Featured Post

Ad Block

Los helados ¿son para el verano?

Helado {picante} de chocolate

El helado más rico del mundo mundial. El que ha conseguido desbancar a todos los demás para convertirse en mi favorito de todos los tiempos. Este helado ha sido el que le he robado a Marga de Azafranes y Canelas, para esta pequeña edición sorpresa del mes de agosto del Reto Asaltablogs, en el que participo desde ahora.

Aunque habitualmente no suele haber Reto Asaltablogs en agosto, en esta ocasión, el grupo ha decidido agradecer de algún modo a Marga sus desvelos en la organización del grupo y del reto... Yo, a pesar de ser novata, me he unido, porque de bien nacidos es ser agradecidos. Así que, mi primera participación en este reto, que continuaré a lo largo de esta temporada, es esta.

La verdad es que no tuve ninguna duda a la hora de escoger receta, fue un amor a primera vista. Chocolate y chile. Con lo que a mí me gusta el picante... Que nadie se asuste, como bien dice Marga en la receta original, no pica en exceso. El picante realza el sabor del chocolate, que es importante que sea puro, no con leche ni dulce. 


A la receta original, que podéis consultar en Azafranes y Canelas, le hice unos cambios mínimos. El primero fue cambiar el chocolate para fundir que usa Marga por cacao en polvo sin azúcar, que es más de mi gusto, y siempre lo tengo en casa. El segundo, cambié la vaina de vainilla por un extracto de vainilla, aunque estoy segura de que queda mejor con la vainilla natural, así que si tenéis oportunidad de usarla, ni lo dudéis.

El tercer cambio, reduje la cantidad de picante, no por mí, que yo lo hubiese dejado tal cual, pero con la esperanza de satisfacer el paladar del resto de la familia... Nada, no lo conseguí, mi marido tiene un qué sé yo con el picante... todo lo que me gusta a mí el picante y las especias en general, pues él nada, que no entra por el aro. Pero ni me inmuté, que me lo comí yo solita tan a gusto... 

Espero que os guste mi primera participación en este Reto Asaltablogs, que disfrutéis mucho de esta receta, y que la hagáis sin miedo, que es bueno no, ¡¡buenísimo!! Gracias, Marga, por este recetón que enamora.




Helado {picante} de chocolate


Ingredientes:

  • 3 yemas de huevo.
  • 40 g de azúcar invertido.
  • 200 ml de leche {mejor entera}.
  • 200 ml de nata para montar {35% materia grasa}.
  • 50 g de cacao en polvo sin azúcar.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 2 cucharaditas de pimienta Cayena molida.
  • 1 cucharada de azúcar glas {para montar la nata}.



Preparación:

1. Ponemos a calentar la leche con la vainilla y la pimienta Cayena molida. No hace falta que hierva, se trata de que preparemos una infusión. Así que cuando veamos que está caliente, simplemente retiramos del fuego y dejamos reposar unos 5 minutos.

2. Colamos la leche con un colador de malla fina, para retirar toda la cayena molida. Volvemos a ponerla en un cazo al fuego, hasta que prácticamente alcance el hervor.

3. Mientras se calienta de nuevo la leche, mezclamos en un cazo las yemas, el azúcar invertido y el cacao en polvo; mezclamos con cuidado de que no queden grumos.

4. Cuando la leche esté a punto de hervir, vamos añadiéndola muy poco a poco y sin dejar de remover a la mezcla de yemas, con cuidado de que no se nos cuajen. Cuando esté todo bien mezclado, lo vertemos de nuevo en el cazo y lo ponemos al fuego, removiendo constantemente hasta que vaya espesando. Han de formarse una especie de natillas. 

5. Cuando estén listas, las ponemos en un bol frío y removemos un par de minutos más, para ayudar a que vayan perdiendo temperatura. Colocamos un film sobre la superficie de la crema de chocolate y reservamos en la nevera hasta que esté bien frío, preferiblemente hasta el día siguiente, para dar tiempo a que se asiente bien la crema.


