Canelones de carne, o cannelloni ripieni



Al tío que inventó los lunes ya lo quería conocer yo... Le iba a poner las pilas... Delante de mi ordenador, con mi super-tercera taza de café... Los lunes mi cerebro va a otro ritmo. A ritmo de domingo, de no tengo prisa... La información se pasea por mis neuronas, pero no parece llegar a ningún sitio...
¿Sólo me ocurre a mí? Cierto es que para mí las mañanas suelen empezar lentas, me cuestan los estreses matutinos, soy capaz de levantarme media hora antes con tal de no tener que darme prisa. Pero lo de los lunes es grave, doctor, muy grave...

Al otro tío que quiero conocer, es al que descubrió el café, a este en cambio lo tengo en un altarcito. El café es una de las mejores cosas que hay en este mundo... Y si puede ser, disfrutado despacito y con calma, mejor que mejor, como ahora, entre sorbo y sorbo va saliendo esta entrada, las neuronas se ponen a trabajar despacito... 

Entre divagaciones mañaneras se me ocurre que yo estoy aquí para alguna cosa, además de para haceros partícipes de que necesito asistencia psiquiátrica porque se me va la olla... ¡Ah, sí! ¿Os traía una receta? 

Canelones, una de las cosas favoritas de mis niños. En casa se hacen de muchas cosas, ya os enseñé los Canelones de pescado y marisco en otra ocasión, y probablemente irán cayendo algún otro tipo de canelones. Los piojillos devoran literalmente los canelones. Estos, rellenos de carne, más clásicos... Carne usad la que os guste, de cerdo, de ternera, o mixta. A mí me gusta poner mitad y mitad, para que se haga más tierna. 

Me voy terminando el café, mientras le echáis un vistazo a la receta...



Canelones de carne

Ingredientes (para 4 personas):
  • 500 g de carne picada.
  • 2 ramas de apio.
  • 1 cebolla mediana.
  • sal.
  • pimienta negra.
  • 1 cucharadita de "aderezo italiano".
  • 1/2 vasito de brandy.
  • 2 tomates, maduros y sin piel.
  • 16 láminas para lasaña (yo utilizo de las precocidas, que sólo hay que ponerlas a remojo)
  • 1/2 litro de salsa Aurora (le añado un poquito de orégano, pimienta negra y nuez moscada).
  • tomate frito.
  • queso rallado para gratinar.


Preparación:

1. Lo primero, explicar qué es el "aderezo italiano". Es una mezcla de hierbas aromáticas, que yo siempre tengo preparada en casa, porque se la añado a muchos de los platos de pasta que cocino. Es mucho más fácil para mí que ir echando un pellizquito de cada; la guardo en un bote pequeño de cristal vacío junto con el resto de las especias, y echo mano cada vez que me hace falta. Es muy fácil, son condimentos bastante comunes: 3 cucharadas de albahaca, 3 cucharadas de orégano, 3 cucharadas de perejil, 1 cucharada de ajo picado seco, 1 cucharadita de tomillo, 1 cucharadita de romero, 1/4 cucharadita de pimienta negra molida, 1/4 cucharadita pimentón dulce. Una vez la tenéis hecha, esta mezcla se la podéis ir añadiendo a casi cualquier plato "italiano" que hagáis, que si unos macarrones, que si unos espaguetis. Y con las setas, riquísimo.

2. Lo segundo, explicar qué es la salsa Aurora. La salsa Aurora, desde que la utilicé en los Canelones de pescado y marisco, ha sustituido en mi casa a la salsa bechamel para este tipo de platos. La receta, salió de Las salsas de la vida, como tantas otras de salsas deliciosas que utilizo en casa... No es más que una salsa bechamel a la que se le agrega tomate, pero en casa nos encanta para los canelones y las lasañas, así que ya no hago la bechamel normal. Pero, como para gustos hay colores, perfectamente la podéis sustituir por una bechamel de las de toda la vida. Aquí tenéis una receta de bechamel bien facilita y rica.

3. Vamos allá con la receta. Picamos bien finito el apio y la cebolla, y lo sofreímos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Despacito, despacito. Añadimos la carne picada, la vamos moviendo para que no se quede apelotonada, hasta que pierda el color rosado. Le añadimos los tomates sin piel y picados y seguimos sofriendo. Por último, le ponemos el brandy, 1 cucharadita de aderezo italiano y sal . Dejamos cocer a fuego lento unos 20 minutos, si fuese necesario le añadimos un poquito de líquido (agua o caldo). Reservamos.


4. Ponemos a remojo las placas de lasaña. También se pueden usar, claro está, placas para canelones, pero yo uso estas, porque al ser más grandes, me dan mejor maña para enrollar los canelones... Para dejarlas a remojo, simplemente seguimos las instrucciones del paquete, igual que si usamos placas de lasaña de las que hay que hervir. 

5. Cubrimos el fondo de la fuente donde vamos a hornear los canelones con un poquito de tomate frito, simplemente para que no se nos peguen los canelones. Vamos poniendo un poco de carne en cada placa y la enrollamos formando los canelones; los colocamos alineados en la bandeja, sobre el tomate frito.

6. Preparamos la salsa bechamel, y si lo deseamos le añadimos tomate frito al gusto, para convertirla en salsa Aurora. Dejamos templar, y después cubrimos con ella nuestros canelones. 

7. Por último, espolvoreamos queso rallado por encima, y gratinamos en el horno  precalentado a 200ºC hasta que el queso esté doradito.

Y nuestros cannelloni ripieni están más que listos. Buon appetito!







Montse NoSinMiTaper

2 comentarios:

  1. Montse solo con ver la palabra apio ya te dijo que me gusta, puesto que si me gustan sin el, con el apio no te dijo nada, mira si me gusta que lo pongo en la cocina para que me de olorcillo, Madre mia si cojemos al que invento el lunes uuuuuffff ....bssss

    ResponderEliminar
  2. Salivando estoy... qué pintaza de canelones!!!
    A mí los lunes no me pesan, sinceramente, pero no sé si es porque me he acostumbrado a la vida en Holanda, que sucede siempre con menos prisas.
    besos

    ResponderEliminar

Instagram