Tortilla paisana 'my way'

Hay días en los que todo es complicado. Hay días en los que se acumula la tensión. Esos días me gusta encerrarme en la cocina, y hacer comida como si se fuese acabar el mundo. Cierro la puerta, pongo música suave, jazz o bossanova... Y me concentro...

Para algunas personas es fácil dejar fluir los sentimientos y las sensaciones, para mí, es un auténtico tsunami. Soy muy visceral, aquellos que me conocéis personalmente lo sabéis. Me enfado mucho cuando me enfado, me río mucho cuando estoy contenta, lloro desconsolada cuando estoy triste... Tiendo a establecer lazos sentimentales con absolutamente todo y todos los que me rodean, ya sea para bien o para mal.

Mi madre siempre me dice que es bueno, que no me guardo cosas que me hacen daño después, pero a veces los sentimientos así, en tropel, me dejan un poco devastada... 

Cocinar (y leer) me ayuda a relajarme. Me concentro en lo que estoy haciendo, tanto que a veces ni siquiera escucho lo que me dicen mientras cocino. Cojo esto, dejo lo otro, pruebo lo de más allá. Es como una sinfonía que debe seguir el compás sin perderlo. Tic, tac, tic, tac. El tiempo pasa. El plato está listo. Et voilá, la válvula de escape funcionó, poquito a poco, sin darse cuenta.

Esta tortilla me gusta hacerla por las noches, para cenar. Es ligera, rápida y fácil de hacer. La proporción de las verduras, al gusto vuestro, se puede variar. Normalmente también voy variando el tipo de verduras, dependiendo de la época del año o de lo que tenga por la nevera. Es ideal para aprovechar trocitos de verduras que se te van quedando perdidos: una puntita de zanahoria, un trocito de berenjena, una esquinita de calabacín... 



Tortilla paisana "my way"

Ingredientes (para 2 personas):
  • 50 g de cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 25 g de pimiento rojo.
  • 25 g de pimiento verde.
  • 25 g de zanahoria.
  • 25 g de berenjena.
  • 50 g de calabacín.
  • 50 g de bacon ahumado.
  • 3 o 4 huevos.
  • aceite de oliva.
  • sal.
  • pimienta negra.



Preparación:

1. Calentamos el aceite de oliva en una sartén. Ponemos a rehogar el bacon cortado en trocitos pequeños. Mientras se rehoga, vamos picando todas las verduras.

2. Cuando el bacon esté doradito, le añadimos todas las verduras bien picadas, y las sofreímos hasta que estén hechas. A mí me gusta dejarlas un puntito crujientes para la tortilla. Salpimentamos.

3. Batimos los huevos. Los añadimos a la sartén para formar la tortilla. Cuando esté cuajada por un lado, le damos la vuelta, y la cuajamos por el otro. 

4. Servimos acompañada de una ensalada verde. 


Montse NoSinMiTaper

6 comentarios:

  1. veo que tenemos la misma manera de "relajarnos"... puedo tener la más grande mala leche, o estar triste, y todo, todo, se me cura cuando he terminado de cocinar... bueno, exagero, digamos que en la mayoría de los casos el sentimiento negativo desaparece...
    la tortilla me ha encantado... suelo hacerla también en casa... aunque casi nunca pongo bacon... seguro que así está mucho más rica!
    anotada queda para una comidita o cena, un día de estos!
    un besazo enorme, mi niña!!

    ResponderEliminar
  2. Montse, me has recordado mucho al cachorrito mayor con eso de que creas lazos sentimentales con absolutamente todo: él le hizo fotos a la alfombrilla vieja del baño cuando la nos deshicimos de ella por rota...
    En cuanto a la forma de relajarnos, creo que coincidimos unas cuantas locas por ahí con el mismo método. Para mí las masas son especialmente terapéuticas ;)

    La tortilla, qué te voy a decir de ella, ¡auténtica delicatessen!

    ResponderEliminar
  3. Ummmmmmmmmmmmmmmm de muerte relenta no lo siguiente no sabes lo que siento no poder dar buena cuenta de ella de buena gana me iba a tu casa a cenar te ha quedado una tortilla divinisimaaaaa.
    A mi tambien me gusta relajarme y evadirme en la cocina eso si no pongo musica , tambien soy de establecer lazos sentimentales muy facilemente asi luego me pasa lo que me pasa que me llevo grandes desilusiones pues no era lo que parecia ,por suerte no pasa muy amenudo.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  4. Uff...Odio esos días, pero tienes razón, qué bien viene cocinar. Yo a veces, opto también por ponerme a limpiar...Modo "Don Limpio", en plan frenético. Pero la cocina viene mejor.
    Me ha encantado esta tortilla paisana a tu manera, tiene una pinta deliciosa =)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Me pasa como a ti. Nada mejor para relajarme que "encerrarme" sola en la cocina. Esos días las comidas te salen riquisimas.
    La tortilla posiblemente me la prepare para la cena de mañana.
    Me quedo por aquí!!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  6. Muy buena y lo de relajarte leyendo y cocinando, pues que decirte. Benditas terapias.... jajajjajaja...
    La tortilla se ve deliciosa chiquilla.... ademas es una buena manera de aprovechamiento, que a veces tenemos medio de todo y no sabemos que hacer con ello....

    ResponderEliminar

Instagram