6. La nata la tendremos también en la nevera, necesitamos que esté bien fría para semimontarla. Este paso se puede ahorrar, y añadir a la leche cuando formamos las natillas, pero a mí me parece que así los helados, al añadirle más aire, quedan más cremosos.

7. Tendremos también en el congelador el recipiente de la heladera {si la utilizamos} durante al menos 24 horas.

8. Al día siguiente, semimontamos la nata con una cucharada de azúcar glas con ayuda de unas varillas. Cuando esté lista, le vamos añadiendo la crema de chocolate a cucharadas, poco a poco, y mezclando con ayuda de una espátula y movimientos envolventes, procurando que pierda el menor aire posible.

9. Si utilizamos la heladera, vertemos la mezcla en ella, siguiendo las instrucciones de uso de nuestra máquina, y la dejamos en marcha hasta que se haya mantecado bien el helado. Entonces lo retiramos de la heladera, lo ponemos en un recipiente con tapa hermética y lo guardamos en el congelador durante un par de horas al menos, para que se estabilice el helado y termine de congelarse.

10. Si no utilizamos heladera, lo ponemos directamente en un recipiente hermético con tapa, y lo vamos removiendo cada 30-40 minutos, con bastante energía y sin descuidarnos, para romper los cristales de hielo y que nos quede un helado cremoso. Este proceso depende de nuestro congelador, pero suele llevar al menos unas 4-6 horas.




Mi Caja Degustabox {Agosto 2016}

La vuelta al cole. Uf, que se me hace dura después del verano. Toca recoger las toallas, la crema solar, los flotadores. Libros, material escolar, ropa para el cole... Vuelta a los horarios y a las rutinas, al madrugón, a las carreras... Y lo peor, al menos aquí en Galicia, pronto pronto volverá el otoño-invierno que es taaaaaan largoooooo...

Degustabox ha pensado en mí {lo sé} y me ha traído muchas cosas buenas para alegrarme la vuelta al cole y hacernos más llevadero el regreso de las vacaciones, que este año han sido estupendas. Dulces, algunos productos que nos ayudan a cuidarnos, cositas para las meriendas de los peques... Repletita viene la caja de este mes.

Degustabox es una caja sorpresa de productos de alimentación que puedes recibir cada mes en tu casa por tan sólo 14,99€, un precio siempre inferior al precio que tiene el contenido en el mercado. Cada mes, entre 10 y 15 productos, cuidadosamente seleccionados y siempre de primeras marcas, llegarán a tu hogar para que conozcas esos productos novedosos, diferentes o que han sido recientemente lanzados al mercado. Además, la suscripción a Degustabox no tiene permanencia, tú decides cómo gestionar tu suscripción.


Además, tan sólo por ser seguidor de No sin mi taper, puedo ofrecerte un fantástico código descuento. Cuando realices tu suscripción a Degustabox desde su página web, simplemente tendrás que insertar el código XUAJW para conseguir tu primera Degustabox por tan sólo 9,99€ (gastos de envío incluidos).

Paso, sin más dilación, a contaros con todo detalle el contenido de la Caja Degustabox de este mes. 

