Brownie de Oreo y chocolate blanco

 Si de algo me está sirviendo este blog es para darme cuenta de muchas de mis manías, e iba a decir que quizás para corregirlas, pero no sé si eso va a ser posible... Una de las peores, para el resultado de este blog, es la de no pesar los ingredientes. Soy una cocinera total y absolutamente intuitiva. Cuando estoy inspirada, mido en tazas o cucharas, cuando no, en pizcas y puñados... Ni os imagináis la de recetas que tengo en la lista de repetibles esperando su turno para ser pesadas y medidas. Me pongo a cocinar, desconecto, y cuando me siento ante el ordenador para escribir la entrada, en mi agenda sólo está escrito el título de la receta... Sé perfectamente cómo la he hecho... He puesto un poquito de esto, un poquito de lo otro, una pizca de lo de más allá... et voilà! ¡¡A repetir la receta!!

Este brownie es una receta digna de ser publicada un lunes. Subidón de azúcar y chocolate, para momentos cansino-depresivos. Insana, no, lo siguiente. Pero deliciosa. Bizcocho de puro cacao, trocitos de chocolate blanco y galletas oreo... Delicioso. Se hace rapidito, y no es un bizcocho delicado, así que es perfecto para meter a los minichefs en la cocina. 

Eso sí, olvidad la dieta por un instante aunque sea, o por dos, si os veis tentados a repetir... 

Brownie de Oreo y Chocolate Blanco



Ingredientes:

  • 3 cucharadas soperas colmadas de cacao puro en polvo.
  • 125 g de mantequilla.
  • 200 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 1 pellizco de sal.
  • 140 g de harina.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo.
  • 75 g chocolate blanco.
  • 6 galletas Oreo.
  • azúcar glas para decorar.



Preparación:

1. Precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

2. Engrasar muy bien un molde rectangular o cuadrado. Hay que engrasarlo bien, incluso por las paredes, porque el brownie es un bizcocho húmedo que se pega bastante. Si lo preferimos, cubrir el molde con papel de hornear.

3. Calentar la mantequilla en el microondas, poco a poco, no necesitamos que esté completamente derretida, sino en pomada. Mezclar la mantequilla con el cacao en polvo.

4. En otro bol, mezclar los huevos, la harina, el azúcar, la sal, la vainilla y la levadura. Mezclar bien, y añadir la mantequilla con el cacao.

5. Cortar la tableta de chocolate blanco en trocitos pequeños, y trocear groseramente las galletas Oreo. Añadir todo a la mezcla.

6. Poner en el molde engrasado, es una mezcla bastante espesa, pero esto no debe preocuparnos. Extenderla bien en el molde, si fuese necesario ayudarnos de una lengua o espátula.

7. Introducir en el horno a 180ºC, durante unos 25 minutos. Comprobar que está hecho pinchándolo con una brocheta, tiene que salir limpia. Tener en cuenta que el brownie es un bizcocho húmedo, no debemos dejarlo demasiado tiempo en el horno. 

8. Importante, aunque a mí me cuesta un trabajo horroroso cumplir con este paso. Dejar enfriar en el molde, y esperar a que esté frío para comerlo, mejora muchísimo su sabor. 

9. Cortarlo en porciones cuadradas y espolvorearlo con azúcar glas.



Montse NoSinMiTaper

3 comentarios:

  1. Pues voy tener que acabar aprobándolo con las galletas oreo, no me gustan mucho pero a lo mejor en el brownie me gustan cojo tu idea, besos

    ResponderEliminar
  2. Adoro el brownie, los cachorritos adoran las oreo y el costi adora el chocolate blanco. Creo que este es nuestro postre ideal, te lo copio :)

    Por cierto, el vicio de medir en poquitos, chorritos, pizcas y puñados se quita con el tiempo, te lo digo yo. Por experiencia, aunque dicen que los buenos cocineros lo hacen así, ¿no? (por si cuela, vaya)

    ResponderEliminar
  3. mmm que delicia, no paro de ver tus recetas y a cada cual me gusta más. Estos brownies me encantan tengo que hacerlos seguro.
    Un beso,
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Instagram