Ensalada de lentejas

Ahora que llega el buen tiempo, llega también la temporada de ensaladas. En contra de lo que pueda parecer, para mí una ensalada no es comida de dieta. Quiero decir que, con un poco de imaginación, se pueden hacer platos muy completos y nada aburridos.

Cuando yo era pequeña, en mi casa las ensaladas eran básicamente lechuga, tomate y, si había suerte, unos gajitos de cebolla. Aceite y vinagre de ese de vino fuerte, del de toda la vida, unas arenitas de sal y ¡hala! ¡A comer! Claro, así es comprensible que la gente se aburra de las ensaladas. 

Hay multitud de cosas que podemos hacer, ir variando las hojas (lechugas de diversos tipos, rúcula, canónigos, brotes de espinaca...), añadir diferentes verduras que dan color y sabor (zanahoria, pepino, calabacín, pimiento...), ponerle algún aporte de proteína (pechuga de pavo, bonito, unos palitos de surimi, huevo cocido), unos frutos secos o semillas (calabaza, girasol, nueces, almendras...) y en dos minutos tenemos un plato único que nos sacia y que además está fresquito y buenísimo.

Con los aliños podemos hacer lo mismo, ir variándolos, con distintos aceites y vinagres, añadiendo hierbas aromáticas, mostaza... Todo un mundo por descubrir.

Hay que tener en cuenta que, si vamos a llevarnos nuestra ensalada en un taper a la oficina, es conveniente que nos llevemos el aliño en un botecito aparte, para que no se nos mustie, y siga conservando todo su buen aspecto cuando vayamos a comer. 

Además la idea de hoy es estupenda, porque con el calor parece que da más pereza ponerse a comer legumbres, que siempre las asociamos con los potajes. Así es modo más ligero y fresco de consumirlas, que son tan necesarias para nuestro bienestar. 

¿Preparados para empezar la temporada de ensaladas? Listos... ¡¡Ya!!


Ensalada de lentejas

Ingredientes:

  • 1 bote de lentejas ya cocidas.
  • 50 g de pimiento rojo.
  • 25 g de cebolla.
  • 35 g aceitunas sin hueso.
  • 35 g de maíz dulce.
  • 100 g de tomate.
  • 50 g de zanahoria.
  • 15 g de semillas de calabaza.
  • 50 g de pechuga de pavo.
  • unas hojas de lechuga y unos brotes de canónigo.
  • 50 g de queso fresco.
  • 2 champiñones pequeños.
  • aceite de oliva.
  • vinagre de manzana.
  • unas hojas de albahaca.
  • sal.
  • pimienta.



Preparación:
1. Escurrir bien las lentejas del líquido que traen dentro del bote. Es importante escoger una legumbre de calidad, que no venga toda rota dentro del envase.

2. Picamos pequeñito el pimiento y la cebolla, las aceitunas en rodajas, el tomate en daditos y rallamos la zanahoria. Ponemos todo junto en un bol.

3. Añadimos el maíz dulce, las semillas de calabaza y la pechuga de pavo en daditos. Mezclamos con cuidado con las lentejas que teníamos a escurrir.

4. Para servir, ponemos todo alrededor del plato la lechuga y los brotes de canónigo, con los champiñones cortados en láminas finas. En el centro colocamos las lentejas y decoramos por encima con el queso fresco un poco desmigado con los dedos.

5. En el último momento, antes de servir, aliñamos. El aliño se prepara mezclando unas hojas de albahaca fresca bien picada, aceite, vinagre, sal y pimienta. Removemos bien para que ligue un poco y repartimos por encima de la ensalada.


Montse NoSinMiTaper

2 comentarios:

  1. Estoy contigo, hoy en día se pueden hacer ensaladas muy completas y con unas variaciones de vinagretas alucinantes.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Di que sí! las ensaladas no tienen que ser aburridas y para muestra la que hoy nos traes es muy vistosa y deliciosa! bicos

    ResponderEliminar

Instagram