  • Nocilla Chocoleche, para los que {como en mi casa} nos gusta la crema de cacao de dos colores. A mí, ya sólo con este vasito, me han ganado el corazón. (1,95€)
  • Font Vella Levité, una bebida con agua y zumo de fruta; no contiene gas, ni conservantes ni colorantes artificiales. Un refresco de lo más saludable. (1,29€)
  • Batidos Sabor Chocolate Blanco Pascual, ideal para los peques de la casa. Como tiene un sabor estupendo y está hecho con leche de la mejor calidad, es una alternativa ideal para las meriendas fuera de casa. (1,29€)
  • Golosinas Vidal: una bolsita de Fresas Rellenas y otra de Megasurtido Brillo. Una combinación deliciosa y divertida, porque de vez en cuando también nos merecemos un caprichito. (2 x 0,90€ = 1,80€)
  • Hero Línea y Hero Muesly, unos batidos de cereales para beber, con ingredientes naturales. Son una alternativa sana al picoteo y ayudan a disminuir el cansancio y la fatiga. Además Hero Línea sólo tiene 73 Kcal y un 0,9% de materia grasa. (0,99€ x  2 = 1,98€)
  • Pechuga de pollo en conserva Casa Matachín {con tomate o en escabeche}, ideal para ensaladas, bocadillos, arroz, cremas... (1,95€)
  • Mahou limón, una nueva Mahou que combina la esencia de la cerveza con un toque refrescante de limón (0,58€ x 3 = 1,74€)
  • Quely Meriendas, que combinan las riquísimas Quelitas con otros productos como chocolate con leche, chocolate blanco o cañitas de fuet. Una forma práctica, divertida y deliciosa de afrontar las meriendas de los peques. (1€ x 3 = 3€)
  • Chips de semillas Florette, para alegrar las ensaladas y aportarles un toque crujiente y original. (1€)
  • Horchata de chufa Chufi, el genuino refresco del Mediterráneo, certificada con Denominación de Origen 100% Valencia  (1,99€).
  • Atún Claro Calvo Ligero, con un 50% menos de grasa, para ayudar a mantener una alimentación sana y equilibrada. (3,49€)
  • Pan de jengibre natural y con azúcar Vondelmolen. Un picoteo diferente, lleno de energía y sólo con ingredientes naturales (0,5€ x 4 = 2€)
  • Y finalmente un producto de regalo, todo un detalle: un envase de membrillo El Quijote ¡¡el de toda la vida!!

El precio de mercado de esta caja es de 23,48€, pero al suscribirte consigues todos estos productos por tan sólo 14,99€ (gastos de envío incluidos). Si te gusta el contenido de esta caja Degustabox y te apetece recibir una en tu casa, simplemente tienes que pasarte por la página de Degustabox y suscribirte desde allí. Además si haces uso del código descuento XUAJW, recibirás tu primera Degustabox por tan sólo 9,99€.

Recuerda que Degustabox está en Facebook, Twitter e Instagram. Desde estas redes sociales podrás seguir todas sus novedades y enterarte de todas las ofertas y concursos. ¡¡No te pierdas nada!!


Langostinos {a la plancha} con salsa romesco

La salsa romesco es típica de Cataluña, concretamente de la zona de Tarragona. Aunque, como suele ocurrir con los platos tradicionales y populares, existen tantas versiones de salsa romesco como cocineros, las diferencias no suelen ser sustanciales de una receta a otra. De sabor ligeramente picante, combina a la perfección con pescados y mariscos a la plancha, aunque también se usa para acompañar a los típicos calçots catalanes.

Cuentan que nació en los ambientes marineros, allá por el siglo XV, cuando Cristóbal Colón trajo de América los típicos pimientos que se utilizan para hacer el romesco {si no encontráis, lo sustituís  por pimiento choricero o por ñora, como hago yo}.

Esta salsa resulta ideal para acompañar unos langostinos a la plancha, tan sencillos de preparar, y darles un toque diferente. La salsa podemos tenerla lista con antelación, reservándola en la nevera hasta la hora de servir.

Con los langostinos la única precaución que os aconsejo es escoger un tamaño no demasiado grande; estos últimos necesitan más tiempo sobre la plancha, y corremos el riesgo de que se nos queden más secos. Además, como siempre, os recomiendo cuidar la calidad del producto, así aseguraremos el buen resultado de nuestra receta.


Langostinos {a la plancha} con salsa romesco

Ingredientes {para 4 personas}

  • 1 kg de langostinos de tamaño medio.

Para la salsa romesco:

  • 1 tomate maduro grande.
  • 3-4 dientes de ajo.
  • 1 pimiento choricero o ñora.
  • 15 g de almendras tostadas {o mitad almendras y mitad avellanas}.
  • 1 rebanada pequeña de pan tostado.
  • 125 g de aceite de oliva.
  • 50 g de vinagre.
  • 1/2 cucharadita de pimentón rojo dulce.
  • una pizca de pimienta cayena molida.
  • sal.


