentar el aceite de oliva. Cuando esté caliente, añadir la carne. Sofreírla hasta que esté bien doradita.

3. Sin retirar la carne, añadir la cebolla en juliana, el ajo picado, el puerro picado, la zanahoria  en rodajas y el pimiento verde en tiras. Seguir rehogando hasta que toda la verdura esté blandita.

4. Cuando toda la verdura esté hecha, añadir la cucharada de harina, darle un par de vueltas, y añadir el vino y el caldo. Cuando recupere el hervor, añadir los guisantes.

5. Bajar el fuego al mínimo, y dejar que se guise durante aproximadamente una hora y media. El tiempo va a depender de lo tierna que sea la carne. 

6. Para servir, acompañar de patatas, arroz blanco, o cuscús, por ejemplo.


Montse NoSinMiTaper

Instagram