Albóndigas mallorquinas

Estas albóndigas nacieron fruto de la desesperación de un domingo. Y también fruto de la generosidad de una muy amada y nunca bien ponderada bloguera... 

Fruto de la desesperación de un domingo entre festivos, de esos en que la nevera se queda en modo estudiante, de esos en los que no encuentras inspiración para poner un plato en la mesa sin ser devorada por las fieras que tienes por hijos... Desesperación por hallar el modo en que se coman un cachín de lomo que sobró del día anterior y un cuarto kilo de carne picada que milagrosamente has hallado en el congelador... Las horas pasan y la inspiración no llega...

Y de repente, asoma por los entresijos de un armario una sobrasada (y he aquí donde entra la generosidad de una bloguera) que mi querida Rosilet de Sugg-r and some salt, tuvo a bien enviarme... Suenan las trompetas, redoblan los tambores, estallan los fuegos de artificio... Y así nacieron estas albóndigas que son absolutamente deliciosas, y cuyo nombre recuerda a esa isla desde la que un día llegó a mi casa esa sobrasada casi mágica...

Espero que os gusten tanto como le gustaron a mis pequeñas fieras... 


Albóndigas mallorquinas

Ingredientes:
Para las albóndigas:

  • 50 g de cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 25 g de pimiento rojo.
  • 25 g de pimiento verde.
  • 1 zanahoria pequeña.
  • 50 g de bacon ahumado.
  • 250 g de carne de ternera picada.
  • 200 g de carne de cerdo picada.
  • 2 rebanadas de pan de molde.
  • un chorrito de leche.
  • 1 huevo.
  • 25 g de sobrasada.
  • sal.
  • pimienta.
  • aceite de oliva.

Para la salsa:

  • 75 g de cebolla.
  • 1 zanahoria.
  • 1 tomate grande.
  • orégano.
  • albahaca.
  • aceite de oliva.
  • sal.
  • pimienta

Además necesitaremos:

  • aceite para freír las albóndigas.
  • pan rallado.




Preparación:

1. Preparamos la masa de las albóndigas. Para ello, picamos muy finamente la cebolla, el ajo, los pimientos verde y rojo y la zanahoria y los sofreímos despacio en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Cuando todas las verduras están blanditas y bien pochadas, le añadimos el bacon picado muy menudo, y seguimos sofriendo. Reservamos.

2. En un bol, mezclamos las dos carnes picadas, el sofrito de verduras y bacon (al que habremos escurrido el aceite), el huevo batido, el pan de molde remojado en leche, la sobrasada deshecha en trocitos, sal y pimienta. Amasamos bien todo junto para que se integren todos los ingredientes.

3. Reservamos la carne en la nevera y, mientras,  preparamos la salsa.

4. Para preparar la salsa, picamos menudita la cebolla y la zanahoria y las sofreímos con un chorrito de aceite de oliva. Añadimos el tomate pelado y picado y seguimos sofriendo hasta que se va formando la salsa. Salpimentamos, y añadimos un pellizco de albahaca y otro de orégano. Reservamos.

5. Vamos formando las albóndigas con las manos, las pasamos por pan rallado y las freímos en abundante aceite hasta que están doradas por fuera. Las dejamos escurrir sobre un papel absorbente, y después las pasamos a la salsa.

6. Dejamos que cuezan unos 15 minutos, para que tomen el sabor de la salsa. Acompañamos con patatas fritas, arroz blanco, cuscús... Al gusto de cada uno.


Montse NoSinMiTaper

5 comentarios:

  1. Huy, qué interesantes estas albóndigas... Tengo yo un par de trozos de sobrasada envasada al vacío que compramos en biocultura..... igual te copio.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. UUUUFFFF ¿Albóndigas con sobrasaba? Pero esto debe ser una bomba, qué requeterico, madre mía. Mi pareja es el fan número uno de las albóndigas, se las acabo de enseñar y ya me las ha pedido. Vaya ideaza, me encanta, muchas gracias por compartirla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues estarias agobiada, pero bendito agobio !!!! Menudas albondigas ricas con sobrasada. Me ha encantado la idea. Besos

    ResponderEliminar
  4. QUe buena idea has tenido y que suerte para mi que las hicieras con la sobrasada asi tambien las pruebo yo ni se me ocurrían. Me trajeron dos sobrasadas payesas que casi llevo terminadas, alguna aun queda, asi que para las albóndigas va

    ResponderEliminar
  5. mira que eres un amor, mi Montse!! nunca bien ponderada, dice jajajajaja... yo feliz de que le hayas sacado buen provecho a la sobrasada, no tenía duda que saldrían verdaderas maravillas de tu cocina!! ya te dije que tenía que aprovechar antes que el belga experto en "frites" se me fuera a los países nórdicos para hacerlas, pero resulta que no es amigo de la sobrasada y las tendré que hacer otro día y con arroz {las patatas fritas se me resisten} pero estas caen porque caen...
    un besote grandote, mi reina!!

    ResponderEliminar

Instagram