Preparación:

1. En primer lugar tenemos que rehidratar la ñora. Para ello, debemos tenerla en remojo unas 4 horas. Cuando se haya rehidratado bien, le retiramos las pepitas, raspamos la carne de la piel con el dorso de un cuchillo y reservamos esta carne de ñora.

2. Con anterioridad también debemos asar el tomate y los ajos, en el horno precalentado a unos 200ºC, durante unos 15 minutos. Una vez asados y templados, retiramos la piel de los tomates y de los dientes de ajo. Para acortar tiempos, podemos utilizar el microondas; pondremos 2 minutos los ajos y 4 minutos los tomates, haciéndoles un corte en la piel para que no estallen. 

3. Una vez que los tomates y los ajos se hayan enfriado, ponemos todos los ingredientes en un vaso de batidora y trituramos bien a nuestro gusto.

4. Conviene que vayamos probando la salsa y rectificando de sal, aceite, vinagre y cayena. Reservamos.

5. Por último, poco antes de servir nuestro plato, precalentamos la plancha Simogas Rainbow Electric a 225ºC. Ponemos una capa fina de aceite sobre la plancha y colocamos sobre ella los langostinos. Los cocinamos a fuego fuerte, de forma breve, para que no se sequen por dentro, unos 2 minutos por cada lado.

6. Servimos los langostinos bien calientes, acompañados de la salsa romesco.


Tarta Red Velvet

Cuarenta años, ahí es nada. Llega la hora de las gafas para leer de cerca, la hora de los niños llamándome señora en el super. La hora de las cremas antienvejecimiento, de la gimnasia de mantenimiento, de las lumbalgias y los dolores de rodilla.

Juro que antes de ayer tenía dieciocho... Lo único que hice fue parpadear {un par de veces} y ahora estoy a punto de entrar en crisis... O al menos, eso he oído. Porque yo tengo mis dudas.

Cuarenta años, ahí es nada. Quizás tengo unos kilos de más y unos centímetros de menos. Más sarcasmo e ironía de la que debiera, menos paciencia de la que me gustaría. Pero si hoy me diesen la oportunidad de volver a los dieciocho, o a los veinte... ¡¡No, por favor!!

Hoy, con cuarenta, me siento más yo, más fuerte, con más ganas. Empezando a vivir la vida, la de verdad. Atrás quedaron los años universitarios, los bebés y los pañales, las incertidumbres y las dudas. Cumplir años es una de las grandes cosas de la vida, pero no te das cuenta hasta que tienes cuarenta. A lo largo de este camino, he aprendido todo lo que sé y, mejor aún, me queda por aprender todo lo que aún no sé. Me conozco cada vez mejor a mí misma, y eso me hace estar cada día más a gusto con la petarda que llevo dentro.

Es probable que mis defectos tengan ya poco remedio, esos vicios y malos hábitos es probable que se queden por aquí pululando. Pero mis virtudes son mayores que antes, porque he aprendido a sacarles partido.

Sigo teniendo mucha inquietud, como cuando tenía dieciocho, tantas ganas de aprender y de hacer cosas. Aunque probablemente ahora tengo más posibilidades de acabar lo que comienzo, he ganado en constancia. Disfruto de lo que me rodea, sin dejar la vida pasar en un pestañeo, sino disfrutándola a sorbitos, como una buena copa de vino.

He cometido millones de trillones de errores, pero también he hecho muchas cosas de las que me siento orgullosa. He aprendido a ocuparme un poco más, y a preocuparme un poco menos {en esto hay que seguir trabajando}. Me he dado cuenta de que todos los problemas tienen solución, y los que no la tienen... pues no son problemas. No todo está escrito, ni definido, ni previsto. Un puntito de caos en la vida puede ser muy divertido...

Estoy segura de que los cuarenta son un punto de inflexión en mi vida. A partir de ahora, viene lo bueno. Feliz cumpleaños, bloguera. 


