Croquetas de pulpo

Este mes me he decidido a participar en las propuestas de La Cocina Typical Spanish, una manera divertida de inspirarse en la cocina... En el mes de enero, el tema son ¡¡las croquetas!! Las croquetas son un plato que nos encanta en casa, nos las comemos de casi casi cualquier cosa... Son fabulosas para aprovechar un algo de comida sobrante, y además admiten multitud de variantes: jamón, pollo, de zanahoria (aquí tenéis la receta), de bonito, de merluza... Podría seguir enumerando ingredientes hasta el infinito... 
En esta ocasión, cayó en nuestras manos un pulpo inmenso... Así que lo cocí, para degustar "Á feira", y me sobró la cabeza y tres patas, que me dieron para un par de recetillas de aprovechamiento, deliciosas ambas. Una de ellas estas fabulosas croquetas, que es una de esas cosas que hay que probar antes de morirse...


Croquetas de pulpo

Ingredientes:
  • la cabeza y media pata del pulpo ya cocido y picadito fino.
  • 1/2 cebolla bien picada.
  • 6 cucharadas de aceite de oliva.
  • 75 g de harina.
  • 350 ml de leche templada + 1/2 vaso del agua de cocer el pulpo
  • 1 pastilla de caldo.
  • una pizca de nuez moscada.


Para rebozar:
  • 2 huevos
  • pan rallado



Preparación:
1. Las croquetas de pulpo se preparan, básicamente como todas las croquetas. A mí me gusta ponerle 1/2 cebolla picada, pero es opcional, si no os gusta, la quitáis, y punto. Calentamos el aceite en un cazo, y sofreímos despacito la cebolla bien picada, sin que se dore.
2. Cuando esté hechita, le añadimos la harina, y le damos unas vueltas, para que se haga. 
3. Poquito a poco, añadimos la leche templadita, removiendo bien, para que no haga grumos. Añadimos también el agua de cocer el pulpo,  la pastilla de caldo desmenuzada, y una pizca de nuez moscada.
4. Seguimos cociendo, sin dejar de remover, hasta que esté bien espesa, para luego poder formar bien las croquetas. Cuando esté la bechamel hecha, le añadimos el pulpo picado. Yo lo pongo muy menudito por los niños, pero al gusto, si os gusta encontrar tropezones, pues lo dejáis un poco más grande.
5. Ponemos en una fuente, y tapamos enseguida con papel film para que no haga costra. Reservamos en la nevera, si puede ser hasta el día siguiente. Yo nunca aguanto. 
6. Formamos las croquetas con las manos o con dos cucharas. A mí me gusta ponerlas redonditas, más que con la forma tradicional. ¿Por qué? Ni idea.
7. Pasamos por pan rallado, huevo batido, y otra vez por pan rallado.
8. Freímos en aceite abundante y caliente. 



¡¡No olvidéis chuparos los dedos!! ¡¡Que están deliciosas!!
Y si os han quedado ganas de croquetas, aquí tenéis las recetas de los demás participantes en este reto #croqueteandoTS, un recopilatorio con muchas opciones para un plato delicioso.


Montse NoSinMiTaper

Instagram