Pez espada a la plancha

Lo peor que te puede pasar una mañana de viernes, es darte cuenta de que aún es jueves... Todo mi gozo en un pozo, que ya tenía yo el pie en el sábado... Se me está haciendo larga la semana, será que ya me estoy haciendo mayor.
Aún encima ha empezado a llover, pero nada de llover a cántaros, así de lluvia fisna, que es mucho más cansino. Si llueve, que llueva, por Dios, pero esto no es lluvia ni es ná. 
Si tengo que ser positiva también es verdad que no hace tanto frío... 

La verdad es que esta está siendo una semana de esas tontas que no haces nada y estás hecha polvo como si te hubiese pasado un camión por encima (va a ser que me estoy haciendo mayor). 

A pesar de esta tediosa inactividad y de este aburrido malestar meteorológico, mi cabeza bulle por dentro como una olla exprés. Bueno, esta es otra de mis taras, ya venía de serie, mi cabeza corre más que mis pies... Planes, planes, planes... Ya os iré contando, pero hacía tiempo que no quería hacer tantas cosas. Eso sí, acabo el año rodando, porque al final, todo es de comer. 
Por ello, y porque mi marido me ha suplicado que equilibre la balanza hacia la comida sana y ligera, os traigo esta receta que es lo más de lo más. Fácil, rápida, ligera. Y sobre todo, de-li-cio-sa.




Pez espada a la plancha


Ingredientes: 
  • 1 rodaja de pez espada por persona.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • un chorrito de vino blanco.
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • 2 dientes de ajo en láminas.
  • sal.
  • perejil picado.
  • pimienta negra molida.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.

Para acompañar: 
  • una ensalada, o unas patatas hervidas.
  • mayonesa mezclada con un diente de ajo picadito.




Preparación:

1. Mezclamos en un bol los ingredientes de la marinada, es decir, el aceite, el vino blanco, el zumo de limón, el ajo y las especias.

2. Ponemos las rodajas de pescado en un taper o en una fuente y le echamos la marinada por encima. Dejamos reposar en la nevera al menos media hora, para que el pescado tome bien el sabor. 

3. Calentamos la plancha o una sartén, con un poquitín de aceite de oliva. Poner las rodajas de pescado sin escurrir del todo en la plancha muy caliente. Dejar que se doren por un lado y dar la vuelta para que se doren del otro (hay que tener precaución para que el pez espada no se nos quede seco). 

4. Servir acompañado de una ensalada verde, o unas patatas hervidas, al gusto. Yo también le suelo poner una "mayonesa de ajo": esto es, mayonesa de bote mezclada con un diente de ajo picado (yo le pongo dos, porque me rechifla el ajo, a mi marido le repite, pero qué le vamos a hacer, que le ponga menos, digo yo).

Lo único que nos queda ahora es ponernos las botas, agarrar la barra de pan, y disfrutar, sin remordimientos, que esta es una comida sanísima y ligerísima. Y seguir soñando con el fin de semana. ¡Feliz día a todos!


Montse NoSinMiTaper

3 comentarios:

  1. Aunque no soy de pez espada (pienso en los tiburones y no puedo con el mis hijos ya me dicen que soy rarilla para esas cosas) me gusta tu manera de prepararlo y mucho, haber si algun dia me animo, bsss y preparate para el frio del fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Divinsimaaaaaaaaaaaaaa no lo siguiente ademas de estar de muerte relenta aunque es un `pescado que no como mucho asi como lo has echo tu me encanta.
    Bicos mil y feliz domingo wapa.

    ResponderEliminar
  3. Que delicia de receta!!! Tiene que estar de lo más sabroso, además esta forma de hacer el pescado puede servir para otros muchos, me encanta, lo probaré de esta manera..tiene muy buena pinta.
    Un bst.

    ResponderEliminar

Instagram