Tarta Red Velvet

Ingredientes:

Para los bizcochos

  • 120 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 320 g de azúcar.
  • 2 huevos.
  • 2 cucharadas rasas de cacao en polvo sin azúcar.
  • 1 cucharadita de colorante en pasta rojo.
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 250 ml de leche.
  • 2 cucharaditas de zumo de limón.
  • 300 g de harina.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco.
Para el relleno

  • 250 g de queso crema tipo Philadelphia.
  • 250 ml de nata líquida para montar {35% materia grasa}.
  • 125 g de azúcar glas.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.


Preparación de los bizcochos:

1. Precalentamos el horno a 180ºC.

2. Mezclamos la leche con el zumo de limón. Reservamos.

3. Engrasamos los moldes que vamos a utilizar, y cubrimos el fondo con papel de hornear.

4. En un bol batimos bien la mantequilla con el azúcar. Cuando estén bien batidos, añadimos los huevos, uno a uno; seguimos batiendo hasta que estén bien integrados. Entonces, le añadimos el cacao en polvo y el extracto de vainilla y mezclamos bien.

5. Mezclamos el colorante con el buttermilk (la mezcla de leche y zumo de limón). Removemos hasta que esté bien disuelto.

6. Incorporamos la harina y el buttermilk en tres veces, alternando uno y otro ingrediente, sin dejar de remover.

7. En un vasito, mezclamos el vinagre con el bicarbonato sódico. Cuando burbujee, lo añadimos a la masa. Inmediatamente (y esto es importante) repartimos la masa en los moldes que vayamos a utilizar e introducimos en el horno. Yo utilicé dos moldes de 22 cm, y necesitaron 30 minutos en el horno. Están listos cuando los bordes del bizcocho se separen del molde y al introducir un palillo, este sale limpio.

8. Desmoldamos y dejamos enfriar completamente los bizcochos sobre una rejilla. Cuando están fríos, los envolvemos en papel film y los guardamos en el frigorífico hasta el día siguiente. Este reposo ayuda a que los bizcochos sean más fáciles de rellenar y de manejar.

Preparación del relleno:

1. Montamos la nata bien fría con ayuda de unas varillas.

2. Con una espátula, mezclamos el queso crema con el azúcar glas y la vainilla. Vamos trabajando bien el queso, hasta que esté muy bien integrada la mezcla.

3. Vamos añadiendo poco a poco la nata montada, con ayuda de la espátula y movimientos envolventes, para que se desmonte lo menos posible.

4. Ponemos la crema al menos 30 minutos en la nevera, cuanto más fría, más fácil será montar la tarta.


Para montar la tarta:

1. Si es necesario, igualamos los bizcochos. Con los recortes y con un tamiz, es con lo que yo hago la decoración superior.

2. Colocamos uno de los bizcochos sobre el plato de servir. Ponemos la mitad de la crema de queso en una manga pastelera con boquilla redonda {o como os guste}. Yo la he dispuesto en pequeños montoncitos, por toda la superficie del bizcocho, pero claro, la decoración es al gusto.

3. Ponemos el segundo bizcocho encima, bien centrado. Repetimos la decoración con la otra mitad de la crema de queso.

4. Con ayuda de un colador o tamiz, espolvoreamos algunas de las migas de los recortes del bizcocho por encima de la crema.

5. Reservamos la tarta en la nevera un par de horas, para que la crema coja firmeza y no se desmonte al cortar.



Para esta receta he hecho popurrí de muchas fuentes, un poquito de cada casa he cogido...

Un poquito de Alma Obregón, en Canal Cocina
Otro poquito de Rosa de Pemberley Cup and Cakes
Y miles de millones de trillones de recetas más, que he leído y releído, para al fin lograr esta tarta red velvet, que tiene... un poquito de mí...


