Xoubas (Sardinillas) guisadas

Otra vez lunes. Empezamos otra semana más, ya estamos en febrero. No sé a vosotros, pero a mí me pasa el tiempo volando... Es verdad que últimamente estoy bastante entretenida entre mis estudios, los estudios de los niños, el blog... Tantas cosas por hacer... Estos días hemos tenido un tiempo bastante desapacible, lluvia, viento y frío. Cierto que esta temporada no nos podemos quejar, aquí en Vigo el tiempo nos está respetando relativamente, pero hace tantísimo frío... O seré yo, que me estoy haciendo mayor... 

Será por eso, pero hoy echo de menos el verano. El sol. Los días grandes, tener las ventanas abiertas todo el día. Salir a pasear por la playa. Seguramente en cuanto pestañee tres veces será otra vez verano, porque el tiempo no corre, vuela. Pero mientras tanto, me siento tan melancólica...

Uno de los pescados que nos encanta comer cuando llega el veranito son las xoubas o sardinillas. Que no le parezca mal a nadie, pero como las de las Rías, ningunas... Será porque su mejor época es la primavera y el verano, siempre asocio este pescado al buen tiempo y por hoy, me voy a conformar con este atisbo de verano, y un cafecito caliente, que fuera hace un frío que pela. 

Hay que limpiarlas con mimo, cuanto más pequeñas más sabrosas, dicen. Xoubiñas, le decimos aquí con el cariño de las cosas pequeñas y minuciosas. Pero el esfuerzo merece la pena, un guiso tradicional de pescadores, que sabe a mar y a cocina de abuelas.  

Y mientras degustáis este plato, yo voy a seguir soñando con el verano...



Xoubas guisadas

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1/2 cebolla grande.
  • 2 dientes de ajo.
  • 50 g de puerro.
  • 50 g de pimiento rojo.
  • 50 g de pimiento verde.
  • 1 tomate maduro.
  • 800 g de patatas.
  • 1/2 vaso de vino blanco.
  • 3/4 kg. de xoubas o sardinillas.
  • aceite de oliva.
  • sal.
  • azafrán.


Preparación:
1. Limpiar las xoubas, quitándoles la tripa y la cabeza. Si son pequeñas se pueden dejar con espina, si no, conviene quitársela, porque se hace más incómodo de comer con ella.
2. En una cazuela baja y grande, rehogar en el aceite caliente, la cebolla, los ajos, y el puerro bien picados. En cuanto empiece a ablandar la cebolla, añadir los pimientos cortados en tiras. Dejar rehogar todo despacito, hasta que esté bien pochado.
3. Añadir el tomate pelado y picado, junto con el azafrán. Rehogar unos minutos más hasta que se haya deshecho el tomate completamente en la salsa. Entonces añadir el vino blanco y dejar reducir unos 5 minutos más. 


4. Colocar las patatas, cortadas en rodajas bastante gruesas. Cubrir con agua o caldo y añadir sal. Una vez que empiece a hervir, bajar el fuego y dejar unos 15 minutos. 
5. Antes de que las patatas estén totalmente hechas, colocar encima el pescado, como si se tratase de las agujas de un reloj. Dejar cocinar unos 5-7 minutos más. 
6. Servir bien caliente.


Montse NoSinMiTaper

3 comentarios:

  1. Las sardinas no son mi pescado favorito, tanta espinita, como que me cuesta un poco. Pero, nena, lo has descrito tan pero tan tan tan bien, que me están entrando ganas de probar este platillo para cambiar de opinión. A ver cuando me paso por tu tierra y las degusto en su ambiente :)

    Me encantan tus relatos recetiles.

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta chiquilla, en casa nos gustan mucho, a los peques desde pequeñitos las comen a puñaos enharinadas y bien frititas... ahor adonde estén unas buenas de aqui, nada que ver con las del mediterraneo... que quieres que te diga...

    ResponderEliminar
  3. Mira que hace tiempo que no las hago ya me ha entrado hambre de ellas, que ricas verdad???'' un guisito, muy, muy sabrosooo. bs

    ResponderEliminar

Instagram