Merluza {a la plancha} con piriñaca

El pescado a la plancha es una de mis preparaciones favoritas, seguro que os habéis dado cuenta. Hoy os traigo una receta que sirve para acompañar a vuestro pescado favorito, aunque yo hoy he preparado merluza. De hecho la caballa con piriñaca es un plato tradicional de la zona de Cádiz, si tenéis la oportunidad de conseguir unas caballas grandecitas y que os las abran en lomos en la pescadería... ¡¡una delicia a la plancha!!

La piriñaca, con este nombre que se las trae, es simple y sencillamente una especie de ensalada de tomate, pimiento verde y cebolla, con la que se acompaña habitualmente pescados a la brasa, al horno o a la plancha. En verano es muy refrescante, nosotros la ponemos constantemente como acompañamiento, aunque no hace mucho que descubrí que en el sur se le llamaba así a esta combinación.

Una receta más fácil imposible, económica, que podéis preparar con el pescado que más os guste o que esté más a precio en el mercado. Y en menos de media hora, la comida servida en el plato. Y a disfrutar. No se puede pedir más.


Merluza {a la plancha} con piriñaca

Ingredientes para 4 personas

  • 2 rodajas hermosas de merluza por persona.
  • sal y pimienta negra recién molida.
  • aceite de oliva.

Para la piriñaca:

  • 2 tomates maduros.
  • 1 pimiento verde.
  • 1/2 cebolla.
  • sal.
  • aceite de oliva.
  • vinagre de Jerez.


Preparación:
1. Para preparar la piriñaca, troceamos los tomates, el pimiento y la cebolla. Le ponemos unas arenitas de sal, aceite de oliva y vinagre {al gusto}. Removemos y reservamos hasta la hora de servir.

2. Salpimentamos la merluza por ambos lados. Precalentamos nuestra Plancha Simogas Rainbow Electric a 225º y ponemos un papel de horno sobre ella, para evitar que se rompa el pescado. 

3. Distribuimos una capa fina de aceite sobre el papel de horno y colocamos encima las rodajas de merluza. Las cocinamos a temperatura alta 2-3 minutos por cada lado, que se hagan por dentro, pero que estén jugosas.

4. Servimos la merluza a la plancha con la piriñaca que habíamos reservado.



Pollo asado {en cocotte Simogas}

Ya os he contado muchas veces lo que me gusta cocinar en cocotte. Estos recipientes, de fundición esmaltada, son aptos para todo tipo de fuegos (incluso de inducción) y además se pueden introducir en el horno. Es por esta razón que resultan tan versátiles, pero no sólo por ella. Lo que a mí más me gusta es que el material del que están hechas garantiza una distribución del calor uniforme y conserva a la perfección todos los jugos y sabores de los alimentos. 

En esta ocasión he preparado un pollo asado, casi sin añadirle ingredientes; ajo, cebolla, perejil... todo muy sencillo, de andar por casa, pero con un resultado extraordinario. Veréis que es una receta apta para principiantes, lo más complicado es... encender el horno (sobre todo si hace calor, jajaja).

Para acompañar, una buena ensalada, unas patatas fritas... La guarnición la dejo a vuestra elección. Un buen pollo asado siempre es un acierto.


Pollo asado {en cocotte Simogas}

Ingredientes para 4 personas

  • 1 pollo grandecito.
  • sal.
  • aceite de oliva.
  • pimienta negra molida.
  • 4 dientes de ajo.
  • perejil picado.
  • 1 cebolla pequeña.


Preparación:

1. Precalentamos el horno a 180ºC.

2. Limpiamos el pollo, a mí me gusta dejarlo entero, aunque le lleve un poco más de tiempo, me parece que queda más jugoso. Ponemos el pollo en nuestra cocotte ovalada Simogas.

3. Le ponemos un buen chorro de aceite de oliva.

4. Majamos en un mortero los 4 dientes de ajo con el perejil, sal y pimienta molida; repartimos el majado por dentro y por fuera del pollo. 

5. Le añadimos medio vaso de agua y la cebolla en cuartos antes de meterlo al horno, sin tapa.

6. Dependiendo del tamaño del pollo, lo dejamos aproximadamente de 1 hora y media a 2 horas a 180ºC, podemos ir pinchando con una brocheta metálica para ver cuándo está tierno. 

7. Acompañamos con unas patatas fritas en cuadraditos, una ensalada verde, un arroz en blanco... ¡¡al gusto de cada casa!!


Salmorejo cordobés

El salmorejo cordobés es uno de mis platos favoritos, viviría únicamente de salmorejo. Me rechifla. Tan fresquito, tan sabroso. Este verano, tan caluroso como atípico por el norte, está siendo uno de mis platos de cabecera. Como entrante o aperitivo, va de fábula; además, es muy fácil de preparar y muy económico.

En casa lo solemos acompañar de dos maneras: yo, en modo clásico, con huevo picado y jamón serrano. Mi marido, con un poco de queso semicurado rallado por encima. Reconozco además que suele picar el ajo, que me gusta un montón... 

Si no lo habéis probado nunca, os lo recomiendo de corazón, cosa rica el salmorejo este...



Salmorejo cordobés

Ingredientes para 4-6 personas

  • 1 kg de tomates maduros.
  • 200 g de pan.
  • 150 g de aceite de oliva.
  • sal.
  • 2 dientes de ajo.
Para acompañar:
  • huevo cocido picado.
  • jamón serrano picado.
  • queso semicurado rallado.



Preparación:

1. En la batidora de vaso, trituramos los tomates cortados en cuartos. A mí me gusta después pasarlo por el chino, para retirar posibles restos de semillas y pieles. Una vez colado, vuelvo a poner este puré de tomate en el vaso de la batidora.

2. Añadimos el pan en trozos pequeños. Dejamos reposar con el puré de tomate unos 15 minutos, para que se vaya ablandando.

3. Añadimos la sal y los dientes de ajo y volvemos a triturar todo junto. Entonces, añadimos el aceite de oliva y volvemos a triturar hasta que nuestro salmorejo tenga una textura uniforme y un bonito color anaranjado.

4. Reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

5. Servimos bien frío, acompañado de lo que más nos guste. Lo tradicional es huevo duro y jamón serrano picado, aunque en casa gusta mucho ponerle un poquito de un buen queso rallado por encima.



Chipirones {a la plancha Simogas}

Los chipirones a la plancha son un aperitivo muy popular, y no es de extrañar, porque no sólo es muy sencillo de preparar, sino que además resulta riquísimo de comer. Unos buenos chipirones no siempre son económicos, pero merece mucho la pena invertir en la buena calidad de la materia prima, ya que, al trabajar con tan pocos ingredientes y tan sencillos, repercutirá directamente en el resultado final de nuestro plato.

Aunque los chipirones no suelen dar mucha guerra, si queréis hacer más sencilla la tarea de limpieza de la plancha, siempre podéis colocar un papel de horno encima de la plancha antes de comenzar a poner los chipirones en ella. Al terminar, simplemente tendréis que tirarlo a la basura y tendréis la plancha en perfectas condiciones.

Este tipo de platos, aunque suelen ser típicos de la época veraniega, ya que nos permiten deleitarnos con riquísimos manjares sin morir de calor al lado de los fogones, o del horno, son apropiados para cualquier época del año. Siempre que no encontréis los chipirones frescos, podréis recurrir a los congelados, que se pueden adquirir en cualquier momento, probablemente por un precio más ajustado.

Eso sí, quedáis advertidos. Que no se os olvide comprar una barra de pan, que la salsita es irresistible.


Chipirones {a la plancha Simogas}

Ingredientes para 4 personas

  • 1 kg de chipirones frescos.
  • 4 dientes de ajo.
  • perejil fresco.
  • aceite de oliva.
  • sal.


Preparación:

1. Lavamos y limpiamos cuidadosamente los chipirones. Escurrimos muy bien el líquido, que lleven la menor cantidad de agua posible.

2. Picamos muy fino el ajo y el perejil. Lo machacamos en un mortero con un poco de sal y aceite de oliva, hasta que tengamos una picada uniforme.

3. Ponemos la picada sobre los chipirones limpios y reservamos en la nevera hasta la hora de cocinarlos.

4. Precalentamos nuestra Plancha Simogas Rainbow Electric a unos 200ºC. Untamos la plancha ligeramente con aceite de oliva. Colocamos los chipirones sobre la plancha y los cocinamos 3 minutos por cada lado, dependerá del tamaño de los chipirones. Si los cocinamos demasiado se volverán más correosos, es importante encontrar el punto de cocción adecuado.

5. Servimos solos como aperitivo, o podemos acompañar con una ensalada verde para convertirlos en un primer plato más completo.




Huevos rellenos

Un nuevo capítulo de recetas más fáciles que hacer la o con un canuto. Que no todo va a ser complicarnos la vida con la gastronomía nepalí o sudafricana... Un aperitivo ideal o incluso una cena estupenda para las noches de verano. Para dejar listo con antelación y degustar al volver de la playa... Y además a los niños les encanta!! Os digo más, es una receta muy apropiada para que los peques nos echen una mano en la cocina y estén entretenidos. 

Ingredientes sencillos, de esos que siempre tenemos por casa, y se prepara en diez minutos. Si es que... Una receta para vagos, para triunfar, no se puede pedir más.

Los huevos rellenos son sin duda una de las tapas clásicas de la gastronomía española, un entrante de esos de abuela, que ellas sí que sabían, a triunfar sin complicarse. Hoy he preparado la versión clásica, pero podéis introducir variaciones a vuestro gusto: unas gambitas picadas, un poco de maíz dulce en conserva, unos pepinillos, unas anchoas... 

Para la decoración {aunque también las podéis picar dentro del relleno} he utilizado una lata de aceitunas Fragata que venían en la Degustabox de este mes; las aceitunas rellenas de anchoa nunca faltan en casa, las utilizo muchísimo. Desde un simple picoteo con el vermú del domingo, a ingrediente para mil y una recetas. En casa, sin duda, somos muy aceituneros.

Si queréis conocer todo el contenido de la caja Degustabox de este mes, sólo tenéis que pinchar en este enlace. Y si os apetece recibir vuestra propia Degustabox en casa, os recuerdo que disponemos de un código descuento XUAJW para que recibáis vuestra primera caja por tan sólo 9,99€ en lugar de los 14,99€ que son su precio habitual. Es tan fácil como introducir vuestros datos en el formulario que hay en la página de Degustabox {sin olvidar el código descuento} y muy pronto estaréis disfrutando de productos novedosos y sorprendentes cada mes.

Recuerda que Degustabox está en Facebook, Twitter e Instagram. Desde estas redes sociales podrás seguir todas sus novedades y enterarte de todas las ofertas y concursos. ¡¡No te pierdas nada!!


Huevos rellenos

Ingredientes:

  • 4 huevos cocidos.
  • 1 latita pequeña de bonito en aceite.
  • 1 cucharadita de tomate frito.
  • 2 cucharadas de mayonesa.
  • unas aceitunas rellenas de anchoa {las mías, Fragata, de la Degustabox de este mes}.



Preparación:

1. Si no tenemos los huevos cocidos, los cocemos en agua, contando unos diez minutos a partir de que empiece a hervir. Dejamos enfriar y pelamos los huevos.

2. Abrimos los huevos a la mitad longitudinalmente. Reservamos las mitades de clara en un plato y ponemos las yemas en un bol.

3. Añadimos al bol el bonito bien escurrido, el tomate frito y la mayonesa (las cantidades de tomate y mayonesa son un poco al gusto); con ayuda de un tenedor integramos todo bien, hasta tener una pasta uniforme.

4. Rellenamos las mitades de clara con esta mezcla, de modo que sobresalga un poco del hueco. Decoramos con una aceituna rellena de anchoa.

5. Reservamos en la nevera hasta el momento de comer, bien frío